La Región

La historia de una policía y un camionero, dos héroes para Alma Mía en medio de la tormenta

Bajo la lluvia, ayudaron a una mujer a cruzar una ruta inundada para que llegara a tiempo a dar a luz a su hija.

Miércoles 14 de Noviembre de 2018

Liliana Coronel nunca imaginó que se iba a convertir en heroína en medio de la tormenta. Y mucho menos Pablo, el camionero que frenó bajo la lluvia para llevarla desde Totoras, donde trabaja, hasta su casa en San Genaro
Su cabeza estaba atravesada por los dichos de su pequeña hija de dos años: la nena le había avisado que el agua estaba entrando a su casa y quería volver lo más pronto posible.
Preocupada por la situación que le había planteado la nena, Liliana -quien hace siete años presta servicio en la fuerza-, junto a Pablo, domiciliado en Cañada Rosquín, ni se imaginaban qué les iba a deparar el destino minutos más tarde.
En medio de la furia de la tormenta, la policía y el camionero observaron que una camioneta tenía serios inconvenientes para cruzar el puente que atraviesa el arroyo El Chupino, entre Clason y San Genaro.
El instinto le golpeó el hombro a Liliana, quien se bajó a ver qué pasaba. Ante su asombro, la joven policía comprobó que en el interior del vehículo una mujer estaba en trabajo de parto.

Embed

Cristina Abba, asistida por su marido, necesitaba con urgencia cruzar el puente y llegar lo más pronto al hospital de San Genaro antes de que el bebé naciera en medio de la tormenta. Del otro lado, los bomberos la aguardaban con los brazos abiertos para completar el viaje.
En un video que la propia policía subió a las redes sociales, se aprecia cómo fueron esos instantes en los que el cruce del puente parecieron en realidad una eternidad.
"Fueron eternos", aseguró a UNO Liliana en referencia a los instantes previos al traslado. "Pero la felicidad de saber que sería para que una pequeña llegue a este mundo, fue enorme. Hasta me olvidé por un momento de la situación que me esperaba en mi casa", afirmó.
Finalmente, este martes 13 alrededor de las 10 y por cesárea, Cristina tuvo a su beba, a la que llamó Alma Mía, la menor de seis hermanos de la familia Abba, quienes viven en Clason. La pequeña pesó 4,300 kilogranos y al igual que su mamá se encuentran en perfectas condiciones de salud.

Una policía y un camionero se convirtieron en héroes al ayudar a una mujer embarazada

Liliana siguió con sus obligaciones. Llegó a su casa, sacó el agua que había acarreado la tormenta, estuvo un rato con su hija y luego se tomó un tiempo para ir a visitar a Cristina al hospital. Ella, sin aceptarlo plenamente, fue una pieza vital en esta historia.
Lo único que lamentó la joven policía en ese instante fue no haberle pedido otros datos a Pablo, el otro pedazo de la historia.
"Igual desde acá también quiero agradecerle por lo que hizo. La felicidad que siento es enorme, estoy muy contenta de haberlos podido ayudar y tener este final feliz", manifestó. Horas más tarde, ambos se contactaron y recordaron la increíble e inolvidable historia que los tuvo como protagonistas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});