La Región

La falta de transporte pone en riesgo la continuidad de un profesorado

La reducción de frecuencias de colectivos afecta el cursado de carreras en un instituto de Casilda. Los estudiantes, los más damnificados.

Miércoles 03 de Julio de 2019

La comunidad educativa del Instituto Superior del Profesorado Nº 1 Manuel Leiva de Casilda está llevando adelante una movida en reclamo a la empresa de transporte de pasajeros 33/9 para que restablezca el funcionamiento de servicios que eran utilizados frecuentemente por docentes y estudiantes provenientes de otras localidades. La situación preocupa especialmente a alumnos que no tienen posibilidades económicas de movilizarse por otros medios y deben retirarse antes de la finalización del horario de clases para emprender su regreso en colectivo o bien esperar hasta la medianoche y viajar con los últimos micros que salen desde Casilda hacia sus lugares de origen.

El problema es de tal gravedad que poner en riesgo el normal cursado de clases al punto que hay estudiantes que evalúan la posibilidad de abandonar sus carreras o ya se vieron obligados restringir la cantidad de días que concurren al establecimiento educativo.

Las frecuencias que fueron quitadas eran cubiertas por dos colectivos que unían localidades atravesadas por la ruta nacional Nº 33 y de los cuales uno paraba en Casilda a las 22.45 para seguir viaje a Rosario y el otro salía a la misma hora desde la terminal de ómnibus local hacia las poblaciones de Sanford, Chabás, Villada y Firmat.

Ambas líneas satisfacían la demanda de decenas de estudiantes y docentes que desde hace meses se las ingenian para sobrellevar el escollo mientras esperan una respuesta al planteo que ya hicieron, aún si éxito, ante la firma de trasporte que cubre los trayectos que realizaba Monticas hasta que dejó de operar tras la tragedia de febrero de 2017, cuando dos coches de su compañía chocaron sobre ruta 33 y provocaron 13 muertes y numerosos heridos.

Los damnificados también pusieron en conocimiento del problema al Concejo Municipal casildense que sumó su acompañamiento al pedido además reunirse con el intendente, Juan José Sarasola, quien se comprometió a interceder en busca soluciones que aún no llegan.

"Cuando nos enterarnos que sacaban estas dos líneas de colectivo levantamos firmas para respaldo a un petitorio para que la empresa de marcha atrás con la medida, pero todavía no encontramos eco", recordó ayer a La Capital la vicepresidenta del Centro de Estudiantes, Luciana Anghileri.

En ese marco, explicó que "lamentablemente a raíz de esta situación hay estudiantes que deben retirarse dos horas antes para tomar un colectivo o esperar en la ruta 33 el micro que pasa a la medianoche para Rosario o el que sale un poco más tarde desde la terminal hacia el lado de Chabás".

Visto bueno

Anghileri aseguró que "cuando fuimos a reclamar a Rosario una secretaria de la empresa nos dijo que no podíamos hacer nada porque la firma tenía el visto bueno de la provincia para bajar las dos líneas, pero igual le dejamos la nota en busca de respuestas a un tema que merecía una solución rápida que sin embargo no encontramos y por lo cual recurrimos a las autoridades políticas de la ciudad pese a que aún tampoco conseguimos nada".

No obstante resaltó que "seguiremos insistiendo para lograr el restablecimiento de estos servicios indispensables que fueron sacados, lo que no solo no se condice con los altos costos de los pasajes sino que termina influyendo para que no podamos tener una educación de calidad".

Y en ese sentido dijo que "este problema debe ser resuelto cuanto antes porque hay estudiantes que están por dejar la carrera o vienen menos días que antes, lo que va a contramano del objetivo de esta institución educativa que es seguir sumando alumnos y no que dejen de estudiar".

"Seguramente —reflexionó— el motivo de esta medida debe estar vinculado a un achicamiento de costos por parte de la empresa ya que esas colectivos que sacaron tenían gran demanda de pasajeros, tal como pudimos comprobar en las consultas que hicimos al respecto".

Al pedido descrito se suma como reclamo la necesidad de que la empresa en cuestión agregue refuerzos para cubrir horarios vespertinos donde viajan habitualmente hacia el instituto casildense estudiantes de poblaciones comprendidas en el trayecto que va desde Firmat a Casilda. Ello se debe a que "muchas veces deben viajar parados porque no hay lugar disponible como también suele suceder en colectivos que toman de regreso a sus pueblos", apuntaron alumnos que experimentaron la situación.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario