La Región

La falta de transporte para estudiantes y docentes afecta a la educación rural

Rechazan el ajuste en esas comunidades educativas públicas y reclaman políticas integrales. Exigen soluciones ante la incertidumbre.

Miércoles 27 de Junio de 2018

El traslado de estudiantes y docentes secundarios de zonas rurales a las escuelas continúa siendo de incertidumbre en la provincia de Santa Fe. Un tema que al decir de los educadores no está saldado y que definen de "ajuste" a la educación pública. Por esa razón, exigen que se resuelva el problema sin más demoras y piden políticas integrales para la educación rural de la provincia.

Hace dos semanas este diario hacía pública la situación de los estudiantes secundarios y docentes de dos núcleos rurales de la zona de Casilda que habían dejado de tener clases porque el Ministerio de Educación de Santa Fe no pagaba, desde febrero pasado, a los transportistas encargados de trasladarlos.

El tema se resolvió parcialmente cuando la provincia abonó dos de los meses pendientes y prometió saldar el resto; aunque no se sabe si se renovarán o no los contratos con estos medios.

La situación sigue siendo de "incertidumbre" afirma el profesor Horacio Filippi, quien enseña en estos núcleos rurales de la zona de Casilda y es delegado. Hoy, a las 10.30, se movilizarán hasta la Delegación V del Ministerio, con sede en Cañada de Gómez, para pedir que se garantice el transporte, "que no es otra cosa que el derecho a estudiar de nuestros alumnos".

El hecho salió a la luz y dejó a la vista que el problema no era sólo de estos dos núcleos rurales de Casilda (los Nº 1. 202 y Nº 2.202, que dependen de la escuela Normal "Manuel Leiva") sino que también se replicaba en todo el territorio santafesino.

En el norte

También en el norte de la provincia los docentes evalúan presentar un petitorio a la Delegación II de la cartera educativa.

La titular de Amsafé-General Obligado, Hemilse Cañete, considera que la decisión oficial "no deja de ser un ajuste encubierto".

Las razones que repasa son todas atendibles. En principio, la falta de pago a los transportistas, la no definición sobre si renovarán los contratos y todas las afirmaciones que circulan por falta de claridad. "Hasta nos han dicho que deberán ser las comunas las que se ocupen de pagar el transporte de docentes y alumnos", comentó Cañete, preocupada.

Otra de las versiones que más sustento tiene —porque lo han expresado así autoridades ministeriales a los profesores— es que ya no se pagarían más los transportes sino que se darían becas a los estudiantes para que cada uno se abone su propio traslado. Una idea que ya fue rechazada, sobre la que analizan que en un momento de tanta crisis económica y pobreza creciente no garantiza que los chicos finalmente vayan a la escuela.

La problemática del transporte de los docentes de escuelas rurales no es nueva. Forma parte de una agenda de largo reclamo y se ha hecho tristemente público ante tragedias como las de la violación y asesinato de la maestra Daniela Spárvoli (2003) o el accidente de las docentes de Tostado (2013).

"Es un tema que explota cuando pasan cosas trágicas", dice Hemilse Cañete, pidiendo un debate más serio y profundo sobre esta enseñanza, recordando que el traslado seguro es una preocupación que afecta a todos los niveles de la ruralidad.

Atención integral a la ruralidad

La referente gremial propone ir más allá y reclama una atención integral para la ruralidad: "El gobierno debería abrir un espacio con Amsafé para discutir una política global para la educación rural".

También opina que el proyecto de ley de educación provincial debe atender a lo específico de lo que pasa en las zonas rurales, desde una perspectiva general, que mire tanto lo propio de esta enseñanza como los problemas que acarrean la falta de trabajo y el desarraigo.

"El Estado debe estar presente para garantizar una educación pública gratuita, que los docentes puedan llegar seguros a trabajar", remarca Cañete.

Pedido de informe

El miércoles 13 de junio pasado, el diputado provincial Carlos Del Frade (Frente Social y Popular) ingresó un pedido de informes a la Cámara de Diputados de la provincia de Santa Fe para que el Poder Ejecutivo —a través del Ministerio de Educación— informe las razones por las cuales se dejó de pagar el traslado de docentes y estudiantes los núcleos rurales de educación secundaria.

Las preguntas del legislador se orientan a conocer el alcance real de la medida tomada por Educación, de qué manera la comunicó, y cuáles son las alternativas oficiales para hacer frente a la situación generada.

Además, pidió precisiones sobre la inversión económica que representan estos traslados y a cuántos chicos y docentes afecta su suspensión.

La solicitud de Del Frade cita el reclamo que le expresaron docentes del departamento Iriondo y General López: "Mientras tenemos que escuchar que el gobernador (Miguel Lifschitz) llena la provincia de carteles diciendo que en Santa Fe la educación es primero, las escuelas secundarias de campo tenemos que vivir un ajuste tremendo".

También sostuvo que "es que es más fácil ajustar allá lejos, donde nadie ve, donde a nadie le importa. Hoy les comunicaron de manera verbal (no por escrito, como debería ser) a los coordinadores de los Núcleos Rurales que la provincia no pagará más el traslado de docentes y alumnos a las escuelas de campo, generando una situación de desigualdad de condiciones, tanto a unos como a otros, frente a sus pares que asisten a escuelas del pueblo o la ciudad".

Becas provinciales

Casi paralelamente a la denuncia de la quita del transporte y casi como una respuesta a estas demandas, el Ministerio de Educación provincial publicitó que "otorga becas a estudiantes (secundarios) por un total de 167 millones de pesos", entre las que se encuentran las de movilidad. Estos son 4.174 beneficios destinados a estudiantes que asisten a escuelas rurales de todo el territorio provincial. También informaba que el pago estaba disponible desde el 22 de junio pasado.

"Las becas de movilidad se entregan a aquellos estudiantes que asisten a su educación obligatoria en una escuela alejada a su domicilio, especialmente en la ruralidad. Se abonan por distancia y en ocho cuotas a lo largo del año: de 5 a 25 kilómetros, se abonan 10.800 pesos anuales; de 26 a 45 kilómetros, 12 mil pesos anuales; de 46 a 65 kilómetros, 13.200 pesos anuales; de 66 a 85 kilómetros, 14.400 pesos; y a más de 85 kilómetros, 16 mil pesos", se informó oficialmente.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});