La Región

La deficiencia en los servicios apura la emergencia sanitaria en Funes

La declaración sería sancionada la próxima semana, según el compromiso asumido por autoridades ante vecinos autoconvocados.

Domingo 17 de Noviembre de 2019

La deficiencia en la prestación de los servicios públicos sigue generando malestar en los vecinos de Funes, quienes tenían expectativas de que la situación mejore tras el levantamiento del paro municipal que tuvo a maltraer a la comunidad durante días. Sin embargo el déficit continúa siendo notorio, especialmente en la recolección de residuos al punto que muchos funenses optan por llevar la basura domiciliaria hasta Rosario e incluso algunas versiones indican que ya hay particulares ofreciendo ese traslado a cambio de dinero.

Si bien las carencias en materia de higiene y mantenimiento de calles, desagües y espacios públicos, entre otras falencias, encontraron su punto más crítico en plena medida de fuerza, el panorama actual no es menos preocupante ya que todavía pone en riesgo a la salud de la población, lo que fue visibilizado públicamente en la movida que realizó ya hace diez días un grupo de vecinos autoconvocados que ahora logró comprometer al poder político para que declare, la emergencia sanitaria, la cual podría ser sancionada el martes próximo.

Aunque la acumulación de basura no alcanza la magnitud que mostró durante el conflicto, hay zonas que parecen tierra de nadie y sus pobladores temen que, si no se toman medidas urgentes, afloren enfermedades.

"Si bien se levantó el paro, por esta zona no recogen la basura hace varios días", coincidieron en señalar a La Capital vecinos de un sector conocido como Los Solares al tiempo que mostraron su "fastidio" por tener que soportar las consecuencias de la "desidia y abandono" que presenta la ciudad.

Lo sucedido revela que no alcanza con garantizar la mano de obra para lograr eficiencia en la prestación del servicio de recolección de la basura. También es clave un buen equipamiento de trabajo, lo que actualmente constituye una debilidad de la actual gestión que se convertirá en uno de los principales desafíos a resolver del intendente electo, Rovilder Santracoce, cuando asuma su cargo el próximo 10 de diciembre.

Así lo aseguró en una nota publicada por este medio, donde anticipó que ya encaró gestiones para conseguir recursos que le posibiliten modernizar el deteriorado parque automotor que asegura heredará, a fin de mejorar la calidad de los servicios.

Mientras tanto los autoconvocados lograron avanzar en la concreción de acciones que definieron en el marco de la manifestación desarrollada el pasado 7 de este mes en plaza San José para exigir soluciones bajo la consigna "Volvamos a ser el jardín de la provincia", en obvia alusión a la imagen de "dejadez" que muestra Funes desde ya hace un tiempo.

Uno de los objetivos alcanzados fue obtener el compromiso de autoridades para que declaren la emergencia sanitaria en la ciudad, lo que surgió a instancias de una reunión mantenida con Santracroce y otros legisladores en funciones y electos. "Se comprometieron a declarar la emergencia sanitaria, entendiendo que la situación requiere de un tratamiento urgente, ingresándolo sobre tablas el último jueves", según indica un comunicado de los autoconvocados, que también anunciaron la realización de una nueva asamblea para exponer lo realizado al resto de sus vecinos, la cual tendrá lugar el 21 de este mes en el mismo espacio que la anterior.

A ello se sumó una denuncia en base a la ley provincial 10.000 sobre la protección de intereses difusos, la que recaló en la Defensoría del Pueblo de Santa Fe para ser elevada al Ministerio de Medio Ambiente y la Secretaría de Regiones, Municipios y Comunas, cuyos organismos "ya comenzaron a intervenir en el tema, con inspecciones llevadas a cabo a través de la referida área ministerial", explicaron.

También solicitaron una reunión con el titular de la Defensoría del Pueblo, Raúl Lamberto, e ingresó a la Municipalidad el petitorio consensuado en la movida vecinal y que fue avalada con casi 200 firmas, el que aún no tuvo respuesta.

Asimismo se realizó una presentación ante el Centro Territorial de Denuncias para dar intervención al Ministerio Fiscal a fin de investigar el destino que actualmente poseen los residuos recolectados en Funes, ya que se sospecha de que estarían siendo arrojados en lugares no autorizados, lo que representaría un peligro tanto para el medio ambiente como la salud pública.

Haz lo que yo digo

Mientras la comunidad reclama medidas tendientes a mejorar la atención municipal, desde el gobierno lanzaron una campaña contra el dengue que incluye recomendaciones a los vecinos para evitar la proliferación de mosquitos que transmiten la enfermedad. Aunque no deja de ser una medida preventiva de interés público, lo sorprendente es que el Estado municipal no acompaña en tal objetivo cumpliendo con tareas sanitarias básicas como es el desmalezado y una adecuada recolección de la basura, entre otras tareas que contribuyen a la higiene.

Por otra parte hizo saber por medio de un posteo que el servicio de recolección de residuos "se vio afectado el viernes por el feriado, pero sábado y lunes trabajaran normalmente", tal como se llevo adelante la semana pasada aunque su funcionamiento no satisfizo, como viene sucediendo desde hace varias semanas.

Los vecinos siguen esperando un salto de calidad, algo que se traduce en una suerte de clamor popular que se exterioriza a través de diversos testimonios que no solo reflejan la disconformidad sino también impotencia y desazón ante la falta de soluciones que no aparecen y se demoran más de la cuenta.

Suciedad. Así lucen algunas zonas de la ciudad donde la basura se apodera del paisaje cotidiano.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS