Accidente en la ruta 33

La carta que reavivó el reclamo de justicia por el accidente de Monticas

María Belén, de 40 años, es una de los 34 heridos y sigue internada en el Heca. Viajaba de Casilda a Rosario para encontrarse con una amiga.

Domingo 05 de Marzo de 2017

"Te estamos esperando". Con esa frase, la familia y los amigos de María Belén Genga, de 40 años, una de los 34 heridos que dejó el choque de los dos colectivos de la empresa Monticas en la ruta 33, cierran una emotiva carta que enviaron a La Capital, atentos a la evolución de la joven en la unidad de terapia intensiva del Hospital de Emergencias Clemente Alvarez (Heca). Allí, María Belén ingresó como NN el mismo mediodía del hecho cuando fue identificada Luciana, su prima y amiga, con quien debía almorzar ese día. "La reconoció a través de un tatuaje que ambas tienen hecho", contó Natalia, también amiga y prima de la mujer, además de autora de la misiva (ver aparte) a través de la que también pide justicia.

María Belén tiene a su familia, su madre y sus dos hermanas en San José de la Esquina, una localidad ubicada a apenas 120 kilómetros de Rosario y a sólo 55 de Casilda, el lugar donde ella fue para tomar el colectivo con destino a Rosario.

Si bien vive desde hace tiempo en Cañada Rosquín, la joven había estado en su pueblo para el cumpleaños de su mamá: Luego, aquel viernes 24, viajaría a Rosario para encontrarse con una de sus primas y mejores amigas.

El viaje

"Ella se fue en remís desde San José a Casilda, y allí tomó el micro", relató Natalia, y advirtió que a las pocas horas fue Luciana, con quien María Belén debía encontrarse, quien alertó el retraso y la falta de respuestas a las reiteradas llamadas y mensajes a su teléfono celular.

Para ese momento, la noticia del siniestro se había hecho pública en Rosario, y Luciana emprendió el mismo camino que hicieron muchos de los allegados a quienes viajaban en los colectivos: recorrer hospitales. Primero fue al Provincial y después al Heca, donde finalmente pudo identificar a su amiga en la sala de terapia intensiva. Luego, hacia allí salió inmediatamente parte de su familia.

María Belén ingresó en estado crítico con múltiples traumatismos y, si bien su estado sigue siendo crítico, en los últimos días permanece estabilizada, indicó Natalia.

monticas.jpeg
Peritos especialistas evaluarán al semana próxima los neumáticos de los vehículos que participaron del siniestro.
Peritos especialistas evaluarán al semana próxima los neumáticos de los vehículos que participaron del siniestro.


Detenido

El tiempo, que ahora es de tensa espera, se paró tanto para María Belén como para su familia el día del siniestro. La mujer, que repartía su vida entre las clases de yoga y de danzas árabes, las dos disciplinas de las que era profesora, además de las artesanías, tenía un viaje previsto para los próximos días.

María Belén ya había hecho experiencias fuera del país, había vivido en países como España e Italia, pero, tal como relatan sus amigos, era el yoga y la danza los que ocupaban sus momentos. Oriunda de San José de la Esquina, pero radicada en Cañada Rosquín, en los últimos tiempos viajaba por las ferias del país con sus artesanías.

En su formación como profesora de yoga tenía por delante visitar la India, un destino hacia donde iba a volar el miércoles próximo con una amiga. Y, por eso, antes de irse, quería encontrarse con otra de sus amigas con quien, según asegura Natalia, "tenía una relación muy especial desde muy chicas".

Ahora todos esperan su recuperación. Si bien saben de su estado crítico, los alienta el hecho de que se encuentra "estable", según indican los últimos partes médicos.

Sin embargo, desde "el más profundo dolor", no dejan de reclamar una y otra vez por "los responsables de los muertos y los heridos", tal como pone de manifiesto Natalia en su carta, y advierten sin medias tintas: "Mientras primen estos actos de corrupción, todos estamos en un grave peligro".

A continuación la carta:
"¿Quién es María Belén?
Es un ser inmenso, amada por muchísima gente, porque ella tiene la capacidad de amar de la manera más pura conocida.
Llegó al mundo siendo la hermana mucho menor de una familia trabajadora y dentro de ese seno construyó valores inmejorables.
A María Belén la puedo definir como un pájaro libre, vivió en muchos lugares en el mundo donde cosechó amigos y afectos entrañables. Su amor por las artesanías y su pasión por el arte le permitió crear cosas maravillosas; es profesora de yoga y danzas árabes, donde allí canaliza el deseo de volar con el flamear de sus velos.
María Belén tiene tiempo de sobra para sus amigos, para sus amados sobrinos, que son su alegría y una dedicación infinita hacia su familia y su madre ya muy longeva.
María Belén es un ser que jamás tuvo un dedo acusador, una mujer que siempre destacaba las virtudes de las personas; jamás la escuché hacer una crítica gratuita.
María Belén es con la persona que nunca te cansás de hablar, que por haber vivido tanto en sus 40 años tiene una filosofía de vida totalmente espiritual, despojada de las cosas materiales, le da lo mismo dormir en un hotel cinco estrellas en Marruecos, que en una carpa mojada en una feria de artesanías.
María Belén vino a despedirse de mí y de muchos el jueves 23 de febrero porque en unos días se iba de viaje a la India y el viernes 24 se reunía a almorzar con su amiga Luciana en Rosario, así que tomó el colectivo en Casilda, que nunca llegó a destino.
Empezaron las llamadas... ¿EN QUE SE FUE BELEN?, BELEN NO ATIENDE EL TELEFONO!!!! , Y SILENCIO...
La búsqueda desesperada en los hospitales.
Y por fin, Luciana reconoce su tatuaje y otra vez la llamada....ES BELEN!!!...ES BELEN!!!!! ESTABA EN EL MONTICAS....ESTA EN EL H.E.C.A!!!!
Y ahí se encendieron las alarmas, el dolor, los gritos, el llanto, la desesperación, los puntazos en el corazón.
Y ahora después de unos días nos preguntamos;¿ Quiénes son los responsables de las muertes y los heridos? ¿Quiénes son? ¿Tienen nombres esos responsables? ¿Se podrán imaginar siquiera el tamaño del dolor de todas esas almas, víctimas, familias y amigos? ¿Podrán imaginar los gritos desgarradores, el llanto, el dormir en un banco esperando la buena noticia? ¿Podrán sentir el frío que provoca la tristeza y entender que hay personas que nunca volverán a tener la misma vida que llevaban hace sólo unos días atrás? ¿Qué hay chiquitos que nunca volverán a ver a sus madres, o no abrazarán más a sus seres queridos?
¿Esos responsables de esta tragedia sabrán que con su codicia y corrupto obrar son causante de muchísimo dolor?
Mientras primen estos actos de corrupción todos estamos en un grave peligro.
Lo peor de todo esto es que María Belén y todos esos pasajeros fueron devorados por la negligencia y la falta total de criterios serios, ya que esto era totalmente evitable si ante la primera denuncia alguien hubiese hecho algo.
Y si todo funcionara correctamente, todos tendrían sus vidas cotidianas y mi querida María Belén estaría en estos momentos preparando su equipaje en la valija roja que tantos destinos tocó, para vivir una nueva aventura, y así a su vuelta, empaparnos de toda sus vivencias.
Hoy sólo se nos encarniza un dolor horroroso, tan gratuito y totalmente evitable.
Hoy el esfuerzo de los médicos, los rezos y su gran lucha es lo que importa, pero esto no puede quedar así, por María Belén, por todas las víctimas, por los familiares y amigos, por vos y por mí.
FUERZA BELEN....TE ESTAMOS ESPERANDO...."
Por Natalia Marchegiani

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario