La región

Insólito: se incendió un campo en Armstrong y sólo se salvó la gruta del pesebre

Fue en un altar que un vecino construyó en memoria de su hija fallecida a los 13 años.

Martes 04 de Agosto de 2020

Para los creyentes hay razones milagrosas. Para los escépticos, causas que se explican desde diversas disciplinas de la vida terrenal. Pero el caso es que la noticia corrió como reguero de pólvora y despertó la curiosidad de todos los vecinos del departamento Belgrano: se incendió todo el campo, menos el sector donde está la imagen de la Virgen María, José y el recién nacido Jesús, en un pequeño pesebre.

En toda la región agraria, al igual que en las islas del litoral paranaense, en esta época se repiten las quemas intencionales en busca de limpiar el terreno de malezas secas o focos accidentales propiciados por la sequía. En este caso, el fuego se originó en la zona de banquinas de la ruta y luego se extendió en un campo de Armstrong, distante 100 kilómetros al oeste de Rosario, cercano a la intersección de la ruta provincial 15 y la antigua nacional 9.

El lugar quedó totalmente ennegrecido por las cenizas salvo una medialuna que tiene en el centro un altar que un vecino construyó en memoria de su hija fallecida a los 13 años, en un accidente de tránsito ocurrido en 1997 en esa intersección.

Su padre, Hugo Romero, atribuyó las causas a un episodio milagroso. “Yo creo y veo a la Virgen que aparece. Dios me cuidó la grutita”, señaló y detalló que en principio construyó un memorial poco después del accidente en cercanías del cruce y luego, cuando se construyó la rotonda en 2010, la emplazó a la orilla del alambrado. Además de pequeñas esculturas de la Familia Sagrada, Hugo colocó también una cruz y periódicamente lleva flores para recordar a su hija.

Se incendió el campo pero no la gruta del pesebre

“Ayer se prendió fuego, me contaron que hubo unas llamaradas tremendas y quedó este espacio libre que no se quemó. Es de no creer, pero lo estamos viendo”, dijo ante las cámaras de televisión y confirmó: “Soy creyente, soy católico y creo en Dios. El me cuidó la grutita de mi hija”.

Marta, una vecina que vive en una casa de campo situada en cercanías del lugar coincidió con Hugo y consideró que “es obra del Señor. Tenemos que tener más fe, estar más unidos y cosas como esta demuestran que Dios está”.

El bombero voluntario de Armstrong, Germán Cecchi, dijo: “Quedamos todos sorprendidos. Cuando logramos sofocar las llamas y el humo se disipó nos encontramos con esta situación y ahí nos surgió la idea de filmar para que la gente vea lo que había sucedido en este lugar”.

Los bomberos trabajaron durante unas tres horas para sofocar el incendio con la colaboración del dueño del campo afectado y la policía que desplegó un operativo para evitar accidentes de tránsito por la presencia de personas y la gran cantidad de humo sobre las rutas.

Luego de la ardua tarea comenzaron a circular las diversas conjeturas y opiniones sobre lo sucedido en la pequeña ciudad y en la región. Un milagro para los creyentes o simplemente causas fundadas, como la ausencia de pastos altos, para los paganos.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario