la_region

Incertidumbre y duras acusaciones a la empresa

Lunes 21 de Agosto de 2017

Los trabajadores del sanatorio Gomara emitieron un comunicado titulado "La salud no es pública ni privada; es un derecho", en el que enumeran los reclamos salariales, pero también plantean: "La incertidumbre de no saber qué va a suceder con nuestra fuente de trabajo. Acá hay trabajadores contratados y en negro, y muchas de las compañeras son sostén de familia".

Por otra parte, señalan que el conflicto excede el ámbito de la clínica, y afecta a más de 7.200 jubilados —y a otros miles de afiliados de otras obras sociales— a los que Pami les ha quitado el único efector de salud que tenía en Villa Gobernador Gálvez. "En esto se tiran la pelota unos con otros", dicen.

Luego indican como responsables de la situación a "Paqués, el dueño de Medicina Ambulatoria Sociedad Anónima (Masa), que adeuda 20 millones de pesos a todos sus proveedores, y el mismo Pami, que deja a los pobres jubilados sin poder atenderse o debiéndolo hacer en Rosario con el consabido costo de transporte o pagando un plus".

Con dureza el comunicado afirma luego que "los empresarios delincuentes como Paqués pueden hacer lo que se les cante, ¿pueden quedar debiendo millones al mismo Estado municipal y provincial, y en vez de que éste lo obligue para que ponga todo lo que se robó, sigue poniendo más plata nuestra en el hospital, para cubrir la demanda, que el mismo ladrón dejó sin cubrir? Es decir, el gobierno parece cubrirle la espalda al mismo Paqués. Sinceramente una vergüenza".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario