La Región

Imputaron por abuso al hombre al que intentaron quemarle la casa

Esperará el proceso en libertad porque la pena es excarcelable. La denuncia en su contra generó indignación y violencia de los vecinos

Sábado 15 de Septiembre de 2018

El hombre denunciado en Casilda por abusar presuntamente de una menor y al que le apedrearon y luego intentaron incendiar la vivienda donde residía, como dio cuenta ayer La Capital, fue imputado aunque mantendrá su estado de libertad durante el proceso al tratarse de un hecho cuya pena es excarcelable.

   Así fue resuelto ayer en el marco de una audiencia desarrollada en esta ciudad cabecera del departamento Caseros donde la jueza Mariel Minetti hizo lugar al planteo del fiscal, Juan Pablo Baños, de imputar por el delito de abuso sexual simple al individuo que la semana pasada fue denunciado por la madre de la víctima de once años de edad.

   La magistrada, también a requerimiento de Fiscalía, además dispuso contra el incriminado una prohibición de acercamiento hacia la nena a una distancia de 300 metros tanto en el radio de su domicilio como de la escuela donde concurre y otros lugares que frecuenta para el desarrollo de distintas actividades.

   La medida fue fijada por el término de tres meses, aunque podrá ser prorrogada de considerarlo necesario.

   Asimismo Minetti aceptó la solicitud del fiscal de ordenar que la menor sea sometida a una Cámara Gesell para dar su versión de los hechos ante el grupo de profesionales que evaluará su exposición, lo que posibilitó que sea tomado como anticipo jurisdiccional de prueba, pese a la oposición de la defensa al sostener, sin éxito, que "no estaban dadas las condiciones" para ello.

   Y también la jueza le denegó la posibilidad de que el imputado pueda presenciar la exposición en cuestión al entender que se estaría "revictimizando" a la menor más allá de garantizarse, como se evaluó, los recaudas para evitar cualquier tipo de contacto interpersonal entre ambos.

   Si bien se especuló con que se produzca alguna manifestación de repudio contra el sospechoso al momento de acudir a la audiencia no se registraron sobresaltos en inmediaciones del edificio judicial donde ni siquiera hubo curiosos.

   Tras escuchar los cargos atribuidos, el imputado, identificado como Manuel S., de 33 años, se limitó solamente a negar "rotundamente" el hecho que se le achaca.

   El acusado, quien actualmente se encuentra domiciliado en Rosario, fue denunciado por la progenitora de la menor en la Comisaría de la Mujer de Casilda luego de que su hija, identificada con la sigla M.A.C, revelase al ser internada en Hospital San Carlos de esa ciudad el episodio del que asegura haber sido víctima hace un par de meses atrás. Lo hizo luego de que le detectasen a través de un análisis que tenía una infección provocada por una bacteria que suele ser común en contagios de enfermedades de trasmisión sexual.

   La menor contó que cuando fue a la casa del barrio Nueva Roma donde vivía el individuo ahora imputado para que le arreglase su bicicleta éste le toco la cola y apoyó su miembro viril tras bajarle los pantalones y la ropa interior para luego amenazarla con matarla a ella y su madre si contaba lo sucedido, por lo que mantuvo en secreto su sometimiento hasta que rompió el silencio en el efecto público ante la descripta situación.

   Tras la denuncia el fiscal interviniente tomó una serie de medidas entre las que fue clave un examen que descartó la posibilidad de un acceso carnal por lo que, en rigor de lo colectado, tipificó el hecho delictivo investigado como abuso sexual simple.

   Al trascender públicamente la denuncia se registraron ataques contra vivienda donde habría sucedido el hecho con la intención de tomar represalia contra el imputado que se mudo ya hace días por razones de seguridad. Claro que los comentarios describieron un cuadro mucho más grave que lo denunciado aunque, de probarse, no deja de ser un hecho tan repudiable como aberrante.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario