La Región

Iapos deberá costear el tratamiento de un paciente hemofílico de San Eduardo

Pese a la decisión judicial, ayer el problema no estaba todavía resuelto, aunque el joven espera que se normalice con el correr de las horas.

Miércoles 18 de Septiembre de 2019

Sandro Arrién, el joven de San Eduardo que padece hemofilia y tuvo que presentar un amparo en el Jugado de Primera Instancia en lo Civil y Comercial de Venado Tuerto, a cargo de María Celeste Rosso, logró que se resolviera favorablemente su pedido, aunque hasta ayer no se había efectivizado el reclamo ya que aún su obra social, el Instituto Autárquico Provincial de Obra Social (Iapos), no normalizó la provisión de medicamentos.

El joven saneduardense había contado a este diario (se publicó en su edición del sábado) que es hemofílico, y discapacitado debido a esta enfermedad.

La hemofilia es una patología hereditaria, y consiste en una insuficiencia de coagulación sanguínea factor VIII, una proteína que fabrica el hígado para que ante eventuales sangrados éstos corrijan en tiempos normales. "En mi caso, como en los demás de hemofilia, para los episodios hemorrágicos utilizamos ampollas vía intravenosa del medicamento Factor VIII", explicó el paciente.

Lo cierto es que desde que su caso se visibilizó a través de LaCapital, lo llamaron de Iapos para preguntarle "qué problema tenía, y desde el Juzgado me hicieron saber que la resolución de la jueza Rosso fue favorable a mi pedido, aunque ahora resta que Iapos se haga cargo de la situación". Al cierre de ésta edición, el problema no estaba aún normalizado, aunque el propio paciente remarcó: "Calculo que en las próximas horas se va a normalizar. Al menos eso espero".

Según explicó Arrien la falta de medicación necesaria, que debiera proveerle la obra social, podría ocasionarle graves problemas a su salud que se agregan a su cuadro médico que de por sí es muy complejo teniendo en cuenta la dependencia a esos remedios.

Agregó que "el modo de trabajar de Iapos cambió desde diciembre de 2018, y seguramente debe tener que ver con el descalabro económico que hay en el país. El tema es que la provisión de medicamentos se fue retrasando mes a mes lo que agravó más aún mi situación".

Historia

Tal cual diera cuente este diario en su edición de sábado 14 de septiembre, Sandro relató que "el problema conmigo comienza en diciembre del año pasado cuando mi mutual Iapos, decidió cambiar la forma de autorización. Ya en abril y mayo de este año me hice una serie de estudios en Fundación de la Hemofilia de la ciudad de Rosario, con el doctor Rubén Dávoli, quien determinó que mi hemofilia tipo A se comporta fenotípicamente como severa",

El joven paciente agregó que "el riesgo de los sangrados se veía agravado por el fenotipo (la forma en que se comporta el organismo para detener las hemorragias, en este caso mayor es el riesgo)".

En la fundación rosarina, sostuvo el joven, "se me indicó un tratamiento de profilaxis (prevención) para evitar y disipar todo tipo de sangrado. La respuesta de Iapos fue negativa, de allí que recurrí a una abogada, quien mandó una carta documento en los primeros días de julio, y el 10 de ese mes, parecía que el conflicto estaba solucionado".

Sandro vive en San Eduardo, una localidad del departamento General López, en el sur santafesino, distante 17 kilómetros de Venado y a 195 kilómetros de Rosario.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario