LA REGION

Hoy culmina en Venado Tuerto un juicio por delitos contra la integridad sexual de dos niñas menores

Un hombre de 37 años está acusado por la Fiscalía de abusar sexualmente de dos hijas de su expareja. Los fiscales solicitarán una pena de 25 años de prisión.

Viernes 14 de Agosto de 2020

Hoy finalizan los alegatos, junto a pericias y testigos, y el lunes se dictaminará la culpabilidad o no de un hombre de 37 años (cuyas iniciales son M.E.A) acusado como autor de delitos contra la integridad sexual cometidos en Venado Tuerto en perjuicio de las dos hijas –menores de edad– de la mujer que era su pareja. Los fiscales Horacio Puyrredón y Andrea Cavallero solicitarán una pena de 25 años de prisión. Por su parte, la defensa a cargo de Cecilia Tosco, del Servicio Público de Defensa, solicitó la absolución de su defendido, alegando que era un hombre que trabajaba gran parte de su tiempo para mantener la familia.

M.E.A está siendo juzgado como autor de abuso sexual con acceso carnal agravado (por la convivencia), en concurso real con promoción de la corrupción de menores agravada (por la edad de las víctimas) en perjuicio de las dos niñas. La fiscal que investigó los hechos es Mariana Vidal, pero se encuentra de licencia por maternidad por lo que los fiscales que representarán al MPA son Horacio Puyrredón y Andrea Cavallero, quienes solicitarán una pena de 25 años de prisión. El tribunal pluripersonal que tiene a su cargo el debate estará integrado por los jueces Paula Borrello, Eduardo Bianchini y Aldo Baravalle.

Días atrás, y durante los alegatos de apertura, la Fiscalía explicó la situación sufrida por las niñas tras sostener que el hombre no sólo abusaba físicamente de las pequeñas, sino que además sometía a la familia a un duro régimen de convivencia. El acusado era el único proveedor de la casa donde vivía su esposo con sus tres hijos de matrimonios anteriores y un hijo en común.

“Los abusos en perjuicio de las dos niñas comenzaron a fines de 2016. Fueron cometidos en un descampado de Venado Tuerto y en la vivienda –ubicada en la misma ciudad– que compartían el acusado y las dos víctimas a raíz de la relación de pareja que tenía el hombre con la madre de las menores”, señalaron los fiscales.

Puyrredón y Cavallero indicaron que “al momento que comenzaron a sufrir los ilícitos, las niñas transitaban su escolaridad primaria”. En tal sentido, los funcionarios del MPA aclararon que “la investigación iniciada por la fiscal Vidal comenzó a raíz de una denuncia radicada por la madre de las víctimas, quien tomó conocimiento de lo que ocurría en función de que una de las menores manifestó en el ámbito escolar los padecimientos que venía sufriendo”.

Daño

“El primer daño que se puede observar claramente es la integridad sexual violentada de las dos niñas con quienes el hombre convivía. De la misma manera, con su accionar, el acusado dañó la libertad de las menores a poder desarrollarse sexualmente de manera acorde a su edad y pudiendo tomar ellas las decisiones sobre su cuerpo”, alegaron los funcionarios del MPA.

Puyrredón y Cavallero puntualizaron que “es claro que no hubo consentimiento atento a que ambas víctimas eran menores de 13 años al momento de ser abusadas y corrompidas. Estaban incapacitadas para comprender el sentido de lo que el acusado les hacía”.

También sostuvieron que “para cometer los abusos, el hombre amenazaba a las dos niñas y les decía que si contaban lo ocurrido mataría a su madre. Además, les decía que si alguien se enteraba les pegaría y se llevaría a otro lugar a un hermanito más pequeño que también vivía en el lugar”. Los fiscales añadieron que “de esta manera, el hombre lesionó la libertad de las menores”.

Los fiscales también hicieron hincapié en el daño psíquico producido a las menores. “El acusado sacaba fotos mientras las abusaba, les hablaba de temas inapropiados para su edad y les exhibía videos pornográficos”, afirmaron. Y concluyeron que “la frecuencia, la modalidad y la intensidad del accionar del acusado, la diferencia de edad con las niñas y la relación que los unía tienen entidad suficiente para adelantar el libre y normal desarrollo de la sexualidad de las menores”.

Absolución

Por su parte, la defensa a cargo de Cecilia Tosco, del Servicio Público de Defensa, pidió la absolución de su defendido al sostener que “es una persona religiosa y trabajadora, no estaba mucho tiempo en su casa y, además, en una vivienda donde vivían tantas personas es casi imposible haber realizados lo actos denunciados, no estaban aislados y no había mucha intimidad”, sostuvo la defensora. Durante esta semana pasaron los testigos, peritos y profesionales y el tribunal deberá decidir si la acusación de la Fiscalía está fundamentada o corresponde la absolución. Probablemente el lunes se conozca el veredicto.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS