La Región

Hallan muerto en la cárcel de Las Flores a un condenado por el abuso sexual de su nieto

Víctor Hugo Baraldo había sido condenado a 18 años de prisión junto a su esposa y su hijo. Los forenses hablan de un paro cardíaco.

Viernes 22 de Marzo de 2019

Víctor Hugo Baraldo, uno de los tres condenados por el abuso sexual con acceso carnal y promoción de la corrupción del que fue víctima su nieto cuando tenía entre seis y nueve años en la ciudad de Esperanza, fue hallado sin vida en el calabozo que ocupaba en la cárcel de Las Flores. Por esos reiterados hechos, también había sido condenada la abuela del niño, Nidia Morandini, y el hijo de ambos, Juan Pablo.

Baraldo, que tenía 58 años, fue hallado muerto cerca de las tres de la mañana de ayer en uno de los pabellones de la cárcel donde estaba desde hace 14 días para cumplir la condena a 18 años de prisión por el abuso sexual de su nieto.

El secretario de Asuntos Penitenciarios de la provincia, Juan Manuel Martínez Saliba, explicó que el condenado fue encontrado sin vida en una celda del pabellón 8 de la cárcel de Las Flores. La situación había sido informada por los tres compañeros que compartían celda con el hombre. Martínez Saliba aclaró que cuando los médicos de la unidad llegaron a la celda hallaron a Baraldo ya sin vida. "No habría signos de violencia y en principio se presume que podría haber sido un infarto por el cual falleció", señaló.

Las actuaciones del caso fueron remitidas al fiscal en turno de la Unidad Especial de Homicidios del Ministerio Público de la Acusación, Andrés Marchi, el cual ordenó que se realice la autopsia al cuerpo de Baraldo para detectar la causa de muerte. "Está en investigación, vamos a esperar el avance de la causa y los resultados de las medidas que se vayan adoptando", precisó el fiscal.

"Esta muerte amerita una autopsia y no vamos a tomarla como una más. Se deben tomar muestras necesarias para ver si la muerte fue natural o si existen indicios de alguna sustancia o algo que haya producido una intoxicación o envenenamiento. Hay que investigar si no hay sustancias que sean factores fundamentales en el deceso del condenado", dijeron fuentes judiciales.

El caso

Jueces recusados, pruebas falsas presentadas y presiones desde la esfera policial fueron algunas de las dificultades que atravesó la investigación desatada en 2014.

Todo comenzó con una foto que vio María Fernanda Baraldo, mamá del menor. Según detalló la mujer descubrió los abusos a partir de una foto que halló en el celular del menor, donde se exhibían las partes íntimas de una persona mayor, sentada en un sillón, que se correspondía con el mobiliario de la casa de los abuelos. Luego, los abusos terminaron confirmándose debido a la contundencia y la solidez en el relato del niño.

Fernanda se convirtió en querellante en el juicio oral contra su madre, su padre y su hermano, que comenzó en octubre de 2017 y atravesó gran cantidad de idas y vueltas que postergaron su inicio: jueces recusados, falsas pruebas de organismos oficiales y presiones a la mamá del niño, personas cercanas y a los encargados de impartir Justicia.

Tras el proceso judicial, los abuelos y el tío de la víctima, el 8 de octubre de 2018 recibieron penas de entre 16 y 20 años de prisión pero quedaron en libertad hasta que quedara firme la condena. Tres días después, la Justicia santafesina dictó prisión preventiva, pero a menos de un mes de la detención, el Colegio de Jueces de Cámara de Apelación en lo Penal revocó la decisión del Tribunal y resolvió que los acusados esperaran la pena firme en libertad.

Finalmente, el 12 de febrero y con fallo unánime, la Cámara de Apelaciones confirmó la condena a Morandini, Víctor Hugo y Juan Pablo Baraldo a 20, 18, y 16 años de prisión, respectivamente. Los tres volvieron a quedar en libertad tras la confirmación del fallo, pero el 7 de marzo se ordenó su inmediata detención. Dos semanas después, en el pabellón 8, Víctor Hugo fue hallado sin vida.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});