La Region

Fuerte suba de contagios en Casilda: "Estamos al borde del colapso"

El director del hospital San Carlos, Omar Moya, calificó de "dramática" la situación. Solo quedan tres camas disponibles para todo el departamento Caseros y no se puede derivar a Rosario

Miércoles 28 de Abril de 2021

La ciudad de Casilda registró en lo que va de este mes casi un 232 por ciento de aumento de casos positivos de Covid-19 en relación a los contagios reportados durante el transcurso de marzo.

Sumando los nuevos contagios informados en el último parte epidemiológico de anoche, contrajeron la enfermedad a lo largo de abril 398 personas, lo que está muy por encima de los 120 infectados que sumó el mes anterior esta localidad del sur santafesino. Y la diferencia se estira al 262 % si se compara los casos registrados en el mismo período de días entre los dos meses.

El dato confirma el complejo panorama por el que atraviesa esta ciudad cabecera del departamento Caseros que lleva computados desde que comenzó la pandemia 3.808 casos de los cuales ya se recuperaron 3.570 y fallecieron 89 personas.

El último deceso fue reportado este martes en el marco del informe epidemiológico que, además, da cuenta que se encuentran en estudio 44 hisopados y aclara que 48 muestras tomadas el viernes 16 de abril “fueron descartadas por contaminación en el laboratorio del Hospital Centenario de Rosario”.

En diálogo con La Capital, el director del Hospital San Carlos calificó de “dramática” la situación y precisó que solo quedan tres camas disponibles en las salas de terapia intensiva que cuenta la ciudad para cubrir la demanda de pacientes casildenses y de otras localidades que forman parte de su área de cobertura.

La evaluación es dramática ya que en Casilda solo quedan tres camas criticas para todo el departamento Caseros, lo que cual significa que estamos al borde del colapso y con el agravante que ya no podemos derivar pacientes a Rosario porque ya no tiene capacidad”, dijo.

La problemática es más aliviada en las áreas de salas generales de los efectores público y privado de Casilda donde la ocupación de camas ronda el 50 por ciento, lo cual no deja de ser preocupante ante el avance de la segunda ola de contagios que sacude a la región.

El dato positivo es que se mantiene la tendencia a que la mayoría de los pacientes infectados no requieren internación y cursan la enfermedad aislados en sus domicilios, lo que permite que el impacto en el sistema de salud tenga algo de respiro en un contexto "critico".

El principal foco de atención está puesto en el escaso margen que queda de disponibilidad en las unidades de terapia. “Estamos trabajando en red y articuladamente, por lo que si nos piden alguna cama para un paciente de otra zona lo tenemos que hacer más allá de que estemos al límite y eso terminaría por agravar más el problema”, apuntó Moya.

Y al ser consultado sobre las estrategias trazadas ante la suba de casos, resaltó que “seguimos apelando a la concientización social ya que es fundamental que la gente se cuide y respete las restricciones para bajar los contagios”.

En la ciudad de Firmat también se produjo un aumento considerable de contagios, según lo reflejan las estadísticas. El informe epidemiológico difundido en la noche de este martes indica que esta ciudad del departamento General López tiene 84 casos activos cuyo número supera significativamente a los que había a principio de este mes cuando cursaban la enfermedad 34 personas, de acuerdo al reporte dado a conocer el 2 de abril.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario