La región

Feroz golpiza a una joven en un boliche de Arroyo Seco

Los familiares denunciaron que fue agredida por "entre ocho y diez" chicas y por un muchacho, que fue "quien primero la golpeó".

Miércoles 26 de Febrero de 2020

“Sentí que me estaban matando”. Fue lo que dijo al despertar Candela Barrios, una joven de 20 años que vive en Villa Gobernador Gálvez y que fue internada con traumatismo de cráneo en el hospital Provincial de Rosario luego de haber sufrido la noche del lunes una paliza en un boliche de Arroyo Seco. Los familiares apuntaron a un joven y a “entre ocho y diez” chicas como responsables de la golpiza.

   El episodio ocurrió anteanoche en el boliche Mikha, de Arroyo Seco, presuntamente a partir de una discusión que comenzó en el interior del establecimiento y que se trasladó al estacionamiento, donde los agresores atacaron a la joven hasta dejarla desmayada.

   Gisella, la mamá de la joven, le contó a La Capital que el primero en golpear a su hija fue el muchacho, y que después el grupo de chicas arremetió contra Candela con inusitada violencia. “Cuando cayó la golpearon en la cabeza con los tacos de los zapatos”, narró.

   Parada en la guardia del hospital Provincial, Gisella contó que encontró a su hija “muy golpeada y toda mordida. Me contó que le daban «con toda» y que después no se acuerda más de nada”.

   Ayer, los profesionales le practicaron a la víctima una tomografía computada para determinar las lesiones sufridas. De acuerdo con el testimonios de los familiares, “tiene coágulos y una lesión en el estómago”. La mamá indicó que su hija también presenta lesiones en mandíbula y sufrió convulsiones.

Entre ocho y diez

“Era un grupo de entre ocho y diez chicas, que estaban con un pibe”, contó Agustina, la hermana de Candela. “Nos atacaron a ella, a mí y a otra amiga, éramos tres contra diez. A Candela le pegaron, le dieron la cabeza contra un auto, una piba la tenía de la cabeza y la otra de los pies mientras le pegaban. Al final, se desmayó y empezó a convulsionar”, comentó la joven en la puerta del hospital, donde esperaban novedades sobre el estado de la víctima.

   Agustina contó que llegó la policía, pero que los uniformados “creían se había desmayado porque estaba alcoholizada”. La víctima fue trasladada al Samco de Arroyo Seco y luego derivada en ambulancia hasta Rosario para una atención más compleja.

   La hermana de Candela reconoció que todos los involucrados son de Villa Gobernador Gálvez, y que ya habrían tenido algún altercado previo. La mamá, sin embargo, dijo desconocer la relación previa. “Si te digo, te miento. Lo que sé es que el lío se armó adentro del boliche, y que después la siguieron en el estacionamiento, donde se juntaron para agredirla”, señaló.

   Gisella se mostró indignada porque la policía de Arroyo Seco no le tomó la denuncia y no libró ningún acta. La mujer esperaba tener el último parte médico para trasladarse a la vecina ciudad para denunciar el hecho.

   La mujer tiene cinco hijos, Candela es la segunda. “Nunca me tocó vivir con ninguno de mis hijos una cosa como esta”, le dijo ayer a este diario, mientras esperaba los resultados de la tomografía.

Marcelo Castaños

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario