La Región

Estudiantes de escuelas rurales, sin clases por falta de transporte

No tienen movilidad pública y son trasladados en combis, que dejaron de prestar el servicio por falta de pago. Son dos escuelas de Casilda.

Martes 12 de Junio de 2018

Alumnos de escuelas rurales santafesinas no pueden asistir a clases al estar cortado el servicio de transporte escolar por falta de pago, lo que genera preocupación e incertidumbre. Así lo visibilizaron padres de estudiantes que cursan el ciclo de enseñanza secundaria en establecimientos ubicados en zonas rurales del departamento Caseros y que dependen de la Escuela Nº 202 Manuel Leiva de Casilda.

Se trata de los núcleos rurales números 1. 202 Luis Crenna, y 2.202 Nicolás Avellanada, cuyas instituciones casildenses suman una matrícula de unos treinta estudiantes que se ven imposibilitados de ir a estudiar al no tener disponible, a causa del conflicto en cuestión, el medio de transporte que habitualmente utilizan para trasladado.

Ante tal situación, que también afecta a establecimientos rurales de otras jurisdicciones del territorio santafesino, ayer se desarrolló una reunión en la Región V del Ministerio de Educación para intentar encontrar una salida al problema aún irresuelto.

"¿Por qué frente a cualquier problema de recorte presupuestario de la provincia son las escuelas rurales las que sufren las consecuencias?", preguntan en una carta abierta que escribieron, para visibilizar el problema, padres de alumnos de las escuelitas de campo números 1.202 y 2.202 donde no concurren luego de que los propietarios de las combis, con quienes se solidarizan, interrumpiesen el servicio ya que no cobran desde hace "cuatro meses".

Y en ese marco, y tras recordar que "en cada discurso político se defiende la ruralidad porque en ella se da una educación personalizada y sin desarraigo del lugar de pertenencia" advirtieron que si bien "se habla de inclusión e igualdad de oportunidades para todos los jóvenes, nuestros hijos, con estas medidas, quedan excluidos de esta posibilidad ya que, en varios casos, no cuentan con el servicio de transporte para llegar a la escuela".

En ese sentido, afirman que "nuestra realidad es diferentes y, en muchos casos, la situación económica no nos permite tener movilidad propia".

El servicio

La mayoría de los chicos viven a varios kilómetros de las escuelas y al no tener medios propios para trasladarse son recogidos de lunes a viernes en los establecimientos rurales donde residen con sus padres, que en su mayoría son peones rurales.

Luego las combis se trasladan hacia la escuela Manuel Leiva de Casilda para recoger a los docentes y el resto de los alumnos que esperan allí para seguir viaje hasta las escuelas de campo donde asisten durante la mañana y luego emprenden el retorno.

A pesar del atraso en el pago de las retribuciones, los propietarios de las combis siguieron brindando el servicio hasta no tener otra alternativa que interrumpirlo por razones de costos.

"Atrasa el desarrollo"

Ulises Franco, quien cursa quinto año en la Escuela Luis Crenna, expresó ayer a La Capital tanto su preocupación como la de sus compañeros al sostener que esta situación "nos perjudica porque atrasa el desarrollo de lo planificado (por los docentes para el año lectivo) y seguramente será muy difícil recuperar lo perdido".

Además de destacar la labor que cumplen los educadores rurales, planteó "la necesidad de que se solucione lo que está pasando porque si no se garantiza el transporte será imposible retomar las clases" al tiempo que aclaró que "la mayoría de los chicos tampoco tiene medios ni recursos económicos suficientes para ir a estudiar a una escuela de la ciudad".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});