La Región

En febrero vendieron menos los comercios de Venado

Los datos dan cuenta que en los últimos años fue el mes que menor cantidad de operaciones se hicieron en los negocios de la ciudad.

Jueves 21 de Marzo de 2019

Pese a estar enclavada en el corazón de la Pampa Húmeda, de ser denominada la Esmeralda del Sur y de que sus tierras cotizan en abundantes dólares, Venado Tuerto no escapa a la crisis generalizada que atraviesa el país. La prueba más palmaria de esa situación es que según un estudio realizado por el Centro Comercial e Industrial (CCI) se detectó a febrero cómo el mes en donde se refleja la mayor caída de los últimos años y hay gran preocupación por la cantidad de locales cerrados en el centro por las bajas en las ventas.

Según el asesor del CCI, Ezequiel Coello, "este mes, otrora primer hito de rubros vinculados al retorno del ciclo lectivo, es un fiel reflejo, en la ciudad, del duro momento que enfrenta el comercio. Poniendo en números todas estas palabras, debemos hablar de una caída interanual de unidades vendidas de un 11 por ciento".

Agregó que "esto preocupa mucho más cuando entramos a desmenuzar las estrategias comerciales adoptadas y nos encontramos que, a pesar de las promociones, de no trasladar una buena parte de los aumentos de costos sufridos hacia los precios al consumidor y de ofrecer líneas más económicas, los números, en el 55 por ciento de los comercios encuestados, fueron peores que los de 2018".

Y acotó: "Sobre el total de consultados, apenas un 12 por ciento marcó que ha vendido más unidades que el año anterior, siendo el rubro de golosinas el único que ha mostrado un saldo positivo en relación a 2018, mientras que el rubro de electrodomésticos y computación, de la mano de grandes liquidaciones de stocks, apenas llegó, en promedio, a igualar números del ejercicio pasado".

El especialista del CCI dijo que "a este proceso de reducción de márgenes de utilidad y liquidación de stocks para evitar una caída total de las ventas debemos sumarle los constantes aumentos de costos que sufren los comerciantes mes a mes, con una inflación interanual superior al 50 por ciento, según Indec, el aumento promedio de costos para el comercio ha sido del 42,6 por ciento, el cual es el más elevado en años".

La crisis en Venado es elocuente y basta con recorrer sus calles céntricas para detectar la cantidad de locales que cerraron sus puertas en los últimos meses y los que están para alquilar por mudanza. Es decir la mudanza se produce por los altos costos y también por la caída estrepitosa de las ventas. También hay que agregarle las impagables tarifas de gas y luz eléctrica.

Traslado

Para Coello la estrepitosa caída en las ventas "tuvo que ver con el traslado a precios de las variaciones de la cotización del dólar, colocándose apenas un pasito detrás, el incremento en los servicios y el factor impositivo como los más asfixiantes. En pérdida de poder adquisitivo, los sectores más perjudicados son los que no figuran entre las primeras necesidades, por ello vemos que los rubros de joyería, perfumería y gastronomía han sido duramente golpeados, aunque en este último rubro nombrado también ha tenido una alta incidencia la fuerte suba de la oferta gastronómica que se apreció en la ciudad en el período de fines de primavera y verano".

Agregó que "en cuanto al ámbito de los recursos humanos, preocupa el porcentaje de disminuciones de planteles de personal. Esta inestabilidad laboral que se ve en varias ramas de la economía, es otro de los factores que explican el aplazamiento de las decisiones de consumo de los hogares venadenses".

De cara a las expectativas para lo que resta del año acotó: "Podemos apreciar una disminución del porcentaje de incertidumbre respecto de meses anteriores, ya que apenas un 30 por ciento ha contestado que no tiene una perspectiva sobre las ventas a futuro, lo cual también nos habla, lamentablemente, de comercios que, tal vez, estén viendo muy complicada su continuidad".

Añadió que "uno de cada dos comerciantes consultados manifestó que espera que la situación se mantenga, lo cual es preocupante, ya que hablamos de ventas en baja con respecto al período anterior. A este combo de factores negativos debemos agregarle el constante encarecimiento de los créditos de consumo y el endeudamiento crónico que sufrieron muchos usuarios para con las tarjetas de crédito, lo cual reduce aún más el ingreso disponible para destinar a consumo".

El factor impositivo es otro de los puntos que golpea fuertemente al comercio local, ya que los distintos impuestos distorsivos hacen que incluso aquel que está liquidando sus existencias de mercaderías para sostener sus persianas levantadas, deba tributar por cada peso vendido, independientemente de estar trabajando a pérdidas.

Cambiemos

Coello remató: "Debemos hablar de la necesidad de un cambio en tres factores vitales para apreciar una mejora sostenida de la actividad comercial. Por un lado, es harto necesaria una mejora del poder adquisitivo de los asalariados, ya que mientras sus egresos estén dolarizados en buena parte (tarifas de servicios, combustibles, etcétera) y sus ingresos pesificados (recordemos que en 2018 la moneda local sufrió una fuerte depreciación ante el dólar), cada vez será menor el margen disponible para consumir".

Analizó Coello que "otro de los puntos a mejorar es la inestabilidad laboral que sufren los consumidores, ya que no son muchos los valientes que se arriesgarán a hacer consumos fuera de las necesidades básicas, si ven que peligra su fuente de ingresos habitual. Y la tercera pata de esta mesa a corregir va por la baja del costo de la financiación, ya sea para que los comerciantes puedan sostener su capital de trabajo, como para que los clientes puedan acceder a mejores opciones de cuotas al momento de adquirir sus bienes o servicios".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});