La Región

El municipio de Sastre debe explicar el origende emanaciones que afectaron a un barrio

Es a partir del suceso ocurrido la tarde del jueves 12 de abril, en inmediaciones de un barrio al sudeste de la ciudad.

Lunes 14 de Mayo de 2018

A partir del suceso ocurrido la tarde del jueves 12 de abril, en inmediaciones de un barrio al sudeste de la ciudad y lindero con la zona rural, donde aparentemente estuvo el origen de fuertes emanaciones químicas que provocaron problemas de salud en los vecinos; hubo un pedido a las autoridades para determinar qué fue lo que pasó. Un grupo de vecinos autoconvocados presentaron un petitorio en el Concejo para exigir que el cuerpo legislativo tome cartas en el asunto. Mientras tanto, el fiscal que intervino en la causa a partir de una denuncia, expresó en una nota radial que "en este caso en particular pedimos la intervención de la Unidad Fiscal de Investigaciones en Materia Ambiental (Ufima) perteneciente a la órbita de la Procuración General de la Nación, para disponer del levantamiento de pruebas y el análisis correspondiente. También se dispusieron medidas de tipo informativas respecto a la versión oficial del municipio".

Sin embargo afirmó que aún no se obtuvieron respuestas de parte de las autoridades sastrenses. En las últimas semanas los autoconvocados advirtieron además que son víctimas de presiones e intimidaciones por parte de gente ligada al sector agropecuario local.

Pruebas

Mientras tomaba curso en la fiscalía a cargo de Carlos Zoppegni la denuncia que radicó una mujer cuando advirtió un fuerte olor a químicos que alarmó a todo el barrio y causó muchos malestares en los vecinos, un grupo de autoconvocados —que en marzo comenzó a reclamar mayores controles y prohibiciones para la aspersión de agroquímicos— volvió al Concejo para pedir a los ediles que exijan al Ejecutivo las pruebas de las que se valieron para afirmar que el hecho se produjo porque "una vecina roció su patio con una mezcla de desinfectante y pulguicida", como afirmaron desde la Municipalidad.

El petitorio fue acompañado por más de 230 firmas y si bien ya pasaron más de 20 días aún, ni la Municipalidad ni el Concejo, dieron mayores explicaciones. Hace unos 10 días los autoconvocados volvieron a presentar otro escrito a los concejales donde dan cuenta que a partir de sus reclamos por una mayor zona de exclusión para el uso de agroquímicos, varios de ellos recibieron presiones e intimidaciones por parte de algunos productores que creen se verán afectadas sus economías si el petitorio de los vecinos prospera.

Descalificaciones

Los autoconvocados también resaltaron que las descalificaciones también surgieron de parte del gobierno municipal desde donde los acusaron de "tener intencionalidad política" o de "generar psicosis en la gente". Sin embargo el fiscal Zoppegni hizo público que el municipio no responde a sus requerimientos en cuanto a presentar las pruebas que avalen las afirmaciones de la intendenta, María del Carmen Amero, respecto a la fuente que produjo la contaminación en el barrio San Nicolás.
   "Para la tranquilidad de los vecinos se esta investigando. Muchas veces se mezclan temas políticos, pero este no es el caso. Hay que dejarlo en claro. Acá hay una cuestión de salud. Si la versión que brindo la Municipalidad es cierta, lo sabremos en la investigación y colaboraremos con ellos para dar con el o los responsables", dijo el fiscal.
   Al respecto, desde los autoconvocados recalcaron que "es muy preocupante que desde el municipio sólo se respondió a los vecinos a través de un comunicado por la red social Facebook y por una nota radial donde se afirmó que el problema surgió por la mezcla de creolina, lavandina y un pulguicida. Sin embargo a la hora de demostrarlo frente a la justicia tardan en responder, como si la situación no revistiera de mayor importancia. Es difícil creer en la versión oficial sin las pruebas sobre la mesa. Nuestro único interés es el resguardo de la salud de la gente".
Mayores límites
En el petitorio que los autoconvocados acercaron al cuerpo legislativo local, también reclamaron una ordenanza con mayores límites a la aplicación de agroquímicos, controles y prohibición del glifosato dentro de la ciudad y hasta los 500 metros desde el fin de la zona urbana. También solicitaron que se incluya la prohibición de las fumigaciones aéreas sobre los cultivos en todo el distrito y que se asesore a los productores sobre la posibilidad de utilizar alternativas agroecológicas para los cultivos que rodean a la ciudad.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario