PANDEMIA

El Ejército ya levantó en Santa Fe el hospital de campaña, que funcionará desde la próxima semana

La intención será descomprimir el Cullen. Las carpas albergarán a pacientes no Covid, para que el efector principal amplíe su capacidad de atención ante el coronavirus

Viernes 30 de Abril de 2021

La dotación de unos 30 efectivos del Ejército que tuvo a su cargo montar en tiempo récord un hospital de campaña para sumar camas al sofocado sistema de salud de la capital provincial logró este viernes la hazaña: la más de media docena de gigantescas carpas que lo componen ya está de pie. Todavía no funciona porque restan aun conectar servicios de agua, cloacas y electricidad, como así levantar el cerco perimetral en lo que trabajan a destajo cuadrillas de EPE, Aguas Santafesinas y otras áreas.

Aunque aún no se sabe el día específico, las autoridades del Hospital Cullen y del Ejército a cargo del montaje tienen una certeza: la semana que viene estará el hospital funcionando y sumará 30 camas a un servicio que la creciente demanda de internaciones de enfermos Covid puso al límite de su capacidad en los últimos días. Algo que complicó además la asistencia de otras patologías o emergencias.

El hospital militar (donado por los Estados Unidos) se levanta en el predio del Liceo Militar y éste se ubica, precisamente, al otro lado de la avenida Freyre que pasa por el frente del principal hospital público de la ciudad y toda la región centro-norte del país: el Dr. José María Cullen.

Otrora llamado piloto, el Cullen es el complejo público de alta complejidad más relevante, que cubre la demanda (incluso desde provincias vecinas) de dos tercios del territorio santafesino y se ha convertido con la pandemia en un vértice de la respuesta a la crisis.

De este centro saldrán las camas hospitalarias que se montarán en las próximas horas dentro de las carpas y que evitarán que los pacientes de mediana gravedad que sean allí derivados deban pasar su convalecencia en los catres que vienen en el sistema. También el Cullen proveerá gran parte de los recursos humanos (médicos, enfermeros y demás) aunque otros vendrán desde la ciudad de Paraná.

El complejo cuenta con cuatro pabellones, es decir, el ingreso, acceso, administración; se pueden colocar hasta 50 camas (ubicadas en diferentes salas), office de enfermería, office de médicos y médicas, los servicios de apoyo y la conexión directa entre el hospital de campaña y el hospital Cullen

Fechas asociadas

El despliegue de la llegada del hospital de campaña en móviles militares de gran porte fue el martes pasado, y el despliegue desde el día siguiente coincidió con una fecha que para los santafesinos asocia los uniformes con la última gran tragedia que vivió la ciudad: la inundación de unos 300 mil hogares por una creciente aluvional del río Salado que el 30 de abril de 2003 mató a 21 personas.

Entonces, el límite de la irrupción por el este el agua la avenida Freyre y las fuerzas militares junto a los vecinos de la ciudad desplegaron sobre ella los operativos de auxilio, rescate y atención a los miles de ciudadanos que huían del agua buscando subir a la mencionada arteria.

No sólo por el recuerdo doloroso que reviven las coincidencias de fechas y lugar, sino por la crítica situación que atraviesa la ciudad para responder la proliferación de contagios, es que la llegada del hospital móvil fue un acontecimiento que mereció que lo esperaran en el Liceo Militar la ministra de Salud, Sonia Martorano, el intendente capitalino, Emilio Jatón; el director del Cullen, Juan Pablo Poletti; el oficial de enlace del Ejército Nacional, Sergio Zovi, y el gerente de la Región Norte de Aguas Santafesinas, Jorge Loreficcio; entre otros funcionarios

Poletti, director del Cullen, explicó que “se van a tratar en el hospital de campaña pacientes no Covid y no críticos. Va a estar manejado por el mismo personal del hospital, como si fuese una sala más y estará conectado al sistema informático del hospital, a la admisión y a la farmacia". De esta manera, acotó, "podemos aprovechar todos los recursos que hoy tiene el Cullen como tomografías, resonancia y laboratorio". En tanto, las camas que se desocupen en el hospital general las van a agrupar en los pacientes Covid y de esta manera "podremos liberar una nueva sala Covid con bocas de oxígeno, que es lo que hoy vemos que podemos necesitar a futuro”.

La construcción del cerco perimetral es importante porque el el Liceo Militar asisten centenares de alumnos a clases y se busca evitar que puedan tener acceso al hospital

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario