La Región

El agresor del jefe comunal de Timbúes quedó libre pero con restricciones

Amaro González fue excarcelado por segunda vez luego de una audiencia en los Tribunales de San Lorenzo.

Sábado 30 de Junio de 2018

El comerciante de Timbúes acusado de atacar a balazos la vivienda del jefe comunal de esa localidad, Amaro González, fue excarcelado por segunda vez luego de una audiencia en los Tribunales de San Lorenzo. Pero esta vez el juez ordenó una restricción de acercamiento de 200 metros de la familia del presidente comunal.

Carlos B., un comerciante de Timbúes conocido por el apodo de "Picante", es el único imputado por el ataque a balazos que sufrió la vivienda de González la madrugada del 5 de mayo, mientras se encontraba con toda su familia dentro de la casa. En una audiencia realizada en San Lorenzo, el juez Carlos Gazza lo eximió de la prisión preventiva, rechazando el pedido del fiscal Juan Carlos Ledesma, pero le prohibió acercarse a menos de 200 metros de la familia de González. Y deberá retirarse en caso de encontrarse circunstancialmente en el mismo lugar que las víctimas.

A las 5 de la mañana del 5 de mayo, la casa del jefe comunal, ubicada en Mitre al 100 de Timbúes, fue blanco de una serie de balazos, de los cuales tres proyectiles impactaron en la vivienda. Los primeros testimonios dieron cuenta de que los disparos habían sido efectuados desde un automóvil negro en movimiento. Después se supo que se trababa de un Audi.

Al día siguiente, la Policía de Investigaciones, con la colaboración de la comisaría 9ª, realizó tres allanamientos y se detuvo a Carlos B., de 37 años, vecino y comerciante de la localidad, como presunto autor del hecho y se secuestró un auto de alta gama —un Audi A5 negro—, celulares y una escopeta con cartuchos. El 8 de mayo, fue imputado de tenencia ilegal de arma de uso civil y amenazas, y el juez Gazza le dictó 30 días de prisión preventiva.

Carlos B. fue liberado el 4 de junio último cuando, según la interpretación del magistrado, se cumplieron los 30 días de prisión preventiva. Sin embargo, el fiscal Ledesma recurrió esa resolución y ordenó un nuevo arresto, el cual se pudo hacer efectivo esta semana.

El jueves último se realizó la audiencia de prórroga en la cual el magistrado decidió que el acusado siga en libertad pero con la restricción de acercamiento, acusado de tenencia ilegal de arma, amenazas calificadas y coacción agravada.

En declaraciones a la prensa, Alfredo Olivera, secretario de Seguridad Ciudadana de Timbúes y representante legal de González, señaló que el imputado trabaja a una distancia menor a los 200 metros fijados, para cumplirse la orden del juez, no podría asistir a su lugar de trabajo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});