La Región

El 97 por ciento de los usuarios de Cañada ya cuenta con medidores de agua

A lo largo del bienio 2017/2018 Aguas Santafesinas instaló más de 45 mil aparatos domiciliarios en las 15 ciudades que provee.

Viernes 14 de Junio de 2019

El plan masivo de instalación de medidores domiciliarios de agua potable alcanzó en Cañada de Gómez a prácticamente la totalidad de los usuarios técnicamente medibles, con una cobertura del 97 por ciento, lo que contribuye al pago equitativo y a un uso responsable del servicio.

Desde 2017 a la fecha se duplicó la cantidad de medidores preexistentes, colocándose más de 5.700 equipos en conexiones de ingreso a inmuebles, gracias a una inversión directa del gobierno provincial superior a 12 millones de pesos.

A lo largo del bienio 2017/18 Aguas instaló más de 45 mil medidores domiciliarios en las 15 ciudades de su área de servicios directos, como parte de un plan que apunta en los próximos años a cubrir la totalidad de los usuarios técnicamente medibles. La inversión total de la provincia fue de 90 millones de pesos.

El presidente de la empresa, Sebastian Bonet, destacó que con el desarrollo de esta acción "logramos una mayor equidad ya que cada usuario pagará de acuerdo a su consumo real y no a la superficie de la propiedad. Pero para ello es necesario un control de las instalaciones internas por parte de los vecinos, ya que se deben detectar eventuales fugas que afecten el consumo y por lo tanto, la facturación", advirtió.

El directivo agregó que "otro objetivo central de la instalación de micromedidores es la preservación de este recurso esencial, ya que se puede determinar cuánta agua se entrega a la comunidad y cuánta agua reciben los vecinos".

Obras y acciones

Al registrar una cobertura de casi el ciento por ciento en redes de agua potable y cloacas; planta potabilizadora propia; planta depuradora de líquidos cloacales, y medidores de consumo en la totalidad del radio servido, puede considerarse a la ciudad de Cañada de Gómez como una ciudad modelo en la provincia en lo que hace a servicio de agua potable y saneamiento.

Después de 80 años de servicio —donde el agua distribuida se inyectaba directamente a la red desde los pozos—, desde 2013 Cañada cuenta con una planta potabilizadora propia, mediante ósmosis inversa.

En 2018 se incorporó un nuevo módulo de potabilización, lo que permitió reducir, todavía más, los niveles de salinidad y así sumar un 20 por ciento más de agua a la ciudad.

Las obras redujeron a la mitad las sales que contiene el agua de pozo, redundando en una mejora de la calidad. Se realizaron las obras básicas para incorporar a cinco mil vecinos a las redes cloacales en zona norte (barrio Quique). Se construyó un aliviador cloacal de 1.100 metros para mejorar la prestación del servicio en la zona noroeste. Y se realizaron importantes mejoras operativas en la planta de tratamiento de líquidos cloacales.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});