La Región

Dos meses de paro y Dasa no pagó los sueldos

Los trabajados de Dasa aún siguen reclamando el pago de haberes atrasados en medio de un clima de impotencia y desesperanza al no surgir ningún atisbo que aliente la posibilidad de destrabar el largo conflicto que ya lleva dos meses.

Miércoles 19 de Septiembre de 2018

Los trabajados de Dasa aún siguen reclamando el pago de haberes atrasados en medio de un clima de impotencia y desesperanza al no surgir ningún atisbo que aliente la posibilidad de destrabar el largo conflicto que ya lleva dos meses.


Aunque la empresa ya manifestó su intención de cerrar sus puertas, los operarios no recibieron por ahora telegramas de despedido ni se consideran cesanteados, por lo que apelan a las fuerzas que les restan para sostener su plan de lucha a fin de cobrar los 100 mil pesos por empleado que les deben.

Claro que ante la falta de respuesta crece el malestar y la desazón entre los 14 operarios que mantienen desde el 20 de julio tomada la planta industrial situada en inmediaciones del cruce de las rutas provincial 93 y nacional 33.

Tampoco lograron el efecto buscado al endurecer las medidas de fuerzas con movilizaciones, cortes intermitentes del tránsito sobre ambos corredores viales, y hasta haberse encadenado en las instalaciones de Rega, la otra metalúrgica que pertenece a la misma familia que es propietaria de Dasa.

Y la situación es aún más alarmante porque desde la patronal no hay señales claras para resolver el asunto.

La demostración fue la última audiencia desarrollada hace algunas semanas en la sede rosarina del Ministerio de Trabajo provincial donde los representantes de la firma sólo blanquearon su propósito de bajar las persianas.

En ese contexto plantearon iniciar un procedimiento preventivo de crisis que le abra las chances de pagar la mitad de las indemnizaciones, lo que fue rechazado por el gremio metalúrgico además de considerar que la empresa tampoco reúne los requisitos exigidos para acceder a tal posibilidad.

La única certeza en este marco de indefiniciones es la incertidumbre de los trabajadores que ya ni tienen recursos para hacer frente a las necesidades básicas de sus familias, que subsisten con el apoyo de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) y asistencia del municipio, que incluso gestionó, con éxito, una ayuda de 5 mil pesos por persona que ya entregó la provincia.

"Seguimos dependiendo de la empresa que ni siquiera se acercó para intentar alguna salida a esta dramática situación. Nadie da la cara y todo sigue igual", sintetizó ayer a LaCapital el delegado gremial Cristian Romero.

No obstante comentó que los trabajadores tomaron conocimiento de que la titular de la empresa, Fabiana Galante, le comentó al intendente de Firmat, Leonel Maximino, que el 29 de este mes podría subastar unas máquinas y destinar el dinero al personal. "Si se concreta la operación y nos hace un ofrecimiento, lo evaluaremos, aunque la idea es cobrar la deuda salarial y, si la empresa cierra, la totalidad de las indemnizaciones", explicó Romero.

El abogado de la UOM, Pablo Cerra, explicó que "desde el punto de vista jurídico la empresa no está cerrada". Y afirmó que al gremio "no le consta" que Dasa avanzara en el procedimiento de crisis.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario