Roldán

Dos hombres la golpearon por la disputa de un terreno y terminó en terapia intensiva

Una mujer puso a la venta un lote y quien se adueñó del mismo solo le pagó un par de cuotas. La víctima denunció que esta persona, junto a un policía en disponibilidad, la vienen amenazando desde hace un tiempo y este sábado la agredieron salvajemente.

Lunes 19 de Octubre de 2020

Una mujer de 45 años fue brutalmente golpeada por dos hombres y terminó en terapia intensiva en la ciudad de Roldán. Ocurrió este sábado por la tarde en el barrio Santa Teresa, ubicado sobre ruta A-012 y las vías del ferrocarril. El violento episodio se generó por la tenencia de un lote, propiedad de la víctima, que denunció a uno de los agresores por usurpación.

Esta persona, junto al otro hombre que sería un policía en disponibilidad, la habían amenazado con un arma de fuego hace tres semanas. Los agresores de 36 y 35 años quedaron detenidos bajo la figura de lesiones graves dolosas a la espera de la audiencia imputativa que se llevará a cabo este martes por la tarde.

En tanto, la mujer permanece internada en el Hospital Español de Rosario con fractura máxilo facial y fractura costal. Su hija Delfina declaró a La Capital, que efectivos del Comando Radioeléctrico local, alertados por vecinos, llegaron hasta la casa de su mamá, Marcela, en el momento en el que uno de los agresores la estaba golpeando y debieron intervenir para separarlo.

Según consta en el parte policial, Marcela declaró que también la había agredido el otro hombre que se encontraba a metros del lugar y recordó a los policías que por amenazas anteriores tiene rondas de custodias esporádicas, que debe hacer el Comando Radioeléctrico.

Su hija relató que los incidentes comenzaron hace más de un año cuando su mamá puso en venta un terreno lindero a su casa. Quien quiso comprarlo solo le pagó un par de cuotas y luego lo usurpó. “Colocó una casilla precaria donde guarda herramientas y dejó perros pitbull para que mi mamá no pueda entrar”.

Pero luego el terreno fue ofrecido a la venta y cuando su mamá se enteró comenzó con acciones legales sin obtener respuestas de la Justicia. “Cuando se enteró el usurpador empezó a amenazarla acompañado por un policía, que nos enteramos está en disponibilidad y con carpeta psiquiátrica”, relató Delfina.

El conflicto fue creciendo y este sábado pasó a mayores cuando a las amenazas se le sumó la violencia física. “El policía la agarró de los pelos, la reventó a palazos, trompadas y patadas, el usurpador también le pegó y me la dejaron en terapia intensiva. Tenemos miedo porque si estos tipos salen me la terminan de matar. Esta vez se salvó porque los vecinos llamaron al escuchar sus gritos y llegó la policía justo para evitarlo”, reflexionó su hija.

“Días atrás se presentaron en la casa con una escopeta y a partir de ese incidente le dieron protección al testigo. El Comando debía hacer rondas pero solo cumplió durante una semana”, abundó la joven.

La abogada María Florencia Beltramo, quien junto a Guillermo Alexander representa a la víctima, explicó que el conflicto judicial viene desde hace tiempo con denuncias civiles pero “desde el pasado 17 de septiembre pedimos protección para Marcela porque vive sola y el terreno en cuestión es parte de su casa. Sin embargo, no nos dieron bolilla ya que sólo le otorgaron protección al testigo con rondas esporádicas del Comando local”.

Nos presentamos como querellantes, pero es probable que no podamos estar en la audiencia imputativa virtual. Marcela pidió participar para que los jueces vean cómo está golpeada. Creemos que la fiscal va a pedir prisión preventiva para los dos detenidos”, refirió la abogada y destacó que la mujer “ahora está internada en una sala intermedia, pero le siguen haciendo estudios porque tiene fiebre y no saben si es por una infección”.

Estado en que quedó Marcela la mujer de Roldán golpeada.jpeg
Marcela sufrió fractura máxilo facial y costal, y estuvo en terapia intensiva.

Marcela sufrió fractura máxilo facial y costal, y estuvo en terapia intensiva.

En esa línea explicó que “hay varios fiscales interviniendo por las amenazas anteriores y los golpes de este sábado. Marcela grabó parte de la agresión, pero ellos le rompie

ron el celular y le robaron el chip. Igualmente tenemos a varios testigos que van a declarar”

Entre las pruebas aportadas por los abogados hay capturas de la venta que el usurpador ofrecía en páginas web y el policía, que aparentemente hacía de intermediario, la publicaba en su Facebook. Incluso Marcela llegó a poner un cartel sobre el terreno que decía “no a la venta” para alertar a posibles compradores”, agregó la abogada.

"Llevamos más de cuatro denuncias y seis presentaciones pidiendo protección. También denunciamos convivencia policial porque en una de las incursiones, estas personas se presentaron en la casa de Marcela escoltados por un móvil de la comisaría de Roldán", advirtieron los abogados.

“Aparentemente el policía involucrado tiene contactos con ellos. Cuando fueron a amenazarla con un arma y terminó detenida, Marcela nos comentó que este policía se manejaba dentro de la comisaría como si fuera un jefe, con plena confianza”, remarcó Beltramo.

Amenazas cruzadas

El 29 de septiembre personal del Comando y de la Comisaria Sexta de Roldán acudieron a la propiedad de Marcela luego de que ella alertara que estaba siendo amenazada por un hombre armado debido a un conflicto de titularidad de un terreno lindero.

En ese predio se encontraban cuatro personas, de entre 34 y 39 años, todas con domicilios en Rosario, uno de ellos el supuesto policía en cuestión. La mujer dijo a los uniformados que el usurpador de su lote la habría amenazado con una escopeta y el hombre manifestó que ella lo habría agredido con un cuchillo.

La policía hizo una requisa en el terreno y encontró la escopeta, una Maverick modelo 88 12GA, que fue secuestrada. Fiscalía de Flagrancia en turno inició una causa por amenaza calificada al dueño de la escopeta y por lesiones a la mujer.

La abogada negó que Marcela haya amenazado al hombre con un cuchillo y dijo que en la comisaría la trataron como una delincuente y hasta ordenaron sacarle sangre. Como el arma estaba a nombre del usurpador y por el calibre no llega a ser de guerra, los agresores estuvieron demorados solo unas horas.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS