La Región

Después de una gresca, buscan poner freno a las fiestas clandestinas

Una reunión en una casa a la que asistió más de un centenar de jóvenes terminó en una batahola callejera cuando el dueño puso fin al encuentro.

Jueves 04 de Julio de 2019

La Municipalidad de Villa Constitución y la Unidad Regional VI de policía decidieron poner freno a las fiestas clandestinas en la ciudad, luego de un incidente protagonizado por un grupo de personas el fin de semana al finalizar de uno de estos encuentros.

Las autoridades políticas y policiales emitieron un comunicado referido a los violentos incidentes desencadenados en barrio Galotto en la madrugada del domingo. Estos hechos se sucedieron en la vía pública luego de una fiesta clandestina realizada en el interior de una vivienda particular, a la que asistió más de un centenar y medio de jóvenes, la mayor parte menores de edad, a quienes se le cobraba una entrada de 15 pesos y luego se le expendían bebidas alcohólicas.

Tal cual lo publicó el Diario El Sur de Villa Constitución, alrededor de las 4.30 del domingo, el organizador de la fiesta dio por terminado el evento, que había sido convocado por las redes sociales, y la multitud de jóvenes desató un verdadero caos en el barrio. Allí se agredieron dos grupos antagónicos, se arrojó todo tipo de proyectiles y luego se dedicaron a dañar los vehículos de los vecinos y también las viviendas. "En el transcurso de la batahola se efectuaron también disparos de armas de fuego y hubo varios heridos por las pedradas", difundió el periódico villense.

El director de Prevención y Seguridad Ciudadana del municipio, Javier Garceche, y el jefe de la UR VI con asiento en esa ciudad, Gustavo Navarrete, ofrecieron recomendaciones y advertencias a la población "atento a los hechos de público conocimiento los cuales derivaron en desórdenes y grescas registrados".

El documento emitido aclara en principio que "de ninguna manera se trata de cercenar o cortar ningún derecho, mientras que el mismo no exceda el ámbito familiar o incurra en fiestas no autorizadas, previniéndose de esta manera evitar posibles altercados que arrojen como resultado personas lesionadas, vehículos o inmuebles dañados".

Sin embargo, "todos aquellos festejos, que se exceden por la cantidad de gente asistente, a reuniones de mero carácter familiar o de amigos, estarán bajo el control de Ruidos Molestos, Ordenamiento vehicular, Cobro de entrada o arancel para participar, lo cual está prohibido fuera de los locales habilitados a tal fin como el expendio de bebidas a menores", señala el comunicado. Y destaca que "aquellos (festejos) que por la cantidad de asistentes excedan el límite de reuniones familiares o íntimas, serán en todos los casos limitados para garantizar, por un lado el libre divertimento pero también la tranquilidad, la seguridad y el normal desarrollo de la actividad de los barrios".

Sanciones

"Por ello —continúa el comunicado— recomendamos a toda la población local, que en ocasión de concentración de grandes cantidades de personas, desarrollen las mismas en locales habilitados a tal fin y regularizados por ley, pudiéndose aplicar el Código de Convivencia Provincial y según las circunstancias las consecuentes responsabilidades penales y civiles que pudieran derivar de las mismas para propietarios, tenedores y organizadores de dichos eventos".

Finalmente, las autoridades recomiendan a la población que ante dichas circunstancias deben dar cuenta inmediata a la central de emergencias del 911 y/o Departamento de Inspectoría General Municipal llamando al celular 03400-15511172 de esa ciudad.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario