La Región

Después de un primer intento, se reanudó la búsqueda de Paula Perassi

Las excavaciones se realizan en un paraje de Luis Palacios conocido como Vicente Echeverría, en la ruta A012 cerca del cruce con la 34

Domingo 01 de Septiembre de 2019

El Equipo Argentino de Antropología Forense (Eaaf) emprendió nuevamente los trabajos de excavación que había iniciado la semana pasada en busca de los restos de Paula Perassi, la mujer de 34 años desparecida en San Lorenzo el 18 de septiembre de 2011. La exploración se realiza en un camino paralelo a la ruta A012, en jurisdicción de Luis Palacios, muy cerca del cruce con la ruta 34.

Desde primera hora de la mañana de ayer, la retroexcavadora comenzó con la remoción de tierra en un monte de eucaliptus, el mismo en el que se trabajó la semana pasada, pero unos metros más alejados de donde se excavó en aquella oportunidad.

Tal como lo publicó LaCapital, el Eaaf reanudó el 23 de agosto la búsqueda de Paula en un paraje conocido como Vicente Echeverría, perteneciente a Luis Palacios pero alejado del casco urbano, a partir de un dato aportado por un testigo anónimo, quien habría dado cuenta con cierta exactitud del enterramiento del cuerpo de una mujer por la época en que desapareció Perassi.

La búsqueda se activó en un predio ubicado en esa zona por orden de los fiscales Matías Edery y Leandro Lucente, y supervisado por los antropólogos, con Juan Nóbile a la cabeza.

Sin embargo, los trabajos duraron hasta el 26 de agosto, día en que se suspendió a partir de los resultados negativos. "Lamentablemente estamos igual que antes, y peor que ayer. Otra vez nos comimos un garrón", dijo entonces a este diario Alberto Perassi, padre de la mujer. Concluía la tercera y última jornada de búsqueda del cuerpo.

Con más precisión

"Hicimos una primera aproximación entre el 23 y el 26, frenamos, se evaluaron los trabajos hechos y con la colaboración de nuevos testimonios que se sumaron al primero decidimos reanudar la búsqueda, ahora con un poco más de precisión", le dijo a LaCapital Nóbile, parado en el lugar junto a un improvisado escritorio de campaña.

"Son personas distintas que relatan prácticamente el mismo hecho", admitió. Y aunque no identificó a nadie en particular, aportó que se trata de "lugareños que daban más detalles, y con los trabajos de excavación podremos complementarlo y tener una mejor aproximación".

Ahora, y a diferencia de aquellas jornadas, la excavación se realiza algunos metros más al suroeste, siguiendo por el mismo camino a cuya vera se levanta el monte de eucaliptus, aunque ya unos metros más lejos de la ruta 34. Allí, el terreno se cercó con cinta perimetral para definir los límites de la búsqueda.

Abanico de hipótesis

La desaparición de Paula Perassi y la ausencia de su cuerpo por tantos años alimentó un abanico de hipótesis sobre su paradero. Durante el año 2015, se la buscó durante varios días en una cava ubicada en el extremo norte de Puerto San Martín. Nóbile recordó que aquellos trabajos duraron nueve meses, porque "era una cava de cien por cien metros, pero de 14 de profundidad. Contenía miles de bolsas de basura y tuvimos que revisarlas a todos. Fue un trabajo muy complejo".

Luego se tejió la hipótesis de que podría haber sido quemada en los hornos de una empresa que realiza incineraciones, algo imposible de corroborar.

Ahora, los trabajos se reanudarán hoy y probablemente mañana. "Si los resultados son negativos, ya no tendremos tantas posibilidades de continuar", reconoció Nóbile. Y abundó: "Nosotros trabajamos sabiendo que tenemos que cubrir un área, lo más importante es que las víctimas, en este caso los familiares directos, sepan que ante la posibilidad de trabajo, haremos todo lo que haga falta" para lograr el objetivo.

Cerca de él, Alberto Perassi, padre de Paula, reconoció que "aunque el dato no sea del todo exacto, no podemos dejar de buscar". El hombre insistió con que su meta es "encontrar los huesos de Paula y terminar con todo esto; decir «la encontramos». Esto nos muestra que hay que seguir".

En busca de Paula

El domingo 18 de septiembre de 2011, Paula Perassi recibió una llamada telefónica en su casa de San Lorenzo y salió con el pretexto de buscar la tarea para uno de sus hijos. Nunca regresó y su cuerpo permaneció desaparecido todos estos años, a pesar de la búsqueda.

Paula tenía 34 años cuando desapareció, estaba casada y tenía dos hijos varones de dos y seis años en ese momento. Con el transcurrir de la investigación salió a la luz que ella mantenía una relación sentimental con Gabriel Strumia, un empresario de Puerto San Martín, entonces de 41 años conocido de la familia, y que estaba cursando las primeras semanas de un embarazo fruto de este vínculo.

Tal como lo publicó oportunamente este diario, al día siguiente de la desaparición, su marido radicó una denuncia y allí comenzó una investigación que incluyó entrecruzamientos de llamadas, redes sociales y el testimonio de una médica de Rosario que confirmó un embarazo de seis semanas. Cuando el caso llegó a juicio, la causa tenía 180 testigos, aunque no todos pasaron por el Centro de Justicia Penal.

Por la desaparición de Paula Perassi fueron llevadas a juicio nueve personas, entre ellas cinco policías, quienes resultaron absueltos en primera instancia. El fallo fue apelado por la querella y la resolución de la Cámara de Apelaciones, que integran Gustavo Salvador, Javier Beltramone y Carolina Hernández, se conocerá entre el 8 y el 10 de octubre próximo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS