LA REGIÓN

Desde el hospital de Villa Constitución niegan que se haya abandonado a un paciente

Las autoridades del efector se refirieron al caso de José Rossi: "Pudo haber esperas, pero jamás se dejó de atender a nadie", remarcaron

Viernes 25 de Septiembre de 2020

Las autoridades del Hospital Regional Juan Milicich de Villa Constitución aclararon que Jorge Rossi, el dirigente de Amsafé que difundió en dos audios su peregrinar por los efectores locales, “fue atendido por nuestros profesionales”, y que siguió el derrotero de su enfermedad en el sistema privado.

Tanto la directora del Samco, María del Carmen Soraire, como el vicediretor, Julio Isaac, aseguraron que Rossi fue atendido, que “se le cambió la medicación” y que volvió a su domicilio porque su situación de salud no era para una internación. Y si bien reconocieron que hay demoras en la atención, advirtieron que el paciente “no quiso ingresar al módulo de espera”, donde había mucha gente. “Jamás se deja de atender a un paciente, es cierto que los protocolos hacen más lenta la atención, pero nunca queda alguien sin ver”, dijo la profesional, y consideró que el deterioro que pueda sufrir posteriormente la persona no es atribuible a la espera en una guardia.

Jorge Rossi padecía de Covid19, algo que se confirmó recién este viernes. El jueves 17 grabó dos audios donde denunciaba que había peregrinado por el hospital y el sanatorio sin recibir la debida atención. El domingo fue internado en el Sanatorio Rivadavia, donde este jueves perdió la vida. Su testimonio, por momentos desesperado, se difundió y terminó repercutiendo en los medios locales y regionales. La Capital publicó un adelanto de la historia en esta misma página.

El caso llegó a las autoridades sanitarias. Soraire explicó: “Es como él -por el docente- dice. Pero se llevó una frazada y esperó afuera porque no quiso entrar en el módulo que teníamos para pacientes. Tenemos los servicios saturados y habrá habido unas diez personas aguardando para ser atendidas antes. Hubo una espera, pero no fue de mucho tiempo, y el paciente se quedó afuera”.

La médica recordó que, una vez atendido, Rossi siguió el tratamiento en su domicilio con una nueva medicación y con su profesional de cabecera, que en algún momento evaluó la internación por la involución de su estado. “Esto lamentablemente ocurre y tiene distintas evoluciones, pero siempre hemos atendido a los pacientes. Hay un tiempo de espera, no es como la atención común. En el módulo Covid los profesionales tienen que cambiar su indumentaria y elementos de protección con cada paciente. Eso demora un poco todo, pero se atiende. El procedimiento fue correcto, la medicación fue suministrada y todo el resto del derrotero de la enfermedad lo hizo en forma privada”.

La profesional no tiene -no lo tenía cuando dialogó con este diario- la fecha y la hora exacta en que Rossi fue atendido. Quizás haya sido después de los audios. No obstante, aclaró: "Nuestra acción fue de un día. Ocurre que un paciente puede presentar una evolución desfavorable en poco tiempo, que cuando se lo atiende tenga los parámetros normales, y a las 48 horas ataque irremediablemente los pulmones. Esta enfermedad es muy culposa. Se culpa al centro asistencial, se culpa al profesional, pero lo cierto es que se trata de la enfermedad misma. No tenemos por ahora más elementos desde la medicina para tratarla”.

Por último, Soraide se refirió al sistema de salud en su conjunto en el marco de esta pandemia que está saturando a todos los efectores y pone al límite a los profesionales. “Es una situación que nos desborda a todos, hay médicos contagiado, profesionales muertos; lamentablemente estamos en una pandemia. No podemos ocuparnos de 40 personas a la vez, y la evolución de la enfermedad no depende del tiempo que tardemos en atenderlos. Pero dejar a un paciente sin atención, eso nunca”, remató.

En la misma sintonía, el vicedirector Isaac recordó también que Rossi siguió el tratamiento en forma ambulatoria y bajo la esfera de la salud privada. “Sabemos que fue atendido una vez, se lo evalúa de acuerdo a su estado. Este es el protocolo. Y es real que tenemos muchas más consultas. Estamos en una cresta de la ola donde la espera puede ser mayor, está justificada, porque las bajas del sistema de salud también son reales y es muy difícil reemplazar a los profesionales. Después, la enfermedad, la evolución del virus, no es algo que podamos adivinar”.

Por su parte, Susana Ludner, delegada de Amsafé, reconoció que Rossi fue atendido finalmente en el hospital, y que después de una crisis terminó internado en el sanatorio. “Después del cierre de las actividades presenciales en los gremios no teníamos tanto contacto. Nos enteramos de lo que le estaba pasando y nos contactamos con el hospital para que lo recibiera. Nos contó que tenía una bronquitis fuerte. Después supimos que estaba en el Rivadavia, donde los partes eran desalentadores”, comentó la dirigente, aunque aclaró que no le correspondía hablar de lo que fue el derrotero médico de su compañero.

Jorge no tenía hijos, sus sobrinos viven en Buenos Aires y en Paraná. Sus afectos estaban en su actividad, donde era especialmente apreciado, sobre todo por los jubilados. “Una persona muy reconocida, muy querida”, resumió la dirigente sindical.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario