La Región

Descartan que un hombre haya muerto por negligencia médica

Es el caso del paciente de 65 años de un sanatorio de Casilda quien falleció mientras le practicaban una endoscopia.

Lunes 24 de Septiembre de 2018

La causa de muerte del hombre de 65 años que hace unos días falleció en un sanatorio de Casilda mientras se le practicaba una endoscopia no tiene relación con el estudio médico al que fue sometido, por lo que está prácticamente descartada la posibilidad de que el fatal suceso haya sido producto de una mala praxis o negligencia médica como se había sospechado inicialmente.

Así lo expresan los resultados preliminares de la autopsia llevada adelante en el Instituto Médico Legal de Rosario al no detectarse lesiones compatibles con el procedimiento endoscópico que se le realizó al paciente que, todo indica, murió por otras razones.

Todavía resta por conocerse el informe de los estudios patológicos complementarios que serán determinantes para establecer definitivamente las causales del deceso que adquirió una fuerte resonancia mediática al asemejarse al desgraciado episodio sufrido por la periodista y diputada porteña, Débora Pérez Volpin, quien murió sorpresivamente el 6 de febrero pasado durante una endoscopía en el quirófano del Sanatorio de la Trinidad, en Palermo.

El caso es investigado por el fiscal del Ministerio Público de la Acusación de Casilda, Juan Pablo Baños, tras una denuncia interpuesta por el hijo del hombre fallecido ante la sospecha de que su padre fue víctima de un mal accionar médico aunque las medidas llevadas adelante para esclarecer el hecho no arrojaron indicios en tal sentido, según revelaron fuentes judiciales consultadas por LaCapital.

El lamentable hecho se produjo el 10 de este mes cerca de las 19 en el Sanatorio Primordial donde el paciente ingresó por una endoscopia baja ya programada y falleció, lo que motorizó, denuncia mediante, la investigación que se está llevando adelante para despejar dudas.

Aunque la causa no está cerrada lo surgido a través de las actuaciones se encamina a deslindar responsabilidades por parte de los profesionales intervinientes cuyo accionar fue respaldado desde el primer momento por la institución sanatorial a instancias de un comunicado donde, como dio cuenta este diario, sentó posición al "entender que los procedimiento médicas fueron correctamente ejecutados", lo que ahora parece haber sido confirmado por la autopsia.

Otro suceso fatal

Al lamentable fallecimiento ocurrido hace casi dos semanas se sumó recientemente otro en el mismo establecimiento sanitario, que también está siendo investigado por la Justicia.

Se trata del deceso de una mujer de 72 años cuyo episodio fue denunciado por su hija a principio de esta semana en el Ministerio Público de la Acusación casildense ante la presunción de que hubo negligencia médica.

El nuevo caso está en manos de la fiscal, Lorena Aronne, quien ordenó el secuestro de documentación y la historia clínica de la paciente fallecida así como de cámaras de seguridad del sanatorio para el chequeo de imágenes al tiempo que requirió un informe médico forense sobre las causas de muerte, en base al material colectado y elevado para su análisis.

El hecho se produjo el sábado de la semana pasada luego de que la mujer ingresara al sanatorio acompañada de la hija que denunció lo sucedido. Luego de ser examinada en el área de guardia la trasladaron a una sala donde aparentemente se descompensó al no ser medicada pese a fuertes dolores en su pecho, razón por la cual fue derivada por el cardiólogo que la atendió después de una larga espera a terapia coronaría donde falleció.

"Es una negligencia que mi mamá haya estado dos horas y media y no la atendieron", dijo su hija Adriana, en declaraciones a la prensa local para visibilizar su indignación y desconsuelo.

Las denuncias por presuntos casos de mala praxis médica reflejan en alguna medida, al margen del resultado que arrojen las investigación, la sensación de disconformidad que muestra gran parte de la sociedad casildense en relación a la calidad del servicio de salud, especialmente en efectores privados. Tales comentarios de reprobación suelen escucharse en diferentes ámbitos o ser visibilizados en las redes sociales donde abundan críticas al respecto, fundamentalmente cuando trascienden públicamente episodios como los ocurridos recientemente.

Ante la situación este cronista consultó la opinión de la secretaria de Salud, Marisel Rosetti, quien si bien aclaró que el Estado no tiene injerencia en materia de control de las atenciones médicas en el ámbito privado excepto por cuestiones vinculados a casos epidemiológicos, planteó la necesidad de generar herramientas que posibiliten tal intervención.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario