La Región

Cumplieron 70 años de casados y lo festejaron con hijos, nietos y bisnietos

El humilde matrimonio celebró la casi inédita fecha con 150 personas entre familiares, amigos y vecinos de la población santafesina de Pilar

Lunes 15 de Octubre de 2018

El matrimonio Maisa-Risso celebró, una vez más, su aniversario de casados en familia. Pero esta vez fue especial. Saben que llegaron a una edad en la que los festejos se vuelven trascendentes y las celebraciones son plenas junto a hijos, nietos y bisnietos. Ayer cumplieron 70 años de casados y lo festejaron en el Club Estrella de Pilar, localidad a 80 kilómetros al oeste de la ciudad de Santa Fe. Allí, se reunieron más de 150 personas entre familiares, amigos y vecinos que consideraron el encuentro como una ocasión especial para compartir la felicidad que sienten Angelina y Euclides por los años compartidos.


"La vida de ellos no fue fácil. Papá, de 92 años, es de San Carlos y mamá, de 90, nació en Las Tunas. La mayor parte de su vida renegaron como empleados de tambos en la región. Pasaron miseria, pero a pesar de lo duro que se planteó su existencia salieron adelante", contó a La Capital una de sus hijas, Rita.

El matrimonio tuvo ocho hijos, Vilma, María del Carmen, Graciela, Raúl, Blanca, Rita, Norma y Norberto quienes le dieron con el paso de los años 12 nietos y 14 bisnietos. Según narró Rita, "un ángel pasó por nuestras vidas. Mis padres tuvieron una hija especial, Norma, que vivió 32 años y a la que le dedicaron todo su esfuerzo. El dinero que entraba era para atenderla. Entonces los demás hermanos, a pesar de la edad, salíamos a trabajar para ayudar a la economía familiar y así asistir las dificultades de Norma".

"Mis hermanos y yo fuimos al Colegio Santa Marta de Pilar, las mayores estudiaron como pupilas porque vivían en el campo y las traían al pueblo en un carruaje llamado volanta. Lo que más recuerdo son los guardapolvos tan almidonados que quedaban parados. Aun las monjas se sorprendían porque, pese a la miseria, la limpieza y prolijidad siempre fueron prioridad para asistir a la escuela", recordó la hija.

Hace 61 años Euclides sufrió un accidente. Cayó de un tractor y se lastimó seriamente una pierna con el arado. "Debido a eso tuvo que permanecer un año y medio en Córdoba y mi mamá cuenta que tuvo que seguir adelante con los seis chicos que tenían entonces y había días en los que no tenían para comer", relató Rita, y remarcó: "Sin embargo pudo salir adelante con mucho esfuerzo. Siempre se las arregló y nunca bajó los brazos. Antes no había mucha ayuda porque la vida era difícil para todos. Esa fue una de las grandes cosas que admiro de nuestros viejos".

Y acotó: "Por lo de la pierna y problemas de columna mi papá se jubiló joven, pero tuvo que salir a trabajar porque el dinero no alcanzaba. Un día comenzó a hacer quintas y mamá a hacer dulces y pickles. Les fue muy bien y ahora son muy famosos por esos productos, que se popularizaron como "Dulces y pickles de la Nona Maisa".

pilar2
En familia. El matrimonio fue agasajado ayer con una fiesta para  celebrar la vida. Angelina y Euclides tuvieron ocho hijos, 12 nietos y  14 bisnietos.
En familia. El matrimonio fue agasajado ayer con una fiesta para celebrar la vida. Angelina y Euclides tuvieron ocho hijos, 12 nietos y 14 bisnietos.

Defensa de los principios

"Las claves para vivir felices tantos años fue la defensa de los principios que siempre nos inculcaron a los hijos. Nos enseñaron a trabajar, ayudábamos con las tareas del hogar, barríamos patios, hacíamos mandados y, ya más grandes, fuimos a la secundaria y aprendimos oficios. Todo en un marco de mucho amor y respeto", agregó.

Todos sus nietos pasaron por la casa de los abuelos porque el que no vivía en el campo estaba en un pueblo vecino y se quedaban con los abuelos. Hoy albergan a una bisnieta que vive en Nuevo Torino y asiste a la escuela en Pilar.

Tras aclarar que sus padres están muy bien de salud, la mujer contó: "Hace días mi papá, con 92 años, trasplantó 500 plantines de cebolla. Son un verdadero ejemplo de vida".

Y resaltó: "Pese a las dificultades nuestros padres siempre se preocuparon de que no nos faltara nada. Priorizaron siempre el bienestar, la salud y la educación. Recuerdo una vez en que mi padre no tenía plata para pagar la visita al médico y llenó un carrito de leña para pagar con eso. Uno a veces se queja, pero hay que mirar un poco para atrás para valorar cómo estamos hoy y agradecer por tenerlos con nosotros y con buena salud", dijo.

"El último trance fue la inundación de 2007, cuando tuvieron en la casa más de 1,5 metro de agua. Fue grave, pero nos dieron una lección. Nos decían que habían pasado tantas que no les importaba y se preocupaban por nosotros, que no podíamos entender por qué nos tocaba vivir esa situación".

Los casamientos de sus hijos fueron motivo de grandes celebraciones. "La fiesta la pagaban ellos y nos dieron siempre lo mejor. Ahora tuvieron la orquesta que les gusta, Los Auténticos del Ritmo", contó la hija, y agregó que gran parte del dinero para la fiesta lo ahorró su madre en secreto.

Angelina y Euclides son muy cerrados a la hora de hablar sobre sentimientos. Pero sin embargo, traslucen los motivos que llevaron a la pareja a la reciente celebración de las bodas de titanio. Nada menos que siete décadas, 840 meses o 25.550 días de sacrificios y esfuerzos pero también de alegría y felicidad, con la clave de ellos para lograrlo: respeto, amor y volver a elegirse todos los días de la vida.

Otro caso, Utilia y José

En Sastre, Utilia Biancotti y José Pretto, también celebraron hace poco sus 100 años de vida y festejaron 70 años de compartir la vida. Entre ellos hay un mes de diferencia y la familia organizó un gran almuerzo. Así revivieron la alegría de esa historia de 70 años de convivencia y una familia de cinco hijos, 17 nietos y cuatro bisnietas.

Se conocieron en unas vacaciones a los 30 años y desde aquel momento nunca se volvieron a separar. Utilia nació en Rafaela. Su familia estaba ligada a la fotografía, pero ella se inclinó por la música. Se recibió de profesora de piano y en Sastre fue partícipe de las fundación del Instituto Juan Bautista Alberdi en 1957, una de las escuelas secundarias en la cual trabajó unos 20 años. Fue quien compuso la música del actual himno de la institución. "No había nada en ese momento. Su creación fue muy importante porque se ha formado mucha gente en el lugar", recuerda con una memoria intachable. También fue ama de casa y apasionada por la pintura. Pintó hasta los 90 años.

José es de Sastre. Hasta hace poco se lo veía a diario junto a su inseparable bicicleta. Fanático del tango, del jazz y aficionado al ajedrez. "En mi vida hice de todo", destacó entre risas. Antes de conocer al amor de su vida, fue peluquero. Luego trabajó como corredor de seguros y fue comerciante dedicado a la venta de indumentaria y zapatería.

Contrajeron matrimonio en 1949. Tras disfrutar su luna de miel, la pareja vivió en Alcorta, donde estuvieron poco. José ya trabajaba como corredor de seguros y el destino los llevó nuevamente a Sastre.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario