La Región

Conmoción en Ceres por fumigaciones ilegales que se volvieron a reiterar

En menos de tres meses por tercera vez los vecinos denunciaron violaciones a las ordenanzas que regulan las aplicaciones

Viernes 26 de Enero de 2018

Por tercera vez en menos de dos meses los vecinos de Ceres denunciaron violaciones a la ordenanza que regula la aplicación de agroquímicos. En la madrugada del miércoles último más de 10 vecinos del barrio Pedro de Vega, alertados por los fuertes olores, dieron parte a la policía y a los inspectores municipales que acudieron al lugar.

Según contaron después, las tareas se realizaban en horas de la madrugada justamente para eludir los controles y a la mayoría de los vecinos que a esa hora descansan. También señalaron que las autoridades detuvieron la aspersión a pesar de la resistencia que, en principio, opuso el operario del "mosquito", un tractor autopropulsado con brazos metálicos que se utiliza para asperjar agroquímicos.

Inmediatamente se procedió a detener la fumigación. Según relatan los vecinos, el fumigador, en un principio, se habría negado a retirar la máquina del potrero, situación que luego cambió, procediéndose al secuestro de la misma.

El municipio del departamento San Cristóbal, de poco más de 25 mil habitantes, cuenta desde 2012 con una ordenanza que prohíbe las fumigaciones en un radio de 700 metros.

Fumigación cruzando la calle

El campo en el que los vecinos detuvieron la aspersión está cruzando la calle de las últimas viviendas.

Según narraron en un comunicado difundido por los Vecinos Autoconvocados de Ceres, "el campo pertenece a René Vaudagna, quien estaba en conocimiento de la prohibición, y lo alquiló a la empresa Balsuar 3, perteneciente a los productores Mariano Bertolotti y Mauricio Prochetto".

También detallaron que "en el tanque de la máquina había 1.600 litros de agrotóxicos, entre ellos el cancerígeno glifosato y dos más, presumiblemente herbicidas de mayor toxicidad".

En ese sentido, los vecinos esperan ahora el resultado del análisis de las muestras que se tomaron del tanque para determinar qué productos se estaban aplicando. "Si hubiera 2,4-D sería muy grave ya que la aplicación de este herbicida fue prohibido en la provincia de Santa Fe por resolución ministerial a una distancia de mil metros de los centros poblados", argumentaron.

"La máquina fumigadora con su carga letal, fue decomisada y escoltada hasta el destacamento de la Guardia Rural Los Pumas, ubicada al lado del destacamento de la Asociación Bomberos Voluntarios", dijeron, y señalaron que "esta situación generó otros conflictos porque el mismo se encuentra dentro de la zona urbana y los vecinos no aguantan el olor".

Para los vecinos, este hecho se suma a otros que sufren por la falta de determinación del municipio, respecto a la existencia de 15 depósitos de agrotóxicos "que deberían haber sido erradicados de la ciudad, desde que rige la ordenanza, ya que establecía un plazo de tres años para que se trasladen fuera de la zona urbana".

"A la vez, el Juzgado de Faltas está inactivo respecto de lo que se refiere a toma de denuncias por fumigaciones y la consiguiente aplicación de sanciones, aunque anoche la Policía Municipal redactó el acta de infracción", remarcaron los vecinos.

Finalmente los vecinos pidieron la intervención del Ministerio Público Fiscal, ya que estas denuncias terminan siendo tomadas como una contravención y una violación al Código de Faltas de la provincia cuyas facultades para aplicar condenas no resultan equivalentes al terrible daño que supone la contaminación de personas, suelo, agua y aire con agrotóxicos. "En este sentido, las víctimas de las fumigaciones ilegales quedan claramente desamparadas", concluyeron.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario