la_region

Conmoción en Casilda por un crimen en pleno centro

La víctima tenía antecedentes por delitos menores y una mala relación con el asesino.

Viernes 17 de Noviembre de 2017

La comunidad de Casilda amaneció ayer conmocionada por un asesinato registrado en pleno centro de esta ciudad cabecera del departamento Caseros. El vallado policial en la zona del crimen potenció aún más el impacto social que causó el brutal suceso que tuvo como víctima a un hombre de 41 años con antecedentes delictivos por hechos menores que, al parecer, tenía problemas de vieja data con el presunto homicida, quien fue detenido a las pocas horas del hecho.

   Eran cerca de las 4 de la madrugada cuando el sospechoso estacionó su vehículo Renault Scenic sobre calle Tucumán a pocos metros de su intersección con Ovidio Lagos. Antes había estado realizando su labor de conserje en la sede del Casilda Club donde habría mantenido una discusión con el sujeto que fue a buscar y terminó matando.

   Leandro Brizola —la víctima— estaba sentado junto a unos amigos al lado de la puerta del bar y minimarket de la estación de servicio YPF ubicada en la esquina de Lagos y Tucumán. En un momento determinado se levantó y salió caminando en dirección hacia el rodado donde se hallaba quien a la postre sería su matador. Según pudo saberse, Brizola se dirigió al vehículo acompañado primero de un amigo, quien sin embargo no sufrió heridas.

   El agresor entonces se bajó del auto y le descerrajó al menos cinco disparos, de los cuales cuatro impactaron contra su cuerpo y lo hirieron de gravedad, no obstante lo cual alcanzó a dar unos pasos hacia el bar y se desplomó frente a la entrada.

Esfuerzos vanos

Después de efectuar los disparos, el homicida se dio a la fuga en su vehículo, tras exhibir su arma al resto de las personas que se hallaban en el lugar. Uno de estos testigos emprendió la persecución a bordo de su moto, aunque tuvo que desistir de su propósito luego de que por poco no lo impactaran nuevos disparos efectuados por el asesino.

   La víctima malherida volvió a la estación de servicio, donde calló desplomada en el suelo.

   Posteriormente, Brizola fue trasladado de urgencia por una ambulancia del Sies al Hospital provincial San Carlos. Empero, al ingresar al efector, cerca de las 4.20 de la madrugada, su estado era sumamente crítico y no alcanzaron los esfuerzos para intentar reanimarlo y salvarle la vida.

   Así lo indicaron fuentes hospitalarias que, además, revelaron que el paciente presentaba orificios de bala en las zonas del tórax y extremidades superiores.

   Si bien no fue ventilado públicamente, este diario pudo saber que el proyectil que le provocó la muerte habría atravesado uno de sus brazos para terminar impactado en el corazón.

   La trágica noticia no tardó en correr como reguero de pólvora y desatar una catarata de comentarios y especulaciones de todo tipo, las que se vieron reflejados fundamentalmente en las redes sociales.

A maltraer

La persona asesinada ayer habría tenido a maltraer desde hacía tiempo al hombre que finalmente lo asesinó luego de, aparentemente, tener que lidiar con situaciones de violencia y agresiones por las cuales incluso lo habría denunciado en agosto pasado por amenazas contra su hija, en el marco de la vigencia del nuevo sistema procesal penal. Es más, a partir de esa denuncia, el hombre fue citado por Fiscalía,pero recién se presentó hace poco tiempo.

   "Aunque un crimen no se puede justificar bajo ningún punto de vista se ve que este hombre se cansó de padecerlo y lo mató", dijo crudamente ayer a La Capital una vecina que, lejos de sorprender con su apreciación, ratificó la mirada de la mayoría de los testimonios que dieron cuenta sobre la conflictiva relación entre víctima y victimario.

   El presunto criminal, identificado como Jorge V., de 65 años, fue apresado en inmediaciones de su domicilio de Rivadavia al 1400, ubicado enfrente del complejo habitacional Fonavi del barrio Granaderos a Caballo, donde residía el hombre asesinado, que además, aseguran, frecuentaba la sede del club que atendía su presunto matador y donde solía "jugar a las maquinitas".

Acción rápida

El arresto lo concretó, orden judicial mediante, personal de la Policía de Investigaciones (PDI) de Casilda que además secuestró el arma homicida, entre otros elementos de interés para la causa. "Se actuó rápido y el sospechoso del crimen ya está detenido, lo que será fundamental para esclarecer lo sucedido", se limitaron a indicar fuentes de la investigación en medio de un total hermetismo.

   Tras cometer el hecho, el presunto autor se alejó del lugar pero a las pocas horas ya fue capturado frente su domicilio cuando estaba por ingresar al garaje. No obstante, se desconoce cuál fue el recorrido exacto que hizo con su vehículo desde el momento que habría salido en busca de su víctima hasta su detención. Para ello los investigadores podrían echar mano a cámaras de seguridad ubicadas en distintas zonas para evaluar si fueron registradas imágenes que puedan ayudar a reconstruir los movimientos.

   El caso está en manos del fiscal Juan Pablo Baños, quien ya dispuso una serie de medidas investigativas y hoy le hará conocer al detenido, en el marco de la audiencia imputativa fijada para las 10.30, los fundamentos del delito de homicidio simple que se le achaca y por el cual se espera pida a la jueza interviniente, Mariel Minetti, que dicte su prisión preventina.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario