La Región

Confirman prisión preventiva para el principal acusado de la desaparición de Paula Perassi

El juez Carlos Carbone confirmó la resolución apelada por la defensa de Gabriel Strumia, quien cumple prisión en la cárcel de Piñero. Y dispuso que el juicio se realice en un plazo "que no supere el mes de marzo de 2019".

Jueves 08 de Noviembre de 2018

El empresario Gabriel Strumia, uno de los imputados por la desaparición de la joven sanlorencina Paula Perassi, ocurrida en 2011, deberá permanecer otros seis meses más con prisión preventiva luego de la resolución adoptada hoy por la Justicia.
Strumia se encuentra acusado de "aborto sin consentimiento seguido de muerte" y "privación ilegítima de la libertad agravada", imputación que comparte con su esposa Roxana Michl, su empleado Antonio Díaz y la partera Mirta Rusñisky.
Hoy, en la Oficina de Gestión Judicial, el juez Carlos Carbone dispuso confirmar parcialmente la resolución apelada y prorrogó la prisión preventiva del empresario por seis meses más a partir de la fecha, al tiempo que dispuso que el juicio oral contra el imputado no se realice más allá de marzo de 2019. Esta mañana, el padre de Paula, Alberto Perassi, dijo que la familia "no quiere otra que el juicio".
Embed
La abogada de Strumia, Narela Sirio, solicitó la revocación de la prisión preventiva de sus defendido argumentando que había cumplido el plazo de tres años detenido en prisión preventiva, explicando que se había excedido el límite temporal máximo previsto por el Código Procesal Penal. El fiscal Donato Trotta señaló a su turno que los plazos que han transcurrido "también afectan a los familiares de las víctimas". Y que hace menos de una semana hubo una audiencia de similares características y que "se están discutiendo los plazos de la prisión preventiva y no su procedencia".


El caso. Paula salió de su casa en San Lorenzo el domingo 18 de septiembre de 2011, después de recibir una llamada telefónica y nunca regresó. Al día de su desaparición, Paula tenía 34 años, estaba casada con Rodolfo Ortiz y tenía dos hijos varones de dos y seis años de edad en aquel entonces.

Con el transcurrir de la investigación salió a la luz que ella mantenía una relación sentimental con Strumia, entonces un empresario de Puerto San Martín de 41 años, y que estaba cursando las primeras semanas de un embarazo fruto de este vínculo.

La hipótesis de la acusación es que Paula fue obligada a abortar y su organismo no resistió el procedimiento causando su muerte, lo que derivó en la posterior desaparición del cuerpo, que aún no fue hallado.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario