La Región

Confirman el pago de haberes a los municipales

Tras 18 días de conflicto hoy el municipio cancelará la deuda salarial y los empleados levantarán el paro de actividades.

Miércoles 27 de Noviembre de 2019

Después de 18 días de paro sin asistencia a los lugares de trabajo, que incluyó movilizaciones y cortes de ruta, finalmente los empleados municipales de Carcarañá retomarán sus actividades cuando hoy el gobierno local termine de pagar el porcentaje que adeuda de los sueldos de octubre.

Si bien el municipio, como dio cuenta ayer LaCapital, ya había obtenido fondos para cancelar lo deuda recién cumplimentará el pago en la fecha, porque los trabajadores reclamaron que sea en efectivo y no por sistema bancario para evitar descuentos por compras con tarjetas de crédito y otras operaciones que impliquen débitos.

La Intendencia atendió el pedido aunque pagará a cada trabajador por medio de cheques que, una vez cobrados, marcarán el final de un largo conflicto que mantuvo en vilo a la comunidad y encontró su máxima visibilidad con la fuerte movida que la semana pasada tuvo como escenario a la autopista Rosario-Córdoba, donde trabajadores, familiares, vecinos y sindicalistas de distintas seccionales del sur santafesino manifestaron el malestar con la interrupción del tránsito durante una hora y media.

Ello fue la antesala de un encuentro con representantes políticos locales para intentar una salida al problema, pero no reportó el resultado esperado y la falta de respuestas siguió tensando la situación.

Recién al iniciarse esta semana llegó un principio de solución cuando la intendenta, Verónica Schuager, realizó a la conducción gremial un ofrecimiento para pagar lo adeudado por medio de un préstamo que el municipio tomó en una institución local, lo que terminó allanando el camino para que al fin los empleados cobren por medio de valores.

De no surgir imprevistos los empleados de planta permanente volverán a trabajar en la jornada de hoy, lo que posibilitará normalizar las prestaciones de los servicios públicos que al estar paralizadas desde hace casi tres semanas generaron consecuencias para los vecinos, especialmente en materia de higiene por la falta de recolección de residuos y tareas de desmalezado y mantenimiento.

El pago acordado permitirá sanear los salarios del personal efectivo, por lo que los precarizados seguirán la protesta en reclamo de la regularización de sus remuneraciones que, en algunos casos, suman dos meses.

"Aunque se logró que los empleados de planta mañana (por hoy) terminen de percibir el dinero que falta para completar los haberes de octubre, es una vergüenza tener que lidiar con este tipo de demoras para cobrar los haberes, que debieran pagarse en tiempo y forma", dijo ayer a este diario el secretario general del Sindicato de Trabajadores Municipales de Carcarañá, Gastón Paz. Y en esa línea lamentó que los trabajadores "tengan que pasar por esta situación de angustia y desesperación al punto que muchos ya no tenían ni para comer e incluso a un trabajador le cortaron la luz por falta de pago".

El gremialista lejos de relajarse por el pago de los sueldos atrasados, dijo seguir "preocupado por lo que se avecina ya que nos anticiparon que sólo pagarán (en estos días) el 50 por ciento de los sueldos de noviembre, con lo cual el panorama que tenemos por delante no es bueno y más aún si se tiene en cuenta que en diciembre también el municipio tiene que pagar aguinaldos", responsabilidad que heredará la próximo gestión que asumirá el 10 de diciembre.

Conciliación en Chabás

A pocos días de levantarse la medida de fuerza que llevaron adelante los trabajadores comunales de Chabás en demanda de salarios impagos, se desató un nuevo conflicto a causa de la cesantía de un empleado eventual y una serie de cambios de funciones que realizaban otros trabajadores, lo que fue interpretado por el gremio como una suerte de represalia al plan de lucha protagonizado recientemente.

La cuestionada decisión del gobierno local desembocó en un paro de actividades en el corralón comunal que fue desactivado ayer luego de una audiencia en la delegación rosarina del Ministerio de Trabajo, que dictó una conciliación obligatoria, la que también implica reincorporar al cesanteado y dar marcha atrás con las objetadas modificaciones. Así lo explicó el secretario general del Sindicato de Trabajadores Municipales de Casilda y Comunas Adheridas, Walter Britos, al culminar la reunión en el organismo laboral.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario