Abuso sexual

Condenan a 16 años de cárcel a un hombre por abuso sexual de 2 chicas

Además el individuo agredió en otra ocasión a su propia hija biológica a la que le propinó un puñetazo y le arrojó agua caliente.

Jueves 26 de Julio de 2018

En el marco de un juicio oral desarrollado en los Tribunales Provinciales de Casilda un hombre fue condenado a 16 años de prisión por abusar sexualmente de dos chicas y lesionar a su propia hija.

La sentencia sobrevino a partir de una investigación efectuada por la fiscal adjunta del Ministerio Público de la Acusación de esta ciudad, Lorena Arone, quién aportó pruebas suficientes para demostrar la culpabilidad del acusado.

Carlos Reynoso había sido denunciado a principio de 2017 en la Comisaría de la Mujer de su localidad natal de Vera por abusar de una sobrina y la hija de su, por entonces, pareja en la ciudad de Casilda, donde el abusador residía desde hacía tiempo, lo que derivó en su detención, y posterior imputación con prisión preventiva.

La fiscal interviniente avanzó y reunió evidencias para probar la responsabilidad penal del imputado en esos episodios delictivos de índole sexual y otros surgidos en el proceso investigativo y que también le achacó a Reynoso, por quién pidió una condena de 22 años que no prosperó pero su condena lo obligará seguir estando por un largo tiempo detrás de las rejas.

Así lo dispuso por medio de un fallo unánime el tribunal integrado por los jueces Carlos Pareto, Juan José Tutau y Griselda Strologo, al dictarle 16 años de prisión efectiva por los delitos de "lesiones leves dolosas agravadas por el vínculo; abuso sexual con acceso carnal agravado en dos hechos y amenazas coactivas en carácter de autor, en concurso real entre sí y abuso sexual con acceso carnal agravado".

Los abusos

El sujeto, quien está alojado en la cárcel de Piñeiro, sometió a la hija de quien era su pareja en inmediaciones de un circuito de mountain bike, situado sobre bulevar Argentino y Catamarca, donde la llevó engañada con la excusa de que le haría conocer lugares de la ciudad.

Y también abusó en su domicilio del barrio Nueva Roma de una sobrina que había venido desde Vera a pasar unos días de vacaciones a Casilda sin imaginar que también terminaría siendo víctima de una experiencia dolorosa y aberrante.

Tras contar la triste experiencia, familiares de ambas menores radicaron en aquella localidad del norte santafesino la denuncia que recaló en la Fiscalía Casilda y que motorizó una investigación que también posibilitó comprobar que el abusador había agredido y lesionado en otra ocasión a su propia hija biológica a la que propinó un puñetazo y arrojó agua caliente.

"Este tipo de hechos por los que terminan siendo condenados sus responsable contribuyen para que las personas que son víctimas se acerquen a denunciar y tengan confianza en el accionar de la Justicia", indicaron ayer a LaCapital fuentes cercanas a la investigación.

Este caso, el 35º juicio oral y público efectuado por la Fiscalía Regional 2ª Circunscripción, empezó en Casilda el pasado 25 de junio y concluyó anteayer con la lectura de la sentencia contra Reynoso, quien fue representado por la defensora pública Evangelina Bonacalza.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario