La Región

Con el Vuelvo a Estudiar Virtual, 500 santafesinos terminaron la secundaria

Martín, Silvia y Analía, tres historias de superación y ganas de cumplir con sueños que finalmente se hicieron realidad.

Domingo 20 de Enero de 2019

Medio millar de jóvenes y adultos pudieron saldar la deuda pendiente del secundario a través de la modalidad virtual del Vuelvo a Estudiar, del Ministerio de Educación. Tres historias de vida dan cuenta de estos logros.

El Vuelvo a Estudiar Virtual es un programa semipresencial para que más personas puedan terminar el secundario, tiene actualmente 4.620 estudiantes matriculados en toda la provincia. Y en 2018 egresaron los primeros 530 santafesinos a través de esta modalidad del programa.

"Si hasta acá pude, por qué no ir por más", dice Martín Blanco, un rosarino de 37 años que trabaja en el sector metalúrgico y que, tras haber obtenido el título secundario mediante el plan Vuelvo a Estudiar Virtual, se anima a encarar Medicina. Ya tiene los cuadernillos de ingreso a la UNR y se empezó a preparar para dar un paso más en su meta de superación personal. Y Martín no es el único que sigue por ese camino.

"Siempre les decimos a los estudiantes que este es sólo el principio, que después se animen a seguir estudiando una carrera de nivel superior. Sabemos que son personas adultas que trabajan y muchas tienen sus familias, pero vale la pena. En Santa Fe abrimos carreras de nivel superior. Tenemos una amplia oferta de tecnicaturas y profesorados gratuitas para que todos tengan una oportunidad", amplió la ministra de Educación, Claudia Balagué, y agregó que en 11 años la matrícula de los institutos estatales subió un 69 por ciento".

El primer paso

A partir del 2015, la provincia desarrolló la tercera línea de acción estratégica del plan Vuelvo a Estudiar, la modalidad llamada Virtual (89 por ciento de cursado a través de la Plataforma Educativa y 11 por ciento presencial), que busca ampliar las posibilidades de cursado del nivel secundario con una opción semipresencial para jóvenes y adultos, la mayoría de ellos trabajadores.

"Yo había empezado el secundario pero en ese momento falleció mi papá y tuve que dejar. Me quedó una cuenta pendiente y cuando mi mujer vio lo del Vuelvo, me anotó. Le dije que no podía porque trabajaba, pero vimos que era virtual y que tenía que ir sólo una vez por mes a clase, me cerró todo", dice Martín. Y cuenta que se siente preparado para el desafío de estudiar una carrera universitaria. "Siempre me gustó Medicina pero no podía porque no tenía el secundario. Estos tres años del Vuelvo a Estudiar Virtual nos fueron preparando para entrar en la facultad, con la interdisciplina que es una manera distinta de estudiar; y tengo todos los conocimientos frescos", sostiene.

"Empecé el profesorado"

Durante el último año del Vuelvo Virtual, Silvia Quiroz, una empleada doméstica de 42 años, cursó en paralelo algunas materias del primer año del Profesorado de Nivel Primario en el Instituto Superior Nº 40 Mariano Moreno, de la ciudad de San Cristóbal. "Cuando me recibí, presenté el título en el profesorado, pero ya había avanzado bastante con el 1º año", asegura.

De adolescente, al proceder de un hogar con una economía justa y vivir a cien kilómetros de San Cristóbal, se le dificultó el secundario. "A los 15 años vine para la ciudad pero me dediqué a trabajar en casas de familia, después tuve hijos. Así que un poco por eso y otro poco porque tenía miedo de no poder, vergüenza y pudor, no fui a un Eempa. Después, una de mis patronas me dijo que estaba el Vuelvo, me anoté y estoy muy conforme", comenta.

La elección de una carrera de profesorado tiene que ver con que "toda mi vida estuvo atravesada por la docencia: siempre fue mi sueño ser como mis maestras de primaria, y trabajé en casas de docentes. El último año me costó sostener las dos cosas al mismo tiempo —el Vuelvo y el profesorado—, más mi hogar y el trabajo, pero voy a seguir estudiando. Me daré un gusto porque me encanta aprender, superarme. Y si no me va del todo bien en la carrera, por lo menos tendré la tranquilidad de decir que lo intenté", destaca Silvia, orgullosa del ejemplo que da a sus seres queridos. Su madre, con 70 años, terminó en un Eempa y su hija es la primera de toda la familia en ir a la universidad.

Perfeccionarse

Analía Favot, de 36 años, quiere estudiar una carrera vinculada con la administración de empresas y está averiguando opciones para este 2019. Vive con su familia en Castelar, a 50 kilómetros de San Jorge, y el Vuelvo a Estudiar Virtual le permitió también cerrar la cuenta pendiente del secundario.

"Además de mis tres hijas, me ocupo de llevar la contabilidad de mi marido, que es productor agropecuario. Me gusta hacerlo y quiero perfeccionarme porque cuando las nenas sean más grandes quizá pueda dedicarme a administrar empresas. No me animo a estudiar para contadora pero busco algún curso virtual de administración o seguir en un instituto de alguna ciudad cercana", dice.

Sobre las herramientas que le dio el Vuelvo, del cual egresó el año pasado, sostuvo: "Pienso que estamos muy preparados; nos tuvimos que familiarizar con la tecnología y la computadora, usamos programas que jamás pensé que iba utilizar. Se aprendió mucho y se nos despertó la curiosidad".

Esa curiosidad la llevará ahora, tanto a ella como a Martín, Silvia y muchos más, a sondear el camino de la educación superior.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});