La Región

Con asistencia multitudinaria, los peregrinos marcharon a San Nicolás

Los caminantes ocuparon casi todo el trayecto. Fueron a pedir, agradecer y prometer. Historias de vida en una nueva prueba de fe.

Domingo 08 de Septiembre de 2019

"Nos informan que hay gente que ya está llegando al santuario". El dato, proporcionado por alguien de la organización en el límite norte de Villa Gobernador Gálvez, daba cuenta ayer de la masividad que tuvo la 26ª peregrinación a San Nicolás. Faltaba casi media hora para que la imagen de la virgen María pasara por debajo del llamado puente a Cargill y, hacia el norte, la hilera de gente se extendía hasta el horizonte.

Este año, la procesión se hizo bajo el lema "Con María, misionera de la caridad, llevemos a Cristo a los demás". Los organizadores estimaron que se podía duplicar la asistencia respecto de años anteriores, y la cantidad de gente que desfiló a lo largo de kilómetros y kilómetros pareció darles la razón.

Munidos de palos que hacían la vez de bastones, protegidos con gorras y muchos con lentes ahumados, "armados" con botellas de agua para hidratarse durante el trayecto, los peregrinos comenzaron a marchar desde muy temprano, adelantándose al paso del grueso de la extensa columna humana, donde los feligreses portaban la imagen de la virgen.

Como en otras ediciones, podía verse ayer mucha gente joven, y este año, muchos de condición humilde. "Parece que esta vez vienen más a pedir que a agradecer", comentó un policía que ordenaba el tránsito.

Oficialmente, la actividad comenzó a las 10 con la exposición de la carroza en la imagen de María frente a la catedral de Rosario. Luego, la peregrinación partió hasta Arijón y Ayacucho, donde se da formalmente por iniciada la marcha. Pero mucho antes que eso, algunos más apurados iniciaron la caminata muy temprano, al punto que se los vio marchando antes de que se organizara el operativo de tránsito en la ruta 21, por donde pasa la columna. Además de los bomberos, también formaron parte del operativos los veteranos de Malvinas, que portaron su tradicional rancho de campaña.

Todo estaba previsto para que la imagen de la virgen pasara a las 17 por Pueblo Esther, a las 20 en Arroyo Seco, a las 23 en Pavón y a las 2 de la mañana por Villa Constitución. Pasadas las 5, se preveía llegar a destino para asistir a la misa presidida por el arzobispo de Rosario, Eduardo Martín.

Según se señaló desde el Arzobispado de Rosario, este año las intenciones de la peregrinación girarán en torno a varios temas, entre ellos "las vocaciones sacerdotales, la vida, los jóvenes y los pobres". Cabe señalar que se previeron misas previas a las 4 y a las 5 en el Santuario, en tanto que desde las 6, se concretará la adoración al Santísimo.

Prometer, pedir y agradecer

Ezequiel Maximiliano Ríos tiene 40 años. Su pequeña hija Priscila, hoy de 9 años, sufrió poco después de nacer una enfermedad que obligó a internarla en terapia intensiva. "Prometí entonces que si mejoraba iba a venir todos los años a esta peregrinación, y lo hice", cuenta Ezequiel. Sus plegarias dieron sus frutos: el 4 de enero de este año, Priscila fue sometida a un trasplante de médula ósea en el Sanatorio Británico de Buenos Aires. Las promesas se cumplían.

Ayer, Ezequiel marchaba junto a Verónica Studer, fiel compañera de caminata que lo acompaña siempre. "Le agradezco a la virgen por darle la bendición a mi hija, y también por la casa que conseguimos", dijo el papá.

Diego Agüero tiene 29 años y hace ocho que marcha a San Nicolás. A su lado, Facundo Fleitas también formaba parte del grupo de caminantes. Al igual que Fiama Fernández, de 21, participan de la peregrinación desde hace seis años. "Pedimos por trabajo y salud, lo demás viene solo", dijo Facundo, resumiendo el sentir del grupo.

Al paso de la marcha se dispusieron puestos sanitarios asistidos por médicos, residentes y enfermeros, con la colaboración del Sies. Se armó también un operativo de seguridad y tránsito con Gendarmería, Protección Civil y las direcciones de Tránsito de las distintas localidades.

También se organizaron durante el trayecto distintas actividades, como en Pueblo Esther, donde se montó un escenario donde se esperaba a los peregrinos con música y un oratorio de campaña, armado bajo un gazebo.

Los vendedores ambulantes también se hicieron la jornada, con su oferta de churros, pastelitos, tortas fritas y asadas, en el algunos casos fruta.

Con la llegada de la imagen, podía verse también un cartel que rezaba "Con María y Jesús vayamos al encuentro de los más necesitados".

Carlos Vallejos tiene 40 años y trabaja en la General Motors. Es la cuarta vez que camina hasta San Nicolás, pero no fueron consecutivas. "Hoy estoy suspendido en la empresa. Me decidí y arranqué, a ver si cambia algo con la fe. Cuando lo hice mes fue bien, y como no estamos bien, decidí salir y jugármela", narró ayer.

Cerca suyo, Gabriela Ojeda, de 25 años, y Micaela Núñez, de 26, caminaban por la ruta 21. Es la cuarta vez que lo hacen, y la segunda que encaran la caminata juntas. "Vengo a agradecer, por la familia, por el trabajo y la carrera" dice Gabriela. Ambas estudian enfermería, son amigas desde los 11 años y marchan también "porque amamos a María".

Como ellas, fueron miles las personas que marcharon hacia San Nicolás, renovando sus votos de fe, esperando llegar a destino, prometiendo, pidiendo, agradeciendo.

en marcha. La columna más compacta se armó en torno a la imagen, que los feligreses cargaron hasta la ciudad bonaerense,

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario