La Región

Casos recientes que llaman a la precaución

El caso de Aguirre se suma a otros episodios ocurridos en aguas del Paraná, tanto en Rosario, en las islas entrerrianas como en otras jurisdicciones. Algunos fueron resonantes y obligaron a intensas búsquedas.

Jueves 08 de Febrero de 2018

El caso de Aguirre se suma a otros episodios ocurridos en aguas del Paraná, tanto en Rosario, en las islas entrerrianas como en otras jurisdicciones. Algunos fueron resonantes y obligaron a intensas búsquedas.

El 11 de diciembre, personal de Prefectura encontró el cuerpo sin vida del Matías Parisi, de 26 años, un pescador que había caído a las aguas del río a la altura de los silos Davis. Lo hallaron en cercanías de la estación Fluvial, a la algura del club Obras Públicas. Parisi cayó al agua el 9 de ese mes, en momentos en que estaba pescando con amigos y aparentemente se enganchó con una línea.

El domingo 7 de enero, el matrimonio compuesto por Adhemar Albornoz y Silvia Pérez se precipitó en las profundidades del río a metros de la boca del riacho El Bobo, en jurisdicción de Timbúes. Habían salido a navegar con sus hijos y una sobrina. La mujer se sumergió y, como no salía a la superficie, su esposo se lanzó para ayudarla, pero también se perdió en las profunidades. El lunes por la tarde, apareció el cuerpo sin vida de la mujer, y al día siguiente hallaron al hombre. En el lugar, el río tiene una profundidad de 15 metros y no hay playas habilitadas.

Un día antes que desapareciera el matrimonio, un joven que se había arrojado al río con un amigo en una zona no habilitada del balneario municipal de Paraná no salió a flote.

Días después, el 13 de enero, Pablo Zárate, de 38 años, se sumergió en el río a la altura del parador Isla Verde, frente a Rosario, adonde había ido junto a un grupo de amigos. Era un sábado. El lunes siguiente, un llamado al 911 alertó sobre la presencia de un cuerpo sin vida flotando en la zona del canal, a la altura del estadio de Rosario Central. Era Pablo.

Más cerca en el tiempo pero más lejos en la geografía, una niña de 5 años y su abuela perdieron la vida el 8 de este mes al ser arrastradas por las aguas del Paraná en la capital de Corrientes. Antes de morir, la mujer, de 54 años, había logrado rescatar a otros dos niños, familiares de la pequeña, con quienes jugaba.

Casos recientes que llaman a extremar las medidas de precaución a la hora de querer disfrutar del río.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});