La Región

Caso Perassi: San Lorenzo marchó contra la impunidad

Una multitud se movilizó por las calles de la ciudad, en una convocatoria que superó a las anteriores. Conmovedora carta de la mamá.

Jueves 19 de Septiembre de 2019

El caso Paula Perassi, la mujer desaparecida en San Lorenzo el 18 de septiembre de 2011, dejó una sensación de vacío e impunidad en la población. Será ese el motivo por el cual la marcha convocada ayer para reclamar Justicia haya sido más convocante que otras. Porque el 2 de mayo de este año las nueve personas que habían sido sentada en el banquillo de los acusados fueron absueltas y quedaron libres.

A ocho años de la desaparición de Paula, la ciudad volvió a ser escenario de una convocatoria que, bajo el lema "Sin Paula Perassi no hay nunca más", reunió a vecinos, familiares, amigos y a numerosas organizaciones sociales.

Encabezada por Alberto Perassi y Alicia Ostri, los padres de la víctima, una columna compacta comenzó a recorrer a las 18.40 la avenida San Martín hasta la emblemática esquina de los bancos.

Una cuadra y media de vecinos y organizaciones, con mucha presencia femenina, avanzó en forma organizada hasta el lugar donde ya se habían montado un escenario y un equipamiento que anunciaban la masividad del acto.

Como en todas las convocatorias, no faltaron los cánticos. "Acá falta Paula, a ver si nos entendemos, porque hace ocho años que la desaparecieron", se escuchaba corear. "Orgullo memoria, justicia y verdad, por eso decimos «aquí nunca más»", gritaban.

Los grupos feministas, los más comprometidos en la organización, se iban pasando el micrófono, y tanto Alberto como Alicia cantaban al compás de los manifestantes. "Paula Perassi, presente, ahora, y siempre".

Se escuchó una canción del cantautor sanlorencino Diego Tobozo sobre la lucha por la aparición con vida de Paula. Y se cantó "No hay nada más difícil que vivir sin ti", de Marco Antonio Solís. Mientras, desde el micrófono se escuchaba: "En esta ciudad falta Paula Perassi, mamá de dos niños y embarazada".

Al paso de la marcha, desde los negocios que se levantan de avenida San Martín salían empleados y dueños para apoyar a los manifestantes.

Al llegar, después de las largas cuadras en pleno corazón sanlorencino, mujeres leyeron un documento en el que hicieron hincapié en la impunidad, el poder económico del cordón industrial, la trata de personas y la droga como herramienta de poder.

Contra los poderes

A la hora de hablar, Alberto Perassi ofreció un discurso crítico cuestionando a los poderes político y económico, tanto provincial como local, y al aparato judicial.

"Acá hay mentiras, hay pactos de silencio y hay mucha Plata. Me equivoqué cuando dije en estos años que había un teléfono político y una billetera con dólares, hay un barco lleno de dólares", disparó. Y se preguntó: "Que hicimos de mal con mi familia? Esta bien, Paula se enamoró de la persona equivocada, y esa persona tuvo un crecimiento económico en su momento muy importante. Lamentablemente después lo ayudaron desde la Unidad Regional XVII", acusó.

Por último, volvió a preguntarse: "Que vamos a hacer? Nos vamos a quedar sin nada? Los necesito a ustedes (los presentes) para seguir luchando, no tenemos otra alternativa".

La carta de Alicia

La manifestación estuvo precedida por un hecho conmovedor. Por primera vez, Alicia Ostri compartió por redes sociales un escrito propio en el que le habló a su hija: "Hace ocho años que no estás con nosotros. Te desaparecieron un 18 de septiembre de 2011. Hasta el día de hoy no sabemos nada de vos. Me dejaste dos hijos hermosos, Lucas de 6 años y Agus de 2 años y 8 meses. De ese entonces la estoy remando para criarlos", dice la madre. Y le habla de los chicos: "Muy buena conducta en la escuela y en el deporte y con sus compañeros. Los abuelos están siempre, las tías también, y un padre «ausente».

"Pasamos noches sin dormir pensando qué te hicieron. Te fuiste a enamorar de una persona sin corazón, pero no pensaste lo que te iba a pasar. Y tus hijos preguntando todos los días «¿cuándo viene mamá?»".

"Nos hicieron todos los desprecios que pudieron. Nos robaron, nos destruyeron una camioneta de un cliente, nos rompieron todos los vidrios del frente, nos pusieron una cruz y muchas cosas más. Lo más triste fue cuando nos pusieron custodia, que eso fue lo peor que pasamos, ¡teníamos que salir con custodia todos los días!".

Entre otros conceptos, la carta recuerda que "tres semanas atrás dijeron que estabas enterrada en la curva de la Ruta 34, es una vergüenza, ¡Basta de decir cosas que no es, basta por favor! Hay personas que saben bien qué pasó con vos", dice el escrito, en el que la mujer se muestra agradecida por el apoyo recibido.

Informe: Fabrina Donato

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario