.

Caso Perassi: denegaron eximición de prisión a uno de los policías acusados

La Cámara de Apelaciones rechazó el planteo de Gabriel Godoy y seguirá en arresto domiciliario. También había pedido salidas laborales

Jueves 21 de Diciembre de 2017

La Cámara de Apelación en lo Penal de Rosario rechazó el pedido de cese de prisión domiciliaria y salidas laborales de Gabriel Godoy, uno de los policías detenidos e imputados de encubrimiento en la causa por la desaparición de Paula Perassi. De esta forma, el acusado deberá continuar, como lo viene cumpliendo hasta ahora, con el arresto domiciliario. Alberto Perassi, padre de Paula, estuvo en Tribunales con su esposa y se quejó de la sucesión de recursos y apelaciones de los imputados a los que definió como "palos en la rueda".

El vocal de la Sala III de la Cámara Guillermo Llaudet rechazó la apelación presentada por la defensa de Godoy, en una audiencia realizada en la mañana de ayer en los Tribunales de Rosario.

Godoy solicitó la eximición de prisión, que cumple en modalidad domiciliaria, y la posibilidad de hacer salidas laborales, lo cual fue rechazado tanto por la Fiscalía como por la querella que representa a los hijos menores de edad de Paula.

El domingo 18 de septiembre de 2011, Paula Perassi recibió una llamada telefónica en su casa de San Lorenzo alrededor de las 20, y minutos después salió con el pretexto de buscar la tarea para uno de sus hijos, pero nunca regresó. En la investigación se estableció que Paula cursaba un embarazo producto de su relación sentimental con Gabriel Strummia, un empresario de Puerto San Martín.

La hipótesis de la causa es que Strummia, en complicidad con su empleado Antonio Díaz y su esposa Roxana Michl, llevaron por la fuerza a Paula a realizar un aborto con la partera Mirta Rusñisky. En el expediente también se dilucidó que Paula el día anterior a su desaparición había contactado un médico en un sanatorio privado de Rosario con la intención de practicarse un aborto, pero el facultativo le había advertido que a causa de una afección, en caso de realizarlo sufriría una hemorragia que pondría en riesgo su vida. Estas cuatro personas están imputadas de "aborto sin consentimiento seguido de muerte" y "privación ilegítima de la libertad agravada"

Para las partes acusadoras, el ocultamiento del cuerpo y los posteriores desvíos de la investigación fueron posibles por la participación de los policías de la Unidad Regional XVII que participaron inicialmente de la pesquisa. Estos son los efectivos Gabriel Godoy, Aldo Gómez y María Galtelli, y dos oficiales superiores Jorge Krenz y el ex jefe de la Agrupación Cuerpos Adolfo Daniel Puyol, quienes están acusados de encubrimiento agravado e incumplimiento de sus deberes como funcionarios públicos. Actualmente, los cuatro civiles cumplen prisión preventiva efectiva, mientras que los cinco policías lo hacen en modalidad domiciliaria.

"Ponen palos en la rueda"

"Siguen metiéndonos palos en la rueda con cosas como estas para demorar el juicio", dijo a LaCapital Alberto Perassi, papá de Paula, en alusión a la apelación presentada por Godoy, a la vez que dijo que confía esperanzado en que el juicio "sea el próximo año".

En la sede judicial, Perassi se sumó a la audiencia vestido con un chaleco antibalas a modo de protección por amenazas de muerte anónimas que había recibido tras la muerte de su hija. "Me lo voy a tener que comer (sic) hasta más de mitad de año. Mientras tanto, sigo con custodia personal de la Policía Federal, que me acompaña a todos lados, y la de Prefectura, que está apostada en mi casa", abundó Perassi, quien sigue trabajando como mecánico en San Lorenzo.

Desde que se reveló una oscura trama de crimen seguida de encubrimiento, Alberto Perassi sólo quiere encontrar los restos de su hija. "Queremos que esto se termine, quiero conseguir los huesos de mi hija", reiteró Perassi, quien lamentó que, tras seis años desde su desaparición, hasta ahora "nadie quiso hablar ni dice lo que pasó; nadie da una pista, nada".

En abril pasado, la jueza de trámite de Sentencia Nº 5, María Isabel Más Varela, resolvió que el juicio sea oral y público, pese a que la causa se tramita en el antiguo sistema penal escrito. Resta ahora que el Poder Judicial resuelva la fecha de inicio del proceso que, según estiman los allegados a la causa, podría ser entre febrero y mayo del año próximo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario