La Región

Casilda plantará barreras forestales para protegerse del riesgo ambiental

El programa involucra a los establecimientos educativos. Se crearán viveros comunitarios para el cultivo de plantines.

Sábado 05 de Mayo de 2018

Con la vista puesta en el cuidado del medio ambiente y la salud de la población se desarrollará en Casilda un proyecto agroecológico integral que prevé la implementación de barreras forestales en los límites del radio urbano para proteger a la población de riesgos ambientales a causa de posibles fumigaciones mal realizadas, entre otras ventajas.

Así lo dispone una ordenanza sancionada por el Concejo Municipal de esta ciudad cabecera del departamento Caseros que también declara de interés público la promoción y conservación del arbolado así como actividades afines tendiente a la "generación de un medio ambiente sustentable".

La iniciativa impulsada por los concejales justicialistas Andrés Golosetti y Pedro Sanitá y que contó con el acompañamiento del Centro de Educación Agropecuaria Nº 2 (CEA) de Casilda y un empresario local apasionado por el tema, Norberto Gentilli, tiene además la particularidad de involucrar a establecimientos educativos de la ciudad para llevar adelante el emprendimiento.

El programa contempla, entre otros aspectos, la creación de viveros comunitarios donde los jóvenes, bajo el asesoramiento técnico del CEA, realizarán el cultivo de plantines de diferentes especias arbóreas que luego implantarán en las áreas que se determinarán para la concreción de las barreras forestales. Y ese proceso será acompañado por una fuerte campaña de difusión y concientización sobre "las virtudes y beneficios de los árboles".

"La idea es generar una fuerte movida en favor de la conciencia ecológica a partir de acciones que están previstas en esta normativa que contribuye a una mejor calidad de vida", dijo Golosetti para luego destacar la participación de la comunidad en este proceso que tendrá como pata fundamental las tares que realizarán en tal sentido estudiantes secundarios de los distintos establecimientos locales.

"Este tipo de barreras —dijo— consiste en la plantación de una o más hileras de árboles ubicadas de forma adecuada para reducir la velocidad del viento y así, entre otras bondades, actuar como última instancia de contención de las derivas de aplicaciones de agroquímicos mal hechas u otras situaciones perjudiciales para la salud de la población".

El edil además dijo que la propuesta "constituye un círculo virtuoso donde la comunidad en su conjunto se involucra en la mejora cualitativa de sus condiciones de vida al corto, mediano, y largo plazo".

Inversión "simbólica"

La instrumentación de la ordenanza demandará una inversión casi simbólica para el Ejecutivo Municipal, ya que prevé crear una partida de sólo 50 mil pesos para ser afectada al objetivo que se persigue con la finalidad de velar por el bien común.

La ordenanza autoriza al municipio a suscribir convenios de colaboración con el CEA para habilitarlo a desarrollar la función que cumplirá dentro del diseñado programa agroecológico que, de no surgir imprevistos, regirá en poco tiempo y que además de la participación de estudiantes convocará a centros de jubilados, entre otras instituciones de la localidad.

La iniciativa constituye un herramienta sustancial en la protección sanitaria de los habitantes de Casilda que, como en el resto de las comunidades agrarias de la Pampa húmeda, suelen lidiar con el peligro que implica la utilización de productos fitosanitarios en campos cercanos al ejido urbano más allá de los controles que, pese a los esfuerzos, no siempre resultan infalibles o efectivos.

Entre los fundamentos de la norma también se resalta el "impacto positivo" que implica la función que cumplen los árboles para el ambiente, ya que son "purificadores del aire, moderadores de temperaturas, proveedores de sombra y de oxigenación".

Asimismo, puntualiza que "en un mundo medioambientalmente en crisis los valores del árbol se potencian a la vez que obliga a los gobernantes a generar políticas activas y permanentes a morigerar los riesgos ambientales".

Bajo esa óptica advierte que la "región y en especial nuestra ciudad no es ajena ni mucho menos a la problemática; siendo nuestra responsabilidad promover actividades desde el poder público que redunden en aportes que produzcan un impacto directo de reversión de situaciones ambientales negativas".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario