La Región

Casilda: piden 33 años de cárcel para el acusado de violar a sus cuatro hijos

Ayer fueron los alegatos finales, en los que Fiscalía y querella solicitaron la pena. La defensa pidió el sobreseimiento por prescripción de la causa.

Viernes 30 de Agosto de 2019

El Tribunal que juzga a Oscar Pardini, el hombre acusado de cometer una serie de delitos contra la integridad sexual de cuatro hijos —tres mujeres y un varón— dará a conocer el martes la sentencia que pondrá fin al resonado caso que conmueve a Casilda. Así lo confirmaron ayer los jueces Carlos Pareto, Juan José Tutau, e Ignacio Vacca tras escuchar los alegatos de cierre donde las partes esgrimieron sus planteos.

Mientras que Fiscalía y la querella consideraron probados los hechos atribuidos al imputado, para el que piden 33 años de condena, la defensa solicitó su sobreseimiento al sostener, como principal fundamento, que los delitos achacados prescribieron por el tiempo.

El mismo planteo ya fue rechazado en primera instancia y ratificado por la Cámara de Apelaciones de Rosario al considerar que los abusos se produjeron en forma "continuada" y por tal razón no prescribieron.

Tal resolución incluso fue clave para que la causa llegue a juicio bajo la calificación penal de los fiscales Marianela Luna y Emiliano Ehret, en coincidencia con el abogado querellante, Roberto Casadei, quienes aportaron evidencias para intentar demostrar que las víctimas sufrieron abusos "reiterados y continuados" desde que eran menores de edad y hasta que se fueron de la casa familiar.

No obstante, la defensa representada por Evangelina Bonacalza y Fernando Ritondale insistió con el criterio de extinción de la acción penal, además de calificar como "vagas e imprecisas" las pruebas aportadas en relación a los términos en que fue planteada la acusación. Y en esa línea consideró "excesiva" y "desproporcionada" la pena solicitada contra Pardini, al entender que "es una medida a perpetuidad" ya que el incriminado tiene 60 años y, de tener que cumplir esa condena, "se volvería inoperante la readaptación social".

El planteo fue refutado por los acusadores, que defendieron la "contundencia" de las evidencias para demostrar la culpabilidad del incriminado y cuya principal prueba es un estudio de ADN por el cual se comprobó que es el padre de la nena que hace 19 años dio a luz una de las hijas de las que abusó. Su testimonio estremeció como el expuesto por las otras víctimas, que también declararon sin la presencia de su padre para evitar el impacto emocional de tener que enfrentar la situación. Tal es así que una de las hijas abusadas, quien hoy no reside en Casilda, optó por no presentarse para no revivir momentos que aún la afectan.

Pardini no solo se mostró "inmutable" durante el juicio, sino que hasta tuvo el "cinismo" de "victimizarse" al plantear que Fiscalía "armó" las acusaciones en su contra.

Y esa actitud parece compadecerse con la extraña personalidad del acusado, al que aún no pocos casildenses recuerdan por su fuerte vinculación con la iglesia local, donde era ministro de la eucaristía, y como un hombre correcto, aunque luego en su casa no tenía reparos en arremeter contra sus hijos.

"Jugaba a Cristo y era un diablo"

"Un lobo con piel de cordero". Esa fue la frase que utilizó el fiscal Ehret para sintetizar el perfil del acusado. "Que lo hayan visto socialmente como un buen tipo le funcionó de blindaje para esconder lo que le hacía dentro de la casa, donde ejercía violencia física, verbal, sexual y psicológica contra sus hijos", sostuvo.

También apuntó, a partir de explicaciones brindadas por especialistas que atestiguaron, a la "manipulación" de las víctimas, que creyeron "normales" los hostigamientos hasta que se fueron de la casa y aprendieron a ver "las cosas de otra manera". Al menos así lo admitió el único hijo varón de Pardini tras contar el calvario que sufrió al igual que sus hermanas cuando convivían en la casa familiar de calle Saavedra.

La indiferencia de acusado fue tal que al hablar en el juicio, más que brindar su versión de los hechos, "omitió las imputaciones", como apuntó Luna. La fiscal indicó que la pena solicitada "se basa en la gravedad de los hechos que cometió ya que tenía pleno dominio de los actos" aprovechándose de "la vulnerabilidad de sus víctimas".

Casadei, en tanto, dijo que "está acreditado que Pardini se valió de su poder de padre para abusar, ultrajar y corromper a sus hijos a fin de satisfacer sus perversos y oscuros deseos". Y tras sostener que "no hubo un solo testimonio que lo favorezca", dijo que "estos hechos no pueden quedar impunes porque este personaje marcó con fuego y daño a sus hijos" tras indicar que "mientras jugaba a ser Cristo, en su casa era el diablo".

La investigación judicial arrancó en 2017 luego de una denuncia impulsada por la hija a la que Pardini violó y dejó embarazada cuando tenía 14 años. Luego tomaron la misma decisión tres de sus hermanos que también padecieron abusos, lo que desembocó en el juicio cuya sentencia se conocerá el martes próximo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS