La Región

Casilda: la crisis en la empresa estatal de gas sumó otra renuncia

La grave crisis financiera en la que se encuentra sumergida la empresa que presta los servicios de gas y recolección de residuos en Casilda y de lo cual dio cuenta La Capital sumó una nueva renuncia.

Viernes 09 de Agosto de 2019

La grave crisis financiera en la que se encuentra sumergida la empresa que presta los servicios de gas y recolección de residuos en Casilda y de lo cual dio cuenta La Capital sumó una nueva renuncia.

El que ahora pegó el portazo, tal como lo había anticipado este medio, fue el gerente la firma Servicios Casildenses Sapem, Carlos Testa, quien desde hace tiempo venía evaluando el alejamiento, que concretó el miércoles.

Se trata de la segunda dimisión registrada en solo dos días luego de la desvinculación del ex sindico, Juan Andrés Demmi, quien no dudó en responsabilizar al municipio del desfinanciamiento de esta sociedad anónima con participación mayoritaria del Estado local y que adeuda a la distribuidora Litoral Gas unos 35 millones de pesos.

Testa vinculo su alejamiento a una serie de situaciones que le generaron "desgaste, agotamiento e inconvenientes personales y familiares", según dijo aunque apunto con mayor fuerza contra el gobierno local.

"Nunca reconoció que la deuda de Sapem no fue generada por esta administración sino por el desfasaje que significó no haber actualizado el canon municipal por el servicio de residuos", sostuvo. Y en esa línea recordó haberle pedido reiteradamente a la Intendencia que realice tal reajuste para evitar un desequilibrio como el que sucedió, aunque desde la administración municipal insisten con que el actual descalabro financiero de la empresa obedece a razones que escapan a su responsabilidad.

En tal sentido, apuntan contra la empresa distribuidora del servicio Litoral Gas, que "se negó a suscribir un nuevo convenio de pago", como ya dijo a este medio la asesora legal e integrante del directorio de Sapem, Patricia Ferraretto, quien además aseguró que "de no haber sido así, esta situación de desequilibrio no se hubiese producido".

Pero más allá de las diferencias de criterio lo cierto es que el difícil momento que atraviesa Sapem intranquiliza a propios y extraños y exige al poder político local definiciones que ayuden a resolver la problemática, lo que deberá surgir del consenso con la vista puesta en un objetivo común.

G. O.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario