La Región

Buenas prácticas agrícolas o cómo maquillar un verdadero genocidio

Miércoles 27 de Noviembre de 2019

La organización Paren de Fumigarnos respondió también a la actividad oficial presentada por el gobierno de la provincia de Santa Fe en la que se mostró el balance del programa Buenas Prácticas Agropecuarias (BPA), bajo el argumento de que a través del mismo "se logra el cumplimiento efectivo de la ley de productos fitosanitarios y la de conservación y manejo de suelos". Para el conglomerado de vecinos "las BPA no son una respuesta a todas las agresiones de este modelo. Son solo una estrategia de las corporaciones agroindustriales con la complicidad de los gobiernos, para lograr consenso social, confundir a la población y seguir ganando dinero para un sector concentrado del capital agroindustrial, financiero y especulador, en detrimento de la salud y el bienestar de un pueblo".

En los últimos 20 años, la cantidad de agrotóxicos arrojados en la parte más poblada de la Argentina, aumentó en más del 1.000 por ciento pasando ya cómodamente los 500 millones de litros anuales. "La resistencia de las malezas aumenta, las inundaciones se hacen cíclicas y el cambio climático se hace sentir. La deforestación y la pérdida de biodiversidad son incesantes. Todo inherente y consecuencia de este modelo agrícola químico dependiente, inventado por las corporaciones y avalado por todos los gobiernos de turno", manifestaron desde el colectivo ambientalista.

Los 39 campamentos sanitarios implementados por la Facultad de Ciencias Médicas de la UNR como practica final para que los alumnos se reciban de médicos, se ventila el crecimiento de las enfermedades en pueblos de cuatro provincias que duplican o triplican los índices medios nacionales, y que solo tienen en común el modelo agroindustrial y las fumigaciones con agrotóxicos.

Este resumen, no puede expresar la desesperación de los enfermos ni el dolor por los fallecidos. Pero pretende ser claro. Las BPA son un intento a algo parecido a humanizar la guerra a través de pactos internacionales. En la guerra las armas matan, en este modelo los tóxicos intoxican y a la larga matan.No debe haber un modelo que envenena, debe haber uno que respete la vida.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario