La Región

Autopista Rufino-Rosario: afirman que no arranca porque subió 70 por ciento el asfalto

Además aducen que la obra no comienza por problemas legales de algunas empresas constructoras en causas de corrupción.

Jueves 27 de Septiembre de 2018

El brutal incremento del precio del asfalto sumado al involucramiento de algunas empresas constructoras en la causa de las fotocopias de la corrupción hizo que se posponga el inicio de la obra de autovía Rufino-Rosario que tendría que haber comenzado en febrero de este año. Al menos eso se desprende de una reunión celebrada en Buenos Aires con autoridades del gobierno nacional por parte del titular de la Comisión Autopista, Ovidio Butani, y el senador del departamento General López, el radical Lisandro Enrico.

La gran devaluación del peso argentino hizo que el aumento del asfalto fuera de más del 70 por ciento. La incertidumbre en torno al futuro del dólar también incide en la consolidación del precio sumado a la descontrolada inflación que repercute también en ese sentido.

Butani y Enrico participaron en Buenos Aires de una reunión con la administradora de Vialidad Nacional, Patricia Gutiérrez; Eduardo Plasencia, coordinador de Gestión de ese organismo; Alvaro Quiroga, director de Asuntos Públicos del Ministerio de Transporte de la Nación y los senadores Jesús Rasetto del departamento Iriondo y Rodrigo Borla, del departamento San Justo, quienes también plantearon a los funcionarios sus inquietudes por obras viales correspondientes a sus respectivos departamentos.

En el encuentro, la delegación santafesina consultó a las autoridades respecto de las demoras en el inicio de las obras de la autopista, particularmente en el tramo comprendido entre Rufino y el acceso a San Eduardo, que deberían haber comenzado en febrero.

Las explicaciones esgrimidas por Gutiérrez y Plasencia giran en torno a las dificultades que las empresas deben afrontar por la importante suba en el valor del asfalto, que está en el orden del 70 por ciento. Además estimaron que respecto de las empresas adjudicatarias involucradas en conflictos judiciales, su situación se definirá en pocos días.

Presupuesto

Con relación a la cuestión presupuestaria, evaluaron que el Estado nacional está en condiciones de afrontar los costos "porque no es necesario realizar todo el aporte junto, lo importante es que se inicien las obras. Nos dijeron que en la medida que se normalice la situación, se van a revisar los contratos y precios porque el incremento del asfalto fue muy importante".

Asimismo, Butani y Enrico transmitieron a los funcionarios sus inquietudes por el mantenimiento de la ruta 33 luego del retiro del peaje. Como respuesta obtuvieron que el consorcio encabezado por Helport —encargado de realizar el tramo restante de la autopista por el sistema PPP—, "ya está a cargo del mantenimiento y conservación, es decir corte de pasto, trabajo de bacheo y atención de emergencias".

Además, Butani solicitó a Gutiérrez realizar una visita a la región, a los efectos de disipar dudas sobre el inicio de las obras y llevar tranquilidad a la ciudadanía, reafirmando que los dos tramos de la obra, de Rufino a San Eduardo y de allí a la A-012, se concretarán.

Con respecto a la situación judicial de la empresa Supercemento, que es una de las que figura en los famosos cuadernos o fotocopias de las coimas, Enrico dijo que "el Estado no puede argumentar que la obra no empieza porque la empresa tiene un problema judicial, porque no podemos esperar un juicio que puede durar varios años. No obstante, ellos quieren agotar un proceso con Supercemento para ver si siguen o no adelante, porque hay directivos comprometidos. En 10 o 15 tienen que tener definición respecto de si la obra la hace Supercemento, cómo lo hace o si otra empresa se hará cargo".

Ruta 7 cortada

En paralelo, Enrico elevó un reclamo por la ruta nacional 7, que permanece cortada desde la crecida de la laguna La Picasa: "Pedí que se estudie la posibilidad de mantenerla y no hacer un desvío como se proponía, sino darle circulación al tramo que está cortado. Nos respondieron que lo iban a estudiar, que conocen la situación de la ruta y que van a ir tomando algunos informes para determinar el nivel de la laguna La Picasa y evaluar si es posible remover lo que queda sobre la ruta, defenderla y tapar baches", precisó.

"El problema de la ruta 7 es que hasta hace poco tenía el agua al borde de la cinta asfáltica, ahora bajó y cuando baje un poco más creo que se puede restablecer el tránsito. Son 10 kilómetros que están en medio de la laguna, pero pedimos al menos una circulación asistida para poder mover a la ruta, habilitando el paso", dijo Enrico.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario