Arrancó la construcción de un canal aliviador para prevenir inundaciones
Las obras beneficiarán a las localidades de Arequito, Casilda, Sanford, Los Molinos y Chabás. Se efectuará una inversión de 130 millones de pesos
Aunque unos días más tarde de lo previsto al fin se puso en marcha en jurisdicción de Arequito la construcción del canal aliviador con desembocadura hacia al río Carcarañá que permitirá proteger de inundaciones áreas urbanas y rurales de ésta y otras localidades también del departamento Caseros como Los Molinos, Sanford, Chabás y Casilda.

La ejecución de la obra encarada por la provincia con una inversión que supera los 130 millones de pesos comenzó hace poco más de una semana y avanza a buen ritmo, lo que tranquiliza a los pobladores y productores de la zona.

Es que desde hace tiempo se viene esperando por soluciones en esta región del sur santafesino que ya soportó situaciones de emergencia hídrica que pusieron en riesgo la seguridad de vecinos además de causar daños y pérdidas millonarias.

"Esta anhelada obra es muy importante porque beneficiará no sólo a nuestra localidad sino a toda la zona", aseguró la jefa comunal de Arequito, Paola Forcada, al tiempo que valoró la decisión política del gobierno provincial de llevar adelante un proyecto que, por diferentes factores, se vio postergado durante décadas.

Similar opinión manifestó el representante de la minoría en la comisión comunal arequitense al sostener que se trata de "una de las obras más importantes en materia de infraestructura de los últimos 40 años". Y en esa línea destacó "el esfuerzo que en varias décadas hicieron productores agropecuarios y dirigentes de la zona para concretar éste proyecto".

Los trabajos que están siendo realizados por la empresa adjudicataria Menara Construcciones y que, de no mediar imprevistos, estarán terminados a principios de 2020, fueron definidos a instancias del consenso luego de un largo proceso que dejo atrás viejas controversias generadas en torno a la problemática hídrica que se busca resolver.

"Estamos muy conformes, ansiosos y expectantes con esta obra que esperamos desde hace años para prevenir inundaciones y las consecuencias que trae aparejadas", coincidieron en señalar a LaCapital agricultores de la zona.

Aunque todavía falta bastante para la culminación de la obra su inicio también generó una fuerte sensación de tranquilidad y alivio fundamentalmente en las localidades de Sanford y Chabás que, como dio cuenta oportunamente LaCapital, fueron sacudidas no hace tanto tiempo por inundaciones que pusieron en vilo a sus habitantes.

Esos episodios tan dolorosos como aún recordados movilizaron no sólo a los damnificados sino al conjunto de las poblaciones de la cuenca de La Candelaria para reclamar a la provincia medidas que están cada vez más cerca de plasmarse en hechos concretos.

La obra, que fue contemplada dentro de la ley endeudamiento sancionada por la Legislatura santafesina, comprende una extensión de 30 kilómetros, que incluyen 41 alcantarillas nuevas y reemplazos, con un volumen de excavación de 270 mil metros cúbicos de tierra. Las maquinas retroexcavadoras ya están afectadas a las tareas que deberán estar culminadas en 180 días.