La Región

Arrancan las obras en el Paseo de la Libertad, que tendrá nuevos espacios

A pedido del municipio, se agregarían espacios complementarios. En diciembre arman el obrador y en enero comienzan los trabajos

Domingo 18 de Noviembre de 2018

La reconstrucción del Paseo de la Libertad, en San Lorenzo, está a punto de iniciarse. Los técnicos de las firmas Mundo Construcciones y Dinale, adjudicatarias de los trabajos, le hicieron saber al intendente de la ciudad, Leonardo Raimundo, que el mes que viene encararán el cerramiento del perímetro y el montaje del obrador, para arrancar en enero con los trabajos, y es casi un hecho que se sumarán tres nuevos espacios: un espigón de pesca, un solárium y un embarcadero para lanchas de transporte a las islas. Se llega así al final de la historia que comenzó el lunes 11 de abril de 2016, cuando parte de la estructura se desmoronó y el paseo quedó partido literalmente en dos.

En rigor, el contrato de adjudicación ya había sido firmado el 8 de octubre, pero ahora se conocieron más detalles de los plazos a cumplir y se introdujeron para su estudio las variantes propuestas por el municipio, a fin de optimizar la funcionalidad del paseo y cubrir falencias históricas de la ciudad. La obra, presupuestada en 243 millones de pesos, tiene un plazo de ejecución de 14 meses.

Las transformaciones serán sustanciales en los aspectos arquitectónico y estético. Al extenderse sobre tierra firme, la estructura será más sólida, favorecerá el escurrimiento de las aguas de lluvia, contará con mejores condiciones de accesibilidad para personas con movilidad reducida y se integrará visualmente al entorno natural, ya que se han seleccionado materiales específicos con este propósito.

Los trabajos, financiados por la provincia, constituyen un aporte fundamental en la protección contra inundaciones, y de revalorización arquitectónica de unos de los sitios históricos más emblemáticos de la provincia y el país

La obra consistirá en la colocación de tablestacas (pantallas de contención) de acero de 25 metros de largo, en una extensión de 300 metros aproximadamente, con el fin de proteger la costa de la potencial erosión provocada por el agua. Detrás de las tablestacas se asegurará el drenaje superficial mediante la construcción de una pasarela-canal, de hormigón armado, que evacúen las aguas que se acumulen en el predio.

El proyecto se completa con otras obras complementarias, como el perfilado del predio, la ejecución de una solera impermeable para la derivación de las aguas, y la construcción de una canaleta sobre la explanada con pendiente sur a norte, que colectará las aguas que escurren por las barrancas y las pasarelas, entre otras.

Asimismo, se realizarán trabajos urbanísticos en el sector superior de la barranca, accesos peatonales al paseo, en el hito recordatorio, en el mástil y en el mirador; pendientes (taludes), disposición de pasarelas peatonales, espacios con equipamiento para sentarse e iluminación. En el nivel de intermedio e inferior se realizará un espacio de mayor superficie que posibilite la realización de espectáculos, reuniones, ferias, y en el nivel inferior un paseo con posibilidad de circulación vehicular eventual.

El derrumbe

El 11 de abril de 2016 fue especial para San Lorenzo. La noche de esa jornada, aproximadamente a las 23.30, unos 40 metros lineales de calle y 80 de vereda, una escalinata entera de ingreso y un volumen de barranca difícil de determinar se desmoronaron estrepitosamente en el Paseo de la Libertad, sobre la ribera del Campo de la Gloria. La fabulosa obra de ingeniería, orgullo de San Lorenzo, quedó parcialmente bajo el agua.

La estructura de cemento, inaugurada el 15 de marzo de 2009, cedió. Por suerte, no había gente, porque hubiese sido una tragedia. Unos 80 metros de barranca se habían desprendido, los hierros de las barandas quedaron retorcidos como alambres, y algunas farolas que adornaban el paseo boyaban en el agua. La escalinata central de bajada al río había desaparecido.

Más de dos años

A partir de entonces, se inició un derrotero que llevó más de dos años, hasta tener la noticia del inicio de los trabajos. Así lo recordó Raimundo en diálogo con LaCapital: "La misma noche en que se produjo el colapso, hablé con el ministro de Infraestructura y Transporte, José León Garibay, y al día siguiente me llamó el gobernador Miguel Lifschitz para decirme que nos quedáramos tranquilos, que la estructura se iba a reconstruir y que San Lorenzo volvería a tener su paseo. Llevó un tiempo, porque primero había que analizar las causas del problema, y armar un nuevo proyecto superador. El gobernador contrató al Instituto Nacional del Agua, cuyo informe demandó casi un año de estudios, sobre los cuales se elaboró el proyecto. Después vino la licitación, la adjudicación y la firma del contrato en octubre", reseñó.

Inminente

El miércoles, el intendente recibió junto al secretario de Obras Públicas, Leonardo Seoane, y el concejal Hernán Ore, a los directivos y técnicos de la UTE que llevará adelante la construcción. "Nos dijeron que en diciembre se monta el obrador y se aísla el predio, y en enero la obra arranca definitivamente. Ya están encargadas las placas de tablestacado, que es el elemento diferencial del proyecto, porque es una pared de metal que impedirá el ingreso de agua", explicó. Y destacó que ésta será "la obra de contención hídrica más trascendente que encara la provincia para el año próximo".

Aunque Raimundo se mostró prudente y no quiso darlo como un anuncio, estaría acordado que las constructoras agregarán a la obra general tres espacios que fueron solicitados por el mismo municipio: un muelle de pesca, con todo el equipamiento para la actividad, un embarcadero para lanchas de pasajeros que conecten la ciudad con las islas, y un solárium; es decir, un espacio forestado, con bancos, reposeras de hormigón y una especie de espigón para que la gente pueda ir a tomar sol o simplemente a descansar y distraerse).

"Estas obras están dentro de las alternativas adicionales del contrato, o sea que las mismas empresas podrían hacerse cargo recuperando la estructura preexistente", dijo el mandatario, y remató: "San Lorenzo no tiene playa, porque el calado del río es muy profundo, no cuenta con un muelle de pesca ni con un embarcadero público, algo impensado para una ciudad ribereña como la nuestra, esto vendría a saldar una deuda histórica que tiene San Lorenzo para con su gente".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});