La Región

Arranca el juicio contra un acusado de abusar de sus cuatro hijos en Casilda

A una de sus hijas la violó y dejó embarazada de una nena que hoy ya tiene 19 años. El ADN es la prueba más contundente en contra del imputado.

Miércoles 21 de Agosto de 2019

Un hombre acusado de haber violado a una hija que dejó embarazada de una nena —que ya tiene 19 años—, y abusar de otros tres hijos cuando también eran menores de edad comenzará a ser juzgado hoy en los Tribunales Provinciales de Casilda.

Se trata de Oscar Pardini, de 59 años de edad, quien se sentará en el banquillo ante un tribunal presidido por el juez Carlos Pareto y que también integran sus pares Juan José Tutau e Ignacio Vacca.

De esta manera se llegará al final del proceso judicial iniciado hace más de dos años cuando el sujeto en cuestión fue denunciado para luego ser detenido y, posteriormente, imputado con prisión preventiva por los delitos de abuso sexual con acceso carnal, abuso sexual gravemente ultrajante agravado y en concurso con corrupción de menores.

Piden 33 años de prisión

Los fiscales de la causa Emiliano Ehret y Marianela Luna pedirán en coincidencia con el abogado querellante, Roberto Casadei, una condena de 33 años de prisión en base a una serie de evidencias tendientes a demostrar la culpabilidad del incriminado contra quien se espera que declare más de una treintena de testigos.

Si bien el juicio oral y público estaba previsto inicialmente para marzo fue pospuesto al surgir un pedido de la defensa para intentar, informe psicológico mediante, que se declare la inimputabilidad del acusado, lo que fue descartado luego de que una junta médica determinase que Pardini estaba en condiciones de afrontar el juicio.

La estrategia no logró alterar la causa judicial que ya había quedado firme luego que el año pasado, como dio cuenta La Capital, la Cámara de Apelaciones en lo Penal de Rosario confirmase el fallo de primera instancia por el que fue rechazado un planteo de prescripción de acción penal del imputado al considerarse que los hechos se sucedieron en forma "permanente y continuada" desde hace más de 20 años hasta que las victimas se fueron la casa patera, por lo que comienza a contarse a partir del último de los episodios ocurridos.

Esa decisión, tomada por el camarista Javier Beltramone, ratificó lo resuelto por la jueza penal de Casilda, Mariel Minetti, quien no había hecho lugar al pedido de nulidad de la acusación y sobreseimiento al entender, precisamente, que los hechos investigados no habían prescriptos.

Resolución inédita

Caber recordar, tal como también publicó este diario, que lo resuelto fue inédito en la provincia de Santa Fe ya que a pesar de que en uno de los cuatro abusos investigados había operado el plazo máximo de prescripción de la acción penal igual fue calificado como imprescriptible en virtud de compromisos internacionales asumido por el Estado argentino en materia de derechos humanos y delitos que afecten el principio de la dignidad humana contra mujeres, niñas y niños.

Tal fundamento jurídico se asemeja a lo esgrimido en la resonante condena al cura entrerriano Justo José Ilarraz, quien fue sentenciado a 25 años de prisión efectiva por abuso y corrupción de menores contra niños de entre 10 y 14 años mientras se desempeñaba como preceptor en el Seminario Arquidiocesano Nuestra Señora del Cenáculo de Paraná, entre 1985 y 1993.

Pardini fue denunciado en junio de 2017 por tres hermanos —dos mujeres y un varón— a los que luego se sumó una cuarta víctima, quienes revelaron, luego de mantenerlos en secreto durante años, los aberrantes padecimientos que sufrieron de su padre.

Así afloraron evidencias para demostrar la responsabilidad penal del imputado que será juzgado y cuya prueba más fuerte es un estudio genético de ADN por el que se determinó que es el progenitor de la nena que una de sus hijas abusadas dio a luz hace 19 años y a quien reconocía como nieta.

Cuando el caso tomó estado público generó una fuerte conmoción en Casilda más aún porque Pardini estaba fuertemente ligado a la iglesia católica local al punto de haber sido designado en su momento como ministro de la eucaristía además de haberse desempeñado como catequista. Y también fue precandidato a concejal.

Aunque no fue confirmado se presume que la defensa, representada por Evangelina Bonacalza y Fernando Ritondale, insistirían con el planteo de prescripción de la causa. Para la primera jornada de juicio está previsto los alegatos de apertura y que declaren dos de las víctimas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS