La región

Apareció un inversor y el lunes Verbano reabre su planta de Capitán Bermúdez

El empresario saldó sueldos y deudas, y gerenciará la fábrica con opción de compra en diciembre de 2021. La fábrica, única en su tipo en el país, había dejado de producir

Viernes 21 de Agosto de 2020

Después de cinco meses de incertidumbre, la ex Cerámica Verbano, única fábrica de su tipo en el país que funciona en Capitán Bermúdez, consiguió un nuevo inversor que saldó la deuda con los trabajadores y a partir del lunes pondrá a fábrica a trabajar a pleno, con una futura opción de compra.

Así lo revelaron a La Capital desde el Sindicato de Ceramistas local, quienes mostraron su satisfacción por esta nueva instancia y adelantaron que mantendrán una reunión, la semana próxima, con el nuevo protagonista de esta historia.

El nuevo inversor sería el dueño de la reconocida cadena de artículos para el hogar Interio, quien ya habría cerrado el acuerdo con los actuales propietarios para hacerse cargo de la compañía y gerenciarla él mismo.

Carina Mugracci, miembro de la comisión gremial y tesorera del sindicato, fue quien contó a La Capital la buena nueva. “Invirtió bastante dinero, saldó los sueldos de los operarios, la deuda de obra social y aportes patronales de los empleados, y a partir del lunes arranca la producción con la planta habitual y por supuesto todos los protocolos de Covid19”.

verbano03.jpg

La dirigente reveló que el empresario se hará cargo como gerente de la empresa hasta diciembre de 2021, “y después evaluará en diciembre de 2021 si se formaliza la compra total de la planta. Tiene muchas ideas innovadoras en la parte comercial, quiere aggiornarse a la venta on line, tiene ideas de exportar por lo que nos han dicho”.

Muracci no ocultó su felicidad y la de los empleados. “Arrancamos con una alegría y una tranquilidad increíble. Son capitales argentinos, y a este señor lo tendremos todos los días en planta para poder resolver problemas que se vayan planteando”.

Embed

Tal como lo publicó oportunamente La Capital, la firma Verbano dejó de producir a partir de la cuarentena y tendió un manto de dudas sobre su posible cierre si no aparecían nuevos inversores.

Los 120 operarios de la planta, en su mayoría mujeres, dejaron de asistir a sus lugares de trabajo y sólo cobraron parte de sus haberes ayudados por el programa nacional de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP).

>> Leer más: Verbano dejó de producir, está en venta y los obreros aguardan una salida

La compañía ya venía sufriendo desde marzo del año pasado una crisis que sonó a terminal, con la suspensión numeroso trabjadores.

Mirta.jpg

Aunque mantiene la marca, Verbano está desde 1995 en manos de la firma Faiart Argentina S.A., de capitales portugueses, quienes anunciaron que no seguirían invirtiendo en la línea de producción, por más que terminara la cuarentena.

Los trabajadores quedaron sumidos en la incertidumbre pero no perdieron las esperanzas de que apareciera un nuevo inversor o, como circuló posteriormente, que lograra algún crédito que le permitiera continuar. Desde la entidad gremial golpearon todas las puertas, tanto la del Ministerio de Trabajo como del de la Producción, a la búsqueda de alguna solución.

A principios de julio se abrió una pequeña luz de esperanza cuando surgió la posibilidad de una reactivación, luego de una conversación que mantuvieron los referentes del sindicato de Ceramistas con abogados que representa a la dueña de la fábrica. Pero pasaron casi dos meses y no hubo novedades, hasta ahora, que aparece la cara visible de un inversor realmente interesado.

verbano02.jpg

Porcelanas Verbano funciona en la Argentina desde 1953, y sus orígenes remontan al siglo XIX, en la zona del Lago Maggiore, en el norte de Italia, que había sido identificada por los romanos justamente como la zona de Verbano.

A partir de 2016, la caída del mercado interno y las importaciones la pusieron contra las cuerdas, algo que se profundizó aún más con los tarifazos de los servicios en la anterior gestión nacional.

verbano02.jpg

Su prestigio, empero, no decayó. En marzo de 2018 tuvo un pequeño repunte, aunque los tarifazos, el aumento de los insumos y la importación ya estaban haciendo lo suyo.

En marzo del 2019, la firma suspendió por un mes a 135 empleados. Les abonó entre un 55 y un 60 por ciento de los salarios, e inició un derrotero que la llevó al extremo de poner la fábrica en venta.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario