La Región

Amenazan a un periodista y ambientalista por sus denuncias

La víctima es un vecino autoconvocado que viene advirtiendo sobre el uso de productos tóxicos que se usan en los campos de frutillas híbridas

Sábado 15 de Septiembre de 2018

El periodista y vecino autoconvocado de Arroyo Leyes Facundo Viola fue amenazado por su intensa labor en pos de visibilizar las fumigaciones ilegales en esa localidad y otras comunidades de la costa santafesina, en el departamento La Capital. En 2015, Facundo Viola —de él se trata— ya había sido amenazado varias veces a través de las redes sociales, e incluso llegaron a agredirlo físicamente.

Ahora, una nueva situación surgió a partir de la publicación de una foto en redes sociales en la que se veía un campo con una casilla en la que viven los obreros que fumigan, un bidón de agroquímicos, un perro flaco y, en el fondo, el camping donde pasan su tiempo libre los miembros del Colegio de Médicos de Santa Fe. "La idea era contrastar una situación gravísima que se da frente al lugar en el que los médicos vacacionan y muy cerca de donde hace un mes falleció un bebé por muerte súbita. Este no fue el primer caso ya que hace unos tres meses falleció otro bebé que vivía en las cercanías de otro campo y era hijo de fumigadores", relató el periodista.

Esta situación lo sensibilizó y, luego de asesorarse con ingenieros agrónomos, confeccionó un listado de los productos que se utilizan en los campos de frutilla híbridas. Esa información, que denuncia la utilización de 40 plaguicidas y fertilizantes fue publicada en Facebook y provocó la reacción de los productores que comenzaron a agredirlo y amenazarlo. "Hablemos con respeto, dígannos con qué fumigan y expongamos nuestros argumentos", se atajó Viola, pero las agresiones no cesaron. "Decidí bloquear a seis personas, todos fumigadores, pero otros contactos comenzaron a enviarme capturas de pantallas en las que seguían amenazándome. El grado de violencia se fue incrementando hasta que las amenazas fueron directas. Uno me dijo que vendría a las reuniones de vecinos y me dejaría los ojos negros. Otro que me dejaría la boca como un payaso. Un tercero me sugirió que tenga cuidado con lo que hago porque conoce todos mis movimientos", relató.

A partir de ese momento se fue profundizando la preocupación del periodista hasta que le llegó una versión de que le ofrecieron dinero a una persona para golpearlo y amenazarlo de muerte. Fue ahí cuando decidió llevar su caso a la Fiscalía. Recién después de cinco días se le asignó un fiscal para que tramite su causa y Viola se vio obligado a mudarse momentáneamente para evitar una posible agresión.

"Esto que me ocurre pasa todos los días en diferentes poblaciones de la provincia. Por ser miembro de un colectivo como Paren de Fumigarnos tengo una red de contención más grande, pero hay gente que lucha igual que yo, es amenazada y nadie se entera", concluyó Viola, quien el jueves expuso su caso en la comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados de la provincia. Los asesores del vecino amenazado gestionaron protección ante las autoridades del Ejecutivo provincial.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario