LA REGIÓN

Alarma por casos de abigeato en el centro-oeste provincial

Productores de Landeta y Las Petacas hallaron en sus campos los restos de novillos faenados. Hace dos semanas había pasado algo similar en Sastre.

Viernes 07 de Agosto de 2020

El martes último, tres productores ganaderos de los distritos Landeta y Las Petacas, al oeste del departamento San Martín, hallaron en sus campos los restos de ocho novillos faenados durante la madrugada por personas desconocidas. El caso se sumó a otro reciente ocurrido dos semanas antes en la zona rural de Sastre, donde mataron doce vacunos bajo una modalidad similar.

“Es un hecho de magnitud. No es un robo de los habituales en los que uno llega al campo y encuentra que carnearon un animal para comer. Aquí es evidente que está actuando una banda. Ya ocurrió en Sastre, y ahora nos pasa a nosotros, con una cantidad importante que necesita de organización y logística”, dijo a La Capital, Martín Crespo, uno de los productores damnificados en su campo de Las Petacas.

La preocupación de Crespo y de sus vecinos Jesús Tamone y Adrián Gastaudo, como de la mayoría de los productores ganaderos de la región, se centra en que el robo de animales es un delito que se repite y no se encuentran los modos para prevenirlo. “Está muy claro que el número de casos aumenta y eso nos inquieta porque, si no se hace una investigación que permita dar con los responsables, seguiremos teniendo episodios similares”, señaló Crespo.

Los propietarios de las explotaciones ganaderas no solo lamentan las pérdidas ocasionadas por el faenamiento, sino además el daño que provocan los delincuentes para lograr su cometido. “Como se puede observar en las fotos que tomamos entran a los balazos contra el rodeo, algunos quedan heridos y sobrevivieron y los que cayeron fueron faenados. Cargaron la carne y se la llevaron. Dejaron en el lugar solo las vísceras”, explicó el productor y precisó que tras una revisión rápida observó que “uno de los animales tiene un tiro en la frente, otro en un ojo y otro está herido de bala y golpeado, como si hubieran intentado apalearlo para reducirlo”.

>> Leer más: Allanamientos con un detenido en operativos por abigeatos

“Creemos que dispararon desde el camino y luego cortaron el alambrado para ingresar con un vehículo y llevarse la carne. Para la cantidad que carnearon estimamos que tienen que haber ingresado cinco o seis personas con dos camionetas o una camioneta con acoplado”, precisó Crespo y detalló que en el camino quedaron las huellas. “Colocaron la camioneta de culata en la cuneta para facilitar la carga y de los rastros que quedaron se puede deducir hasta la marca de las cubiertas”, remarcó.

“Todos los días hay gente que trabaja en los campos pero no hay quien viva en la zona rural. Siempre pasan cosas por el estilo, pero esto es grande, actúan en banda y están capacitados para matarlos, faenarlos y luego reducirlos. No es fácil comercializar la carne de ocho animales.

El caso fue denunciado en la Fiscalía de San Jorge y actualmente se encuentra bajo investigación. Una de las hipótesis que se analizan es la posibilidad de que los cuatreros trabajen por encargo y vendan la carne a productores de chorizos y salames. “Esa es una teoría posible porque de esa forma muelen rápidamente la carne, hacen los embutidos y evitan el riesgo de tener los cortes colgados, que son fáciles de identificar”, explicó Crespo.

Otro hilo que siguen los investigadores tiene que ver con carniceros de la región del oeste provincial y de localidades del este cordobés que poseen antecedentes en este tipo de hechos delictivos.

El productor calculó que, sin contar los daños materiales, “el perjuicio económico es importante. Estimamos unos 250 mil pesos en total” y lamentó que “la policía tiene pocos medios para investigar. El destacamento regional de la Sección Nº 18 de la Guardia Rural Los Pumas tiene dos camionetas y una de ellas hace meses que está en reparación. Por más que tengan toda la predisposición es casi imposible que lleguen a buenos resultados. El que comete este tipo de delitos hace inteligencia previa”.

En la cabecera departamental

El propietario de un tambo ubicado a unos 10 kilómetros al oeste de la ciudad de Sastre denunció el faenamiento de once vaquillonas y la muerte de otra en un tanque de agua. En este caso, personal de “Los Pumas”, junto a efectivos de la comisaría 1ª de la cabecera departamental, analizó los restos de los doce bovinos Holando Argentino, de unos 250 kilogramos, que fueron faenados.

Como resultado de la investigación detuvieron a un tambero que trabajaba en el lugar, un hombre de 42 años de María Juana. En su vivienda hallaron además evidencia de la faena como bolsas plásticas que contenían distintos cortes de carne, una cuchilla con restos de sangre y grasa vacuna y una chaira.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario