La Región

Aceiteros quieren debatir los efectos ambientales del modelo

Ambientalistas, vecinos y organizaciones sociales participaron de una convocatoria hecha por el sindicato para hablar sobre salud.

Sábado 21 de Abril de 2018

Un grupo de ambientalistas, vecinos y representantes de organizaciones sociales de la región participó ayer a la tarde de una convocatoria realizada por el Sindicato de Aceiteros de Rosario para "discutir los problemas de salud que genera el modelo productivo agropecuario".

La reunión fue frente a la planta que la cerealera Cargill tiene en Villa Gobernador Gálvez, hoy fuera de operaciones después que la multinacional decretara un lock out patronal.

Allí, entre restos de gomas quemadas que recuerdan el conflicto laboral en curso, los médicos que trabajan con el sindicato presentaron los resultados de un estudio epidemiológico realizado sobre la población aceitera del Gran Rosario que detectó que 4 de cada mil trabajadores del sector contraen cáncer, el doble del resto de la población del Cordón y el cuádruple si se toma el promedio nacional (de entre 0,5 y 1 persona enferma por cada mil individuos), como dio cuenta ayer La Capital.

Así lo explicaron los médicos Mariano Mussi y Esteban Fridman, los autores de esa investigación. "La misma empresa que nos hace el lock out es la que nos contamina, por eso creemos que es hora que nos pongamos a discutir sobre el modelo productivo sojero" dijo Fridman, quien agregó que ya no se puede separar "lo que pasa en las fábricas de lo que pasa en las comunidades".

Luis Cuello, de Vacca (Vecinos Autoconvocados contra la Contaminación por Agrotóxicos) afirmó que "tienen la misma pelea" que los aceiteros. "Ustedes padecen los efectos del modelo desde adentro de las fábricas, nosotros en los barrios cercanos a los puertos y los silos" expresó. Y agregó que al escuchar los resultados de la investigación realizada por Mussi y Fridman "ratificamos que no somos unos locos, que los números nos dan la razón. Este modelo envenena".

Por su parte Marco Pozzi, delegado del sindicato de Aceiteros Rosario, subrayó que van "a dar pelea" ya que como trabajadores del sector "llevan la enfermedad en el cuerpo y en la ropa".

"Queremos hacer visible este problema, hemos empezado a cambiar la cabeza y a exigir a la empresa datos de salud que nos corresponden, y que ahora entendemos por qué no quieren suministrar" señaló. Y agregó que el objetivo de esta primera convocatoria es avanzar en la conformación de un frente común con ambientalistas, vecinos, médicos y abogados "que compartan la idea de querer terminar con un modelo que enferma desde lo químico y desde lo laboral".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario