..

La merma laboral de la Termoeléctrica en Timbúes impulsa una huelga

La Uocra San Lorenzo amenaza con paralizar las actividades en el complejo sojero de la región a consecuencia de la pérdida de casi 1000 puestos de empleo. También están en juego varias Pymes locales.

Miércoles 11 de Marzo de 2015

“No nos dejan otra alternativa que cortar todos los puertos”, señaló el secretario general de la Uocra sanlorencina, Carlos Vergara, quien expresó que de diciembre a la fecha “se perdieron casi 1000 puestos de empleo” a consecuencia de la paralización de los trabajos que el consorcio a cargo de la obra, General Electric, Duro Felguera y Fainse, debe continuar para cumplir con la construcción del emprendimiento energético.
 
Desde mediados de diciembre pasado, las tareas en la planta timbuense comenzaron a suspenderse, de acuerdo a lo que confirmaron tanto desde el gremio como de la mayoría de las empresas contratistas involucradas en el proyecto.
 
Sin conocerse razones oficiales, las contratistas -en su mayoría Pymes radicadas en la región- dejaron de tener órdenes de trabajo y el plan de obra previsto se alteró de tal manera que, al dejar de prestar servicios, fueron suspendiendo y/o despidiendo personal. En el mejor de los casos, algunos trabajadores pudieron ser reincorporados a otros emprendimientos.
 
Para peor, los pequeños y medianos industriales, que admiten que la demanda de servicios es mínima, señalan que el consorcio está atrasado en el pago de trabajos ya efectuados, remontándose en algunos casos, a varios meses.
 
“Hasta ahora aguantamos, pero si esto continúa así entraremos en un escenario financiero muy grave”, admitió uno de los empresarios afectados, mientras que otro fue más extrema respecto a su situación personal: “Tengo empeñado hasta mi patrimonio, y si para estos días no pagan perderé hasta los bienes de mi familia”.
 
Esta delicada situación está motivada en la intención que General Electric, Duro Felguera y Fainse tendrían para renegociar el contrato licitado con el gobierno nacional solicitando unos mil millones de pesos extras, alegando por ese “error de cálculo” un desfasaje derivado de los vaivenes de la economía nacional en el último año.
 
Según trascendidos, la Nación habría cumplido con los pagos por avance de obra, pero para poder hacer frente a lo que falta el consorcio necesita ese dinero extra. Hoy la termoeléctrica está a medio construir. 
 
A todo esto, la Uocra local se declaró en estado de alerta y potencia el corte de todos los puertos agroexportadores de la región.
 
La Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (Uocra), delegación San Lorenzo, se muestra más que preocupada.
 
“De acuerdo a las previsiones del proyecto, tendría que haber no menos de 1200 trabajadores en actividad, pero apenas si hay unos 500”, reconoció Carlos Vergara, delegado normalizador de la seccional local y a su vez secretario general de la UocraRosario. 
 
El sindicalista entiende que la responsabilidad de esta situación se recuesta en el consorcio General Electric, Duro Felguera y Fainse, que aletarga el reinicio de las tareas a las empresas contratistas.
 
“Este consorcio debe dar la cara y explicar por qué la obra está casi paralizada. Nosotros no permitiremos que por una especulación financiera se ponga en juego el trabajo de los compañeros, y de ser necesario iniciaremos medidas de fuerzas”, aseveró.
 
Paralizar la actividad en las terminales portuarias situadas en la región motivaría un tremendo impacto en el corazón neurálgico para la exportación de granos y subproductos (aceites, harinas y biodiesel) que generan al fisco nacional la tercera parte de los ingresos aduaneros de las exportaciones totales argentinas.Además, coincidiría con el inicio del ciclo máximo de industrialización con la llegada de la cosecha gruesa.
 
Y como si fuera poco, de confirmarse esta medida de fuerza, que incluirá piquetes y cortes de ruta, según lo que adelantó Vergara, perjudicará las actividades que despliegan aceiteros, portuarios y camioneros, por citar solo algunas.
 
Sobre la planta industrial, ubicada a 35 kilómetros al norte de Rosario (Santa Fe), su inversión inicial fue de u$s 850 millones, y una vez concluida se podrá poner a pleno las dos turbinas para generar unos 810 megawatts (Mw). Su hermana gemela, la termoeléctrica General José de San Martín, produce esa misma cantidad de energía.
 
El pasado 3 de diciembre, el titular del Ministerio Federal de Planificación de la Nación, Julio De Vido, se allegó hasta Timbués para encabezar un acto oficial de inauguración para poner en marcha las turbinas generadoras de electricidad con sus primeros 540 megavatios.
 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS