..

La localidad de Bernardo de Irigoyen será custodiado por seguridad privada

Lo anunció el jefe comunal, Jorge Carcavilla, al señalar que hace cuatro años que pide, sin éxito, más policías. El pueblo asaltado el viernes pasado por un grupo comando.

Miércoles 09 de Marzo de 2016

Jorge Carcavilla, el presidente comunal de Bernardo de Irigoyen, el pueblo asaltado el viernes pasado por un grupo comando, anunció que la administración que encabeza contratará un servicio de custodia privado para garantizar la seguridad de la comunidad de 1.700 habitantes. El funcionario aseguró que antes de que ocurriera el incidente ya venía gestionando sin éxito más policías para la comisaría local y ahora más ya que la situación se tornó "peor que antes" porque en la dependencia hay un efectivo menos que entró en licencia.

El funcionario explicó que la comisaría 9ª tiene seis efectivos y desde el asalto del viernes pasado a la mañana hay cinco, porque una mujer policía —que estaba de guardia en el momento en que cuatro ladrones irrumpieron violentamente en la dependencia, la desarmaron y la encerraron en el calabozo junto a su jefe, Mariano Massero— tuvo que pedir licencia bajo asistencia psicológica, por el trauma sufrido.

Los maleantes continuaron su espectacular raíd delictivo por el Juzgado de Causas Menores (ex Juzgado de Paz); un puesto de Santa Fe Servicios de donde tomaron un rehén, siguieron por la comuna y el correo, alzándose en total con más de 200 mil pesos. En la fuga, uno de los malvivientes fue abatido por la policía en un tiroteo sobre la ruta 11 antes de llegar a Coronda, mientras que los otros tres escaparon y ayer aún se hallaban prófugos.

El hecho que conmocionó a la región motivó la queja y reclamo del jefe comunal de Bernardo de Irigoyen: "Yo la veía venir y por eso desde hace cuatro años que vengo pidiendo por más policías en la comisaría y jamás me respondieron. Después del asalto lo llamé al jefe de Coronda (por el titular de la Unidad Regional XV, Fernando Candia) y me dijo: «Voy a ver si te mando tres», y nada. Esto no puede ser, hay pueblos de quinientos, de mil habitantes, que tienen entre 12 y 14 policías y nosotros nos tenemos que arreglar con cinco", renegó.

Carcavilla aseguró que tras el asalto del viernes "no me llamó nadie del gobierno provincial, ni el funcionario más bajo. Llamé, y nadie me atendió. Entonces voy a contratar la seguridad privada para que les dé vergüenza y porque si no, nos van a agarrar otra vez. Somos un blanco fácil porque no tenemos policías", advirtió, y adelantó que planteará el tema en el próximo Foro de Intendentes y Presidentes Comunales Justicialistas, que se celebraría este viernes en General Lagos.

Conmoción. El asalto del viernes quedará en la memoria de los pobladores de Bernardo de Irigoyen, que aún gozan de los beneficios de los pueblos chicos, donde las bicicletas se dejan en la calle sin que nadie las robe, y las ventanas no tienen rejas.

En pocos minutos, el grupo comando neutralizó a los dos efectivos de la comisaría, pasó al ex Juzgado de Paz contiguo a ésta y robó la billetera a su titular, Raúl Bonansea, dejándolo encerrado en el baño.

Los ladrones se dirigieron a la vuelta de la esquina, al "banquito", tal como los vecinos llaman al puesto de cobranza de servicios. Allí golpearon a uno de los clientes, robaron 120 mil pesos de la recaudación del día anterior y tomaron de rehén a su encargado y a la vez vicecomunal, Edgardo Maidana, con quien recorrieron no más de diez metros e ingresaron a la comuna. Allí golpearon a Carcavilla y obligaron a la tesorera a abrir la caja fuerte, de donde se llevaron 50 mil pesos.

Sin rehenes, los malvivientes recorrieron media cuadra para ingresar al correo, donde había decenas de jubilados y apoderados esperando para cobrar sus haberes. Golpearon al encargado y se llevaron más de 20 mil pesos. Inmediatamente se dieron a la fuga en un Peugeot 206. Uno de los cacos fue abatido a bordo de este auto cerca de Coronda, mientras los otros tres, que se bajaron antes y se habrían escapado en otro vehículo, ayer aún seguían prófugos.

Estiman el atraco "les salió mal", porque el "plato fuerte" iba a ser el dinero de los haberes de los pasivos, que aún no había llegado al correo a la hora del asalto.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario